Seis estrategias para ampliar el acceso de las jóvenes al empleo digital

|

Disponible en:

Imagen
Estudiantes de la Universidad Gaston Berger de Senegal, sede del Centro Africano de Excelencia en Matemáticas y Tecnología de la Información y las Comunicaciones. Fotografía: Sarah Farhat/Banco Mundial.
Estudiantes de la Universidad Gaston Berger de Senegal, sede del Centro Africano de Excelencia en Matemáticas y Tecnología de la Información y las Comunicaciones. Fotografía: Sarah Farhat/Banco Mundial.

La economía digital puede crear nuevas oportunidades de empleo para las jóvenes y contribuir a abordar la persistente disparidad de género del mercado laboral.

Los empleos que implican trabajo remoto, flexible y por Internet pueden ayudar a las jóvenes a superar las limitaciones de movilidad, poner en tela de juicio las normas restrictivas sobre género y reducir la histórica segregación ocupacional en sectores tradicionalmente dominados por hombres. Sin embargo, los profesionales del área deberían procurar conscientemente aplicar en el diseño de los programas estrategias mejor focalizadas para ayudar a las jóvenes a desempeñarse con éxito en empleos digitales de alta calidad  y, con el tiempo, pasar a puestos digitales más calificados y mejor pagos.

En el artículo de la serie Jobs Solutions Notes (Notas sobre soluciones para el empleo) de la iniciativa Soluciones para el Empleo de los Jóvenes (S4YE) publicado recientemente y titulado Jobs Interventions for Young Women in the Digital Economy (PDF, en inglés) (Iniciativas de empleo para las jóvenes en la economía digital), se señalan diversas estrategias prácticas para que los profesionales del desarrollo diseñen programas de empleo digital inclusivos desde el punto de vista del género.

1. Evaluar los factores que impulsan la demanda de empleos digitales y luego dotar a las jóvenes de las habilidades necesarias para realizar esos trabajos

Al elaborar un programa, se debe identificar primero dónde es probable que se creen nuevos puestos de trabajo digitales. En el informe Digital Jobs for Youth: Young Women in the Digital Economy (PDF, en inglés) (Empleos digitales para la juventud: Las jóvenes en la economía digital), S4YE identificó cuatro factores clave de la demanda de empleos digitales: a) el sector público, b) el sector privado, c) la tercerización por Internet y d) las plataformas digitales para servicios bajo demanda (por ejemplo, Uber) o comercio electrónico (como Etsy o Alibaba). El relevamiento de los factores locales que impulsan el empleo digital puede contribuir a focalizar más adecuadamente los programas. Por ejemplo, una iniciativa que tenga por objeto apoyar la creación de puestos de trabajo para mujeres rurales con escasas habilidades informáticas puede centrarse en las oportunidades de microtrabajo digital. En cambio, un programa dirigido a jóvenes universitarias desempleadas podría enfocarse más en los empleos vinculados con los emprendimientos digitales.

2. Ser creativo y utilizar múltiples estrategias de captación

Las jóvenes tienen fuertes limitaciones de tiempo debido a sus responsabilidades en el hogar. Las estrategias de captación deben ser creativas y utilizar múltiples canales, como técnicas de movilización comunitaria, divulgación puerta a puerta, puestos de información estratégicamente ubicados y anuncios en medios sociales. Para el proyecto Saksham (i) de Plan International, en India, se utilizaron anuncios ubicados sobre automóviles como medio de difusión.

Accenture (i), empresa que integra la S4YE en calidad de socio del sector privado (i), observó que si se informaba a los miembros de la familia sobre los beneficios que se obtendrían con la capacitación de las niñas en habilidades digitales, se incrementaba la probabilidad de que esas niñas se inclinaran más adelante por una formación o empleos relacionados con la tecnología. Establecer centros de capacitación en lugares seguros y accesibles también puede ayudar a reducir las limitaciones de movilidad y aumentar la cantidad de jóvenes que se inscriben en los programas. En Sudáfrica, la organización Harambee Youth Employment Accelerator (i) adoptó como regla general asignar a los beneficiarios a puestos de trabajo situados a una distancia razonable de sus domicilios.

3. Abordar las elevadas tasas de deserción

Las jóvenes a menudo abandonan los programas de capacitación porque no perciben con claridad de qué manera sus nuevas habilidades mejorarán sus perspectivas laborales. La capacitación en el lugar de trabajo puede proporcionar una motivación financiera. A través del proyecto del Banco Mundial denominado Apoyo de Emergencia mediante Efectivo para el Empleo y el Trabajo por Cuenta Propia en Gaza (i), por ejemplo, se brindó a las jóvenes capacitación en habilidades digitales durante dos meses y apoyo en el lugar de trabajo durante seis meses. Esto les permitió obtener ingresos inmediatos a través de oportunidades de empleo electrónico al tiempo que recibían capacitación sobre contratos complejos de trabajo independiente por Internet (e-lancing) y desarrollo de software.

Por otro lado, Laboratoria (i), empresa social con sede en América Latina que trabaja con mujeres jóvenes e integra la iniciativa S4YE, adopta un enfoque directo para evitar la deserción. Después de que muchas jóvenes se retiraron del programa por considerarlo demasiado exigente, el personal de Laboratoria modificó sus entrevistas de selección para detectar ciertos rasgos, como la capacidad para resolver problemas de forma creativa y la determinación, que garantizan que las candidatas podrán cumplir las exigencias del programa.

4. Procurar desarrollar la confianza de las jóvenes en sí mismas

Los equipos a cargo de los programas deben dedicar tiempo durante las clases para que las beneficiarias hablen frente a sus compañeras e incluso manifiesten sus dificultades con los cursos,  lo que también puede ayudar a prevenir la deserción. En algunos programas se observa que la conformación de grupos integrados solo por mujeres ayuda a crear espacios en los que las jóvenes se sientan cómodas y puedan aprender y compartir libremente sus pensamientos e ideas.

Conectarse con mujeres que ya ocupen puestos de trabajo digitales y que les sirvan de modelo, hablar con ellas y conocer sus experiencias constituye una estrategia valiosa para generar la confianza que las jóvenes (i) necesitan para desempeñarse en carreras informáticas tradicionalmente dominadas por hombres.

5. Capacitar, guiar y apoyar a las emprendedoras digitales

Si bien la tecnología digital está creando nuevas oportunidades para los emprendimientos, las jóvenes enfrentan diversos obstáculos. El informe de 2019 del Banco Mundial titulado Profiting from Parity (i) (Los beneficios de la paridad) es un recurso útil para los profesionales que diseñan programas destinados a apoyar los emprendimientos digitales dirigidos por mujeres. Además de brindar capacitación, orientar a las mujeres y respaldar su inclusión financiera, los programas de empleo digital deben desarrollar las redes de contactos profesionales de las emprendedoras digitales jóvenes.

El Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ) (i), integrante de S4YE, puso en marcha la iniciativa #eSkills4Girls (i) (Habilidades digitales para las jóvenes), que reunió a mujeres líderes del ámbito de la tecnología en el denominado Encuentro en África (#eskills4girls Africa Meetup), con el objetivo de ayudar a las jóvenes emprendedoras y a las expertas del sector a establecer contactos, discutir sobre los diversos desafíos y elaborar estrategias para ampliar iniciativas.

6. Aprovechar los proyectos de infraestructura para incrementar la creación de empleo

La COVID-19 ha puesto de relieve la creciente urgencia con la que debe abordarse la brecha digital. A medida que los Gobiernos aumentan las inversiones en conectividad a Internet, infraestructura digital y banda ancha en las zonas rurales, es esencial incorporar en esos grandes proyectos de infraestructura pública un programa explícito de empleo.

Por ejemplo, uno de los componentes del Proyecto de Economía Digital de Kosovo (i) del Banco Mundial, cuyo objetivo es ampliar la cobertura de banda ancha de alta velocidad en zonas remotas, está diseñado exclusivamente para apoyar la capacitación de los jóvenes, en particular mujeres, de modo que puedan acceder a nuevas oportunidades de trabajo por Internet. La incorporación del aspecto del empleo en los proyectos de infraestructura digital maximizará el impacto económico en los medios de subsistencia locales.

Este blog se basa en el artículo titulado Jobs Interventions for Young Women in the Digital Economy (i) (Iniciativas de empleo para las jóvenes en la economía digital), de la serie Jobs Solutions Notes (Notas sobre soluciones para el empleo), publicado en abril de 2020. El blog es el tercero de una serie en la que se describen estrategias prácticas para promover una fuerza laboral inclusiva desde el punto de vista del género, sobre la base de las investigaciones y las evidencias recogidas en las Solutions Notes (i) (Notas sobre soluciones) del Grupo de Empleo del Banco Mundial. En dichas notas se sintetizan los resultados de las actividades financiadas por el Fondo Fiduciario General de Múltiples Donantes para el Empleo (i) y otras fuentes, a partir de investigaciones, evaluaciones, experiencias piloto y operaciones. En cada una de esas notas se analizan sucintamente diversas iniciativas y desafíos, y se ofrece una evaluación de las medidas que han dado buenos resultados y las que no.

Las dos primeras publicaciones de la serie son las siguientes:

Autores

Namita Datta

Gerente de Programa, Soluciones para el Empleo de los Jóvenes (S4YE)

Kavell Joseph

Consultora en el Laboratorio de Innovación de Género de América Latina y el Caribe de la Práctica Global de Pobreza y Equidad