Syndicate content

Botswana

Cómo la inteligencia forense ayuda a combatir el comercio ilegal de vida silvestre

Samuel Wasser's picture
Esta página en: English | العربية
 Diana Robinson / Creative Commons Durante la última década, la caza furtiva de vida silvestre aumentó rápidamente y se convirtió junto con la destrucción del hábitat en una de las causas principales de pérdida de la vida silvestre en muchos países.

La cacería ilegal de elefantes africanos para obtener el marfil es un ejemplo de ello. Esta práctica ha subido considerablemente desde 2006. Es posible que se estén perdiendo hasta 50 000 elefantes al año de los apenas 450 000 ejemplares que quedan en África. En resumen, se nos acaba el tiempo y, a menos que podamos detener la matanza, seguramente perderemos la batalla. La disminución de la demanda de marfil es de vital importancia en el largo plazo, pero la magnitud de las actuales pérdidas de elefantes hace que esta estrategia sea demasiado lenta por sí misma para salvar a estos animales. Las consecuencias ecológicas, económicas y de seguridad que surgen de la merma de esta especie clave serán muy graves y potencialmente irreversibles.

Por qué estoy más optimista que nunca sobre la conservación de la biodiversidad

Valerie Hickey's picture
Esta página en: English | Français | العربية
La biología de la conservación fue bautizada como una ciencia de problemas interdisciplinarios en 1978 durante una conferencia de la Universidad de California en San Diego. Pero el movimiento conservacionista existía al menos un siglo antes de esta conferencia, cuando se estableció el primer parque nacional en Yellowstone en 1872 y el presidente de Estados Unidos Ulysses S. Grant promulgó la ley respectiva. La disciplina académica y la práctica de la conservación han tenido dos cosas en común durante mucho tiempo: se han apegado con firmeza a su misión original de proteger la naturaleza y sus autores han sido en su mayoría estadounidenses y europeos, y de clase media.
 

Cambios en el financiamiento de los programas de VIH/SIDA

Patrick Osewe's picture

Durante mi participación en un estudio sobre la eficiencia del gasto en VIH en Sudáfrica, conocí a una joven madre VIH positivo que acababa de recibir la feliz noticia de que su hija recién nacida estaba sana y libre del virus. Secándose las lágrimas de alivio, describió la gratitud que sentía por los funcionarios de la clínica prenatal, que la habían ayudado a iniciar un tratamiento antirretroviral (TAR) y gracias a quienes ahora tenía la esperanza de un futuro prometedor para su hija. Este encuentro fue solo una de las muchas situaciones similares durante el estudio, y, como lo demuestran nuestros datos preliminares, es representativo de los efectos positivos del gran compromiso del Gobierno de reducir las tasas de contagio.