Syndicate content

crime and violence

¿Puede el empleo temporal ayudar a reducir el crimen?

Fabrizio Zarcone's picture
Esta página en: English

Actividades del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso PATI / Banco Mundial 

Con colaboración de Emma Monsalve.

El Salvador fue uno de los países más afectados del mundo durante la crisis financiera del periodo 2008-09. El país sufrió una contracción significativa de la economía (el Producto Interno Bruto disminuyó 3.1 por ciento en 2009) y afectó gravemente la situación del empleo: entre 2008 y 2009 más de 100,000 salvadoreños, es decir 3 por ciento de la fuerza laboral, quedó desempleado o sub-empleado.

Cuentos, murales y películas para derrotar a las pandillas en Honduras

Rocio Calidonio's picture
Marlon Ponce (Unidad Ejecutora del Proyecto Municipios más Seguros)

¿Te imaginas que un cuento pueda servir para prevenir actitudes violentas? En Honduras, los círculos de lectura están demostrando que las letras pueden tener más fuerzas que las pandillas. Lo descubrí hace poco al visitar una comunidad  del municipio norteño de La Ceiba, donde conocí a Diego Aguilar* .

“He aprendido a compartir con los demás niños y a aprovechar mi tiempo libre. También he aprendido a pintar y a reciclar”, me explicaba Diego. Mientras lo oía, me di cuenta del cambio que ha generado este tipo de iniciativas no solo en los niños sino en los habitantes de toda la comunidad.

Destinado a niños entre 7 y 12 años y jóvenes en riesgo social, estos talleres se realizan con cuentos educativos que promueven los valores, los derechos humanos y el interés por compartir historias personales.

En Honduras, la gente le “roba” espacios a la violencia

Rocio Calidonio's picture
“¿Sabes? Mis hijos nunca habían caminado por el centro histórico”, me comentaba una amiga hace unos días. Su historia no es excepcional. En Tegucigalpa muchos de los niños no conocen esta ni otras zonas de la capital. Nunca han caminado por sus calles por el miedo de las familias a ser víctimas de robos o violencia.  Es por ello que muchos de ellos no conocen edificios emblemáticos como la Catedral, Correos o la Biblioteca Nacional.

Afortunadamente, hace unos meses los directivos de uno de estos edificios, el Museo de Identidad Nacional (MIN), decidieron darle colorido a las calles y colocar delante de la galería decenas de paraguas multicolores colgando en el aire. La composición le ha dado otra imagen al Paseo Liquidámbar y ha atraído a muchos de nosotros a una zona que hacía años que no visitábamos.
 
Galería del Museo de Identidad Nacional, techada con paraguas para recuperar el espacio público
Galería del Museo de Identidad Nacional en Tegucigalpa, techada con paraguas multicolores para recuperar el espacio público.


Tanto así, que hoy somos varios los hondureños que tenemos en el celular la misma fotografía. Una imagen en la que aparecemos acompañados de amigos y con un fondo de paraguas multicolores. Los que hemos podido conocer esta exposición al aire libre estamos de acuerdo en algo. De alguna forma, el MIN ha contribuido a una labor muy necesaria en Honduras: recuperar el espacio público.

Con este mismo objetivo desde el Banco Mundial colaboramos con el país desde hace algunos años en el esfuerzo creciente por prevenir la violencia en la región.  En 2006 poníamos en marcha Barrio Ciudad, una iniciativa que se implementó en ocho ciudades: Danlí, Comayagua, Santa Rosa de Copán, Villanueva, Choloma, Puerto Cortés, El Progreso y Siguatepeque. El proyecto, que finalizó en junio de 2013, ponía énfasis en la construcción de obras que permitieron recuperar espacios públicos, y ha dado resultados esperanzadores en varias ciudades.

En Centroamérica, los jóvenes actúan en contra de un futuro violento

Jessica Gallegos's picture
Esta página en: English
YAV-meeting

"Me cansé de perder amigos a causa de hechos de violencia con armas de fuego y ver cómo el potencial de mi generación se pierde en prisiones y cementerios”. Estas son las palabras de Ángel Bolívar Araya Castillo, coordinador del Movimiento Jóvenes Contra la Violencia (JCV) en Costa Rica. Tuve el privilegio de encontrarme con Ángel esta primavera cuando él y seis jóvenes representantes del movimiento JCV llegaron al Banco Mundial para hablar de la importancia de la participación juvenil en la prevención de la violencia.