Syndicate content

Julio 2013

Es momento de acabar con la pobreza

Joachim von Amsberg's picture
Burundi: Ayuda a los más pobres tras 10 años de guerra civil (i)
El fondo del Grupo del Banco Mundial ayuda a los más pobres en Burundi a recuperarse luego de una guerra civil que duró 10 años y dejo unos 300 mil muertos. En un programa, el mundo le cambió a un agricultor, luego de que este recibiera a una vaca que le proveé a el y a su familia, leche, fertilizantes e ingresos adicionales.
Si hubieras visto lo pobre que era antes, verías que las cosas están mejorando.

Cuando escucho historias como la de Jean Bosco Hakizimana, un agricultor de Burundi (i), cuya vida fue transformada por una vaca, me entusiasma el cambio que podemos lograr entre todos. Los ingresos de Jean Bosco están mejorando, sus hijos comen mejor, su esposa tiene alguna ropa bonita, y sus campos de mandioca están dando mejores cosechas, y todo gracias a la leche y el fertilizante que produce esta vaca.

Una historia similar se está desarrollando en más de 2.600 comunidades de todo Burundi, ofreciendo una nueva vida a un pueblo que alguna vez fue diezmado por la guerra civil. Estos programas agrícolas comunitarios patrocinados por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los más pobres, demuestran que el desarrollo no tiene por qué ser tan complicado y que el esfuerzo colectivo puede marcar la diferencia.

Aprender de la entrega basada en datos

Aleem Walji's picture
Esta página en: English | العربية | 中文 | Français

Dada la confusión en torno a la frase “ciencia de la entrega”, es importante señalar que no se trata de una receta “única” basada en la premisa de que lo que funciona en un lugar sirve para cualquier otro. Y no afirma que investigación y evidencia garantizan un determinado resultado.
 
Hace unas semanas, el Banco Mundial y el Instituto de Desarrollo de Corea celebraron una conferencia mundial sobre la ciencia de la entrega. Se reunieron varias instituciones de desarrollo, como la  Fundación Gates, la Fundación Grameen, UNICEF, el Center for Health Care Delivery Science de Dartmouth, y mHealth Alliance. Al centrarnos en los pobres extremos, examinamos oportunidades y desafíos en materia de desarrollo que incluyen los experimentos en el cuidado de la salud, cómo la tecnología está reduciendo los costos y aumentando la eficacia, y la dificultad de pasar de exitosas pruebas piloto a la entrega a gran escala.
 

Una voz contra la corrupción

Leonard McCarthy's picture

La semana pasada, Transparencia Internacional publicó su Barómetro Global de Corrupción 2013, (i) que presenta los resultados de una encuesta a 114.000 personas de 107 países, en la que se les consultó sobre sus interacciones con la corrupción, cuáles instituciones y  sectores son los que ven como más corruptos, y su percepción acerca de si tienen un papel en la lucha contra este problema. El informe recoge una serie de tendencias, que incluyen la idea de que la corrupción está empeorando en muchos sectores, y además insta a los Gobiernos a fortalecer sus plataformas de rendición de cuentas y mejorar las normas de contratación y la administración de las finanzas públicas.

Según el estudio de este año, el 27% de las personas declara haber pagado un soborno en los últimos 12 meses, casi el mismo porcentaje que en el informe 2010/2011 (26%). Esto indica que más de una cuarta parte de las personas entrevistadas ha cometido este delito.

Hubo una pregunta de seguimiento: ¿cuál fue la razón para pagar un soborno? La respuesta más frecuente, en el 40% de los casos, fue: “para acelerar las cosas”. Esta alta tasa de cohecho para agilizar el servicio sugiere, a mi juicio, una complicidad preocupante: la persona que paga puede sentirse con derecho a tener un servicio más rápido a expensas de los demás.

Aunque muchas de las tendencias captadas por el informe se pueden confirmar mediante pruebas obtenidas en algunas de las investigaciones del Banco Mundial, (i) también nos inclinamos a ver que la corrupción a menudo ocurre en interacciones más sutiles, y centrarse solamente en el soborno dejaría de lado gran parte de la historia. De modo que me alegró ver que el informe equilibra su análisis con medios menos obvios de tráfico de influencias.

Democracia y crimen: Una antigua pregunta que espera nuevas respuestas

José Cuesta's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Los recientes disturbios  y la violencia política ocurridos en todo el mundo han revivido una antigua pregunta, una tan simple que rara vez recibe una respuesta sencilla y convincente: La democracia ¿aviva o aplaca la violencia? Durante décadas, sociólogos, historiadores, politólogos, criminólogos y economistas han postulado numerosas asociaciones, que predicen casi cualquier resultado.

Nos centraremos en la relación de la democracia con el crimen. Se pronosticó que las democracias alimentarían la delincuencia (teoría del conflicto), la reducirían (teoría de la civilización), la aumentarían al principio y luego la disminuirían (perspectiva de la modernización), no tendrían ningún efecto (hipótesis nula), o tendrían un impacto impredecible en función del desarrollo de sus instituciones políticas (teoría de la ventaja comparativa).

La enseñanza de Malala: Educación de las niñas vale la pena

Sri Mulyani Indrawati's picture

Cuando el otoño pasado oí la noticia de que Malala Yousafzai de Pakistán, una niña de 15 años, había recibido varios disparos simplemente por defender su derecho a educarse, quedé horrorizada.

También me recordó cuán afortunada era.

Cuando me ofrecieron una excepcional beca para estudiar en el extranjero, no era aceptable para mí, como joven indonesia  casada, vivir separada de mi marido. Mi madre me dio dos opciones: él me acompañaría, lo que significaba renunciar a su empleo, o yo tendría que rechazar el ofrecimiento.

Consejo de Seguridad de la ONU analiza fragilidad y recursos naturales

Caroline Anstey's picture

Imagine que es dirigente de un país africano y todo su presupuesto gubernamental anual es de US$1.200 millones.

Ese mismo año, un inversionista vende el 51% de su participación en una enorme mina de mineral de hierro de su país por US$2.500 millones, que equivalen a más del doble de su presupuesto anual.

E imagine haber ordenado una revisión de las licencias mineras otorgadas por los Gobiernos anteriores y enterarse que el inversor que realizó la transacción por US$2.500 millones había obtenido gratuitamente una licencia de explotación minera en su país.

Es lo que sucedió en Guinea. Es la historia que el presidente de Guinea, Alpha Condé, contó en la conferencia del Grupo de los Ocho (G-8) sobre comercio, transparencia e impuestos, que se realizó en Londres. Y es una historia que me pareció conveniente compartir la semana pasada en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) sobre Estados frágiles y recursos naturales.

En términos estrictos de dólares, resulta claro que los recursos naturales tienen el potencial para financiar el desarrollo transformador en los Estados frágiles. Si se gestionan adecuadamente, los países pueden usar estos recursos para ayudar a romper el círculo de violencia y fragilidad. El éxito significa potencialmente estabilidad, desarrollo y fin de la dependencia de la ayuda.

Los rápidos cambios en las tecnologías de la información y las comunicaciones

Buyant Erdene Khaltarkhuu's picture

Los teléfonos móviles e Internet son vistos cada vez más como requisitos esenciales para el intercambio de información. Algunos datos de los Indicadores del desarrollo mundial 2013 (i) ilustran el dramático cambio en el acceso a través de todo el mundo durante la última década: las suscripciones a celulares se han casi duplicado cada dos años desde 2002, superando ahora la cantidad de los abonos de líneas fijas que existía en ese mismo año. Hasta fines de 2011, había 5.900 millones de suscripciones a teléfonos móviles en todo el mundo, aproximadamente 1 por cada persona si se distribuyeran de manera igualitaria. Y cerca de un tercio de la población mundial tenía acceso a Internet.

Pero detrás de estas cifras globales existen importantes diferencias entre los países y las regiones. Por ejemplo, las economías en desarrollo se han ido quedando atrás en el número de suscripciones a telefonía móvil, pero ya se están poniendo al día. Una de las regiones que está avanzando más rápidamente es Asia meridional, donde había 69 suscripciones por cada 100 personas en 2011, una cifra superior a las 8 suscripciones que se registraban en 2005. En 2011, la región ya tenía la misma tasa que las economías de ingreso alto hace ocho años. Sri Lanka e India experimentaron un alza de más del 50% en las suscripciones móviles y son los países que más contribuyeron a la tasa de crecimiento regional. En los últimos años, Asia meridional ha tenido el mayor crecimiento en la cobertura de suscripción móvil en comparación con las demás regiones. Por su parte,  África al sur del Sahara sigue teniendo las tasas más bajas que en otras zonas, llegando el número de abonos a 53 por cada 100 personas en 2011. Sin embargo, los números están aumentando velozmente: aunque la región comenzó estando muy a la zaga, ahora posee la misma tasa de suscripciones que tenían las economías de ingreso alto hace 11 años. El siguiente gráfico muestra estas tendencias regionales; pero usted puede analizar los datos por sí mismo, simplemente agregando un país.

Mejorar el aprendizaje ayudará a reducir la desigualdad en Perú

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English

Lamay, Perú — En este pueblo de los Andes en las afueras de Cuzco, visité con la primera dama peruana, Nadine Heredia,  la escuela primaria San Luis Gonzaga. Vea este video de una clase de segundo grado y entérese cómo la inversión en la educación puede cumplir un papel fundamental  para ayudar a fomentar la prosperidad compartida en los países de ingreso mediano, como Perú.

Mejorar el aprendizaje ayudará a reducir la desigualdad en Perú