Syndicate content

Agriculture and Rural Development

Es el momento de Colombia

Gerardo Corrochano's picture
Esta página en: English

(istock/Daniel Ernst)

En 2016 Colombia puede hacer historia. Y cómo no, si después de más de  tres años de negociaciones está muy cerca de alcanzar un “Acuerdo para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, con lo que pondrá fin a un enfrentamiento armado y social interno de más de 50 años, el más largo en América Latina.

Qué podemos aprender en Colombia de los madereros de Chile

Miguel Pinedo's picture

En Colombia hace años que venimos hablando de las posibilidades enormes y de las grandes ventajas que ofrecería la reforestación comercial para el país, tanto para satisfacer la demanda interna como para exportar nuestras mejores maderas.

Competitividad comercial en Uruguay

Gonzalo Varela's picture

Read this blog in English

Para una economía pequeña como la de Uruguay, la integración en el mercado mundial es uno de los vehículos más poderosos para el crecimiento y el desarrollo. Participar activamente en el comercio internacional permite a las empresas uruguayas ser más productivas, al lograr economías de escala y aprender a través de la exposición a las tecnologías, el conocimiento y las ideas internacionales.

Huyeron del conflicto, ahora recuperan sus tierras. Y su vida.

Esta página en: English


Para aquellos que trabajan en temas de gestión de tierras dentro de un contexto de conflicto, existe una historia de éxito que pienso vale la pena compartir. Esta es la historia de Colombia, y cómo los conocimientos técnicos, combinados a la voluntad política, derivaron en una política verdaderamente única que realmente está influyendo positivamente en sus vidas. 

Mapeo social, o cómo logramos que miles de campesinos recobraran sus tierras en Colombia

Ivonne Astrid Moreno Horta's picture
Esta página en: English


Nunca olvidaré aquel día de 2003 cuando me encontraba en Cajamarca, una hermosa ciudad enclavada en la cordillera de los Andes colombianos, observando los rostros cansados de familias que habían sido desplazadas a la fuerza de sus tierras debido a un conflicto. Lo que antes solo había conocido a través de imágenes y tablas, se me presentaba ahora con forma humana.

Sin mujeres empoderadas, las áreas rurales no tienen futuro

Francisco Obreque's picture
Esta página en: English
Una familia beneficiaria de la comunidad de San José del Paredón (en Chuquisaca, Bolivia) celebra la instalación el nuevo sistema de riego.
Una familia beneficiaria de la comunidad de San José del Paredón celebra la instalación el nuevo sistema de riego. Foto: Gabriela Orozco / Banco Mundial

“Cuando la empresa no nos cumplió, le pusimos una multa. Tenemos que ser firmes con las empresas y con los proveedores, porque de lo contrario no cumplen. Así es como se saca adelante el proyecto”. Este testimonio me impresionó mucho cuando lo escuché de una mujer indígena en Bolivia, una mujer orgullosa de ser parte del comité directivo y de defender los intereses de la comunidad en el proyecto.

Bolivia tiene una historia de éxito fantástica que contar sobre cómo se alienta a las mujeres rurales a asumir el liderazgo en sus comunidades y organizaciones y cómo ellas y sus familias superan la pobreza.

En Colombia, el programa de restitución de tierras permite el retorno de las familias a sus hogares

Victoria Stanley's picture
Esta página en: English



Imagínate que te obliguen a abandonar tu casa a punta de pistola, en medio de la noche, para escapar de la inminente violencia, tomando sólo lo que puedes llevar contigo, o tal vez sólo lo que llevas puesto. Esta fue la situación para muchos residentes de los Montes de María, en la región Caribe de Colombia, a comienzos del año 2000.

Varios funcionarios del Banco Mundial, 74 representantes de todo el mundo, y yo tuvimos la oportunidad de visitar esta región y escuchar directamente de los antiguos desplazados sus experiencias de huida, pero también sobre sus oportunidades de regresar a casa. Gracias a un ambicioso programa del gobierno de Colombia para restituir las tierras a las personas desplazadas internamente (PDI), de los cuales se estima que aún existen entre 3-5 millones, muchas familias en esta parte de Colombia han regresado a su tierra, y ahora son capaces de cultivar, criar ganado, y alimentar a sus familias y sus comunidades.

Mensaje de Jorge Familiar desde Paraguay

Jorge Familiar's picture
El vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe estuvo Paraguay. En este video te cuenta sobre su visita:
Mensaje de Jorge Familiar desde Paraguay

Un proyecto que lleva esperanza a los pequeños productores rurales de Honduras

Norman Bentley Piccioni's picture



Omar Rodríguez es del municipio de Las Capucas, en el departamento hondureño de Copán. Hace 15 años su carácter inquieto lo llevó a Tegucigalpa. Tenía una misión clara: aprender sobre técnicas de comercialización para encontrarle compradores al café cultivado en su zona. Por eso, en 2000 se matriculó en Mercadotecnia y Negocios Internacionales en la capital hondureña.

“En ese momento teníamos un mercado, pero era local”, nos explicaba Omar en marzo, cuando visitamos la cooperativa.

Lo hizo inspirado por el trabajo de su abuelo, el promotor de este cultivo en Las Capucas. “Él inició las primeras plantaciones de café con dos granos, cuatro semillas. Tiempo después llegó a tener hasta 10 manzanas”, nos contaba Omar, al recordar lo difícil que era en esa época convencer a los productores de que creyeran en el futuro. “Muchos de ellos querían vender las tierras pero mi abuelo logró convencerles de que fueran pacientes y plantaran café”.

Hoy, quince años más tarde, en esta zona se encuentra una de las cooperativas de café más conocidas del país,  no solo por la calidad de su producto sino por su capacidad de exportación. El café de Capucas se consume en Alemania, Inglaterra, Holanda, Bélgica, Suiza, Italia y EEUU. Siempre en forma de café especial a tostadores que valoran su calidad y el hecho de estar producido por pequeños productores rurales.

Así trabajamos para cerrar la brecha entre ricos y pobres en Centroamérica

Humberto López's picture



Reina vive con sus tres hijos y su hermano en una de las decenas de colinas de Tegucigalpa. En su casa el agua llega solo algunos días y hay escasez de muebles. El trabajo esporádico que tiene en escuelas de la capital no le deja mucho dinero después de comprar la comida para sus hijos. Desde su casa se ven algunos de los principales centros comerciales de la ciudad. En ellos abundan restaurantes y tiendas de moda, a los que Reina no puede ir. Son para otra clase social.
 
Desafortunadamente, esta imagen no es una excepción en Honduras, el país que -según los datos armonizados del Banco Mundial- tiene los niveles de desigualdad económica más altos de Latinoamérica.
 
Tampoco es una rareza en Centroamérica, donde la desigualdad, además de ser elevada, es altamente persistente. De hecho, a diferencia de América Latina, que empezó la primera década del siglo con niveles más altos de desigualdad y la terminó con niveles más bajos, en Centroamérica se mantuvo constante. O lo que es lo mismo, el cambio neto en el coeficiente de Gini (un concepto estadístico usado para medir la desigualdad económica) fue casi cero.
 

Pages