Vacunas contra la COVID-19, la AIF-20, el nuevo titular de IFC y el artículo de opinión con Melinda Gates

|

Disponible en:

Dr. Mahmoud Hassoon, the very first person to be vaccinated in Lebanon, is the head of the Intensive Care Unit of Rafik Hariri University Hospital (RHUH) in Beirut. Photo: © Mohamed Azakir/World Bank
El Dr. Mahmoud Hassoon, la primera persona en recibir la vacuna contra la COVID-19 en el Líbano, es jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de la Universidad Rafik Hariri (RHUH) en Beirut. Con apoyo del Grupo Banco Mundial, se inició el proceso de vacunación en el país, vacunándose a trabajadores de la salud y personas de edad avanzada. Fotografía: © Mohamed Azakir/Banco Mundial.

El mes de febrero llega pronto a su fin, y me da gusto ver que el Grupo Banco Mundial continúa brindando el apoyo que nuestros países clientes necesitan con urgencia. Quisiera destacar algunos puntos clave de mis actividades públicas y diversos eventos destacados.

En la reunión celebrada el 12 de febrero a la que asistieron los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de los países del Grupo de los Siete (G-7), brindé información actualizada sobre las operaciones que desarrollamos durante el año calendario 2020 (los compromisos del Banco Mundial aumentaron un 65 %), nuestras iniciativas de vacunación contra la COVID-19 para los países en desarrollo y el trabajo que llevamos adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para elaborar un proceso que permita acelerar la aplicación del marco común del Grupo de los Veinte (G-20) sobre la reducción de la deuda. Allí planteé también la posibilidad de vincular una mayor disminución de la deuda con el financiamiento de la acción climática y las iniciativas de desarrollo. 

Ese mismo día me reuní con miembros de Gavi, la Alianza para las Vacunas —entre ellos, el presidente de Francia, Emmanuel Macron—, a fin de analizar formas de acelerar la vacunación en los países en desarrollo. Conversamos también sobre la importancia de lograr mayor transparencia en los contratos y la protección contra la responsabilidad civil para posibilitar las entregas.

En la contundente declaración emitida por el G-7 el 19 de febrero, se tocaron varias cuestiones importantes, entre ellas el llamado a aplicar de manera plena y transparente las iniciativas de alivio de la deuda del G-20.

Este mes, nuestro Directorio Ejecutivo aprobó operaciones de financiamiento para la distribución de las vacunas contra la COVID‑19 en cuatro países, y espero que para fin de marzo se hayan aprobado al menos otras ocho,  con lo que alcanzaremos los USD 1600 millones en recursos para las vacunas. Las iniciativas en tramitación abarcan 30 países más hasta el momento. Asimismo, están llegando pedidos adicionales y trabajamos para comprometer los USD 12 000 millones que hemos asignado a los programas de vacunación.

  • Los países pueden utilizar estos fondos para adquirir dosis a través del mecanismo COVAX una vez que se pueda confirmar la disponibilidad y las fechas de entrega, así como a través de otros intermediarios y fabricantes. Una mayor transparencia en los contratos suscriptos entre fabricantes y compradores será un paso importante para ampliar la producción y la compra de vacunas.
  • Hemos trabajado en estrecha colaboración con Gavi, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) a fin de evaluar el grado de preparación para los procesos de vacunación en más de 100 países. Asimismo, los equipos del Grupo Banco Mundial están trabajando para garantizar una distribución focalizada y eficaz y un financiamiento adecuado en los países, y para ayudarlos al mismo tiempo a abordar cuestiones contractuales clave, como los cronogramas de entrega, las protecciones contra la responsabilidad civil y la indemnización.
  • En vista de la complejidad y la urgencia de la distribución de las vacunas, trabajamos a través de todos los canales posibles, incluso con la Unión Africana, y de forma directa con los fabricantes para acelerar la vacunación.
  • La Corporación Financiera Internacional (IFC), la institución del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado, puede invertir en la producción de vacunas una vez que se establezca la adicionalidad de dicha inversión, y la entidad está abocada a resolver los cuellos de botella en las cadenas de suministro de vacunas, tratamientos y elementos de diagnóstico.
  • El domingo, fue alentador ver el inicio del programa de vacunación en el Líbano. La legislatura del país promulgó una norma de protección contra la responsabilidad civil, al tiempo que se entregan semanalmente dosis de vacunas Pfizer y estamos colaborando de manera estrecha con el Comité Internacional de la Cruz Roja en la distribución.

Debemos impulsar el tema de las vacunas, así como el de la deuda, el clima y los diversos desafíos de desarrollo a los que se enfrenta la comunidad mundial. La vigésima reposición de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-20) que se iniciará próximamente será fundamental para suministrar fondos en condiciones concesionarias a los países más pobres y ayudarlos en las tareas de recuperación tras la pandemia.

  • Puede encontrar más información sobre estas prioridades en Devex (i).

El lunes felicité a la nueva directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Dra. Ngozi Okonjo-Iweala. Nos complace que la Dra. Ngozi esté al frente de la OMC porque fue directora gerente del Banco Mundial. Como señaló acertadamente esta semana ante los miembros de la OMC, es crucial que los flujos comerciales se mantengan abiertos durante la pandemia de COVID-19, pues esto permite el acceso a los alimentos y artículos médicos esenciales, y ayuda a limitar los impactos de la pandemia.  Tengo sumo interés en que desarrollemos una sólida relación de trabajo.

Por otro lado, el jueves me dio mucho gusto anunciar el nombramiento de Makhtar Diop como director general y vicepresidente ejecutivo de IFC.

  • Makhtar tiene amplia experiencia en desarrollo y finanzas derivada de su carrera en el Banco Mundial y como ministro de Economía y Finanzas de Senegal, y un historial de liderazgo dinámico y de servicio a los países en desarrollo, tanto en el sector público como en el privado.
  • En un momento en que el Grupo Banco Mundial acelera sus esfuerzos por generar buenos resultados de desarrollo en los países clientes, las habilidades de Makhtar ayudarán a IFC a perseguir los objetivos de desarrollo del sector privado e implementar la estrategia 3.0 de la entidad, con la que se busca crear mercados proactivamente y movilizar capital privado a una escala significativa.

También me complació anunciar el nombramiento de Stephanie von Friedeburg como vicepresidenta superior de IFC y miembro del equipo directivo del Grupo Banco Mundial. Estamos agradecidos a Stephanie por haber dirigido IFC con suma eficacia durante la transición y nos alegra que siga desempeñando una función de liderazgo clave.


También el jueves Melinda Gates y yo abordamos la importancia de ubicar a las mujeres en el centro de los esfuerzos de reconstrucción a medida que el mundo se recupere de la COVID-19. En un artículo de opinión que publicamos en Bloomberg, exhortamos a los Gobiernos a abordar tres áreas cruciales:

  1. Los países pueden acelerar la digitalización de los sistemas gubernamentales de identificación, las plataformas de pago y otros servicios de importancia crítica, en asociación con el sector privado. Los sistemas digitales avanzados pueden ayudar a ubicar a mujeres que atraviesen necesidades para hacerles llegar transferencias de efectivo de forma rápida y segura.
  2. Los Gobiernos pueden eliminar las barreras que impiden la plena inclusión de las mujeres en la economía, ya sea como emprendedoras o como empleadas. Cerrar las brechas de género en la actividad empresarial ayudaría a reducir la pobreza, crear empleos e impulsar el crecimiento y la innovación.
  3. Los dirigentes deben comprometerse a garantizar una sólida educación para las niñas, que abarque al menos la escuela secundaria. La educación es clave para generar futuras oportunidades de empleo y para desarrollar la capacidad de las mujeres de tener poder e influencia en sus propias vidas.

 

Agradezco nuevamente el apoyo y los esfuerzos de nuestros accionistas, nuestro personal y nuestros asociados de todo el mundo en momentos muy difíciles. Es alentador ver los avances y estoy ansioso por que en los próximos meses el Grupo Banco Mundial continúe aportando contribuciones valiosas para la recuperación.

Este blog se publicó originalmente en LinkedIn (i).

Únase a la conversación