Syndicate content

#endpoverty

Para dejar de ser pobre no solo hace falta tener dinero

Oscar Calvo-González's picture
Esta página en: English
Miembros de la comunidad wayuu en la Guajira colombiana. Jessica Belmont/BancoMundial


El otro día le pregunté a mi hija de cinco años si sabía lo que era ser pobre. Primero dudó, pero luego estuvo imparable. Mencionó que ser pobre era no tener lo suficiente para comer, no vivir en un hogar “sin gérmenes” y, mis favoritos, no tener ositos de gominola o una cobija. Todo esto en los dos primeros minutos de la que posiblemente haya sido la primera vez que pensó en el significado de ser pobre. La idea de pobreza es muy intuitiva, incluso en una niña de cinco años, pero es igualmente difícil de demarcar. Es muy común decir que la pobreza no significa lo mismo en diferentes contextos o que va más allá de la dimensión monetaria. Pero, ¿qué queremos decir con esto?