Syndicate content

Sudáfrica

Hacia una economía más inclusiva y conectada

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial

Si bien algunos estudios (PDF, en inglés) pronostican que la automatización eliminará empleos a un ritmo vertiginoso, las tecnologías disruptivas pueden también generar nuevos tipos de trabajo. En nuestro documento provisional del próximo Informe sobre el desarrollo mundial 2019, titulado The Changing Nature of Work (La naturaleza cambiante del trabajo), (PDF, en inglés) se señala que en el siglo pasado los robots han creado más trabajos que los que se han eliminado. La capacidad de la tecnología de producir cambios exponenciales en la forma en que vivimos, trabajamos y nos organizamos nos hace preguntarnos constantemente en el Grupo Banco Mundial: ¿cómo podemos adaptar las habilidades y los conocimientos actuales con los empleos del futuro?
 
Una respuesta es aprovechando la revolución de los datos para apoyar nuevas vías hacia el desarrollo. Alrededor de 2,5 trillones de bytes de datos se generan todos los días en los teléfonos móviles, sensores, plataformas digitales y otras fuentes. Cuando los datos se usan para ayudar a las personas a adaptarse a la economía que se apoya en la tecnología, esto puede contribuir de manera muy significativa al objetivo de poner fin a la pobreza extrema y la desigualdad. Las empresas tecnológicas, por muy bien intencionadas que sean, no pueden hacer esto por sí solas.

Para poner fin a la tuberculosis se necesita un liderazgo firme, políticas adecuadas, más financiamiento e intervenciones originales

Ronald Upenyu Mutasa's picture
También disponible en: English | Français 
Imagen de una aplicación móvil para servicios de cibersalud junto a una imagen de una voluntaria de la comunidad mostrando cómo usar el sistema electrónico.

En la última Cumbre para poner fin a la tuberculosis (TB) realizada en Nueva Delhi, Sudeshwar Singh, un sobreviviente de la enfermedad de 40 años, subió al escenario para compartir su historia. En su relato no solo habló sobre los problemas físicos causados por el mal, sino también sobre el estigma y el miedo que sufrió su familia y que amenazó con quebrantar su espíritu. No obstante, la historia de Sudeshwar tiene un buen final y constituye un llamado a ser optimistas frente a la lucha contra la TB, ya que él completó su tratamiento y se convirtió en un activista, dedicándose a crear conciencia sobre la TB en su estado natal de Bihar.

Su travesía es solo uno de los ejemplos que nos permiten estar optimistas hoy en día respecto de los esfuerzos mundiales para abordar la epidemia de TB. De hecho, hace un año con ocasión del Día Mundial de la Tuberculosis, nosotros escribimos un blog acerca del control de la enfermedad, estando a casi 10 000 kilómetros de distancia: uno en Nueva Delhi (i) y el otro en la ciudad de Washington. (i) Y aunque todavía existen desafíos y hay mucho por hacer, ambos sentimos que se generó un nuevo ímpetu en torno a los esfuerzos mundiales para enfrentar la epidemia de TB. Hace unos años, cuando aumentó la complejidad y la magnitud de la epidemia, era difícil sentirse optimista porque la TB había sobrepasado al VIH/sida como la principal causa de muerte por enfermedades infecciosas.
 
Aun así, la tuberculosis es un importante problema de salud pública y de desarrollo económico, en particular porque afecta desproporcionadamente a los adultos en su mejor época productiva. En el mundo, solo en 2016, 10,4 millones de personas contrajeron TB y 1,7 millones murieron a causa de la enfermedad, incluidas 374 000 personas que padecían tanto TB como VIH. Además, hay muchos otros casos que no son diagnosticados o informados.

India (i) tiene la incidencia más alta de TB en el mundo, con unos 2,79 millones de casos (i) en 2016. Y en África meridional se registra el mayor número de personas que sufren tanto tuberculosis como VIH/sida. En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a agrupar a los países con alta carga de TB, TB/VIH y TB multirresistente; casi todos los países de África meridional pertenecen a uno o más de estos tres grupos.
 

La revolución tecnológica da esperanza a miles de millones de personas sin derechos formales sobre la tierra

Klaus Deininger's picture
También disponible en: English | Français  | العربية| Русский

Muchos de los actuales y cada vez más complejos desafíos del desarrollo, desde la rápida expansión urbana al cambio climático, la resiliencia frente a los desastres y la inclusión social, se relacionan estrechamente con la tierra y el uso de esta. Abordar estos desafíos y asegurar al mismo tiempo que las personas y las comunidades hagan pleno uso de sus tierras depende de que los mecanismos de reconocimiento de los derechos sobre la tierra sean consistentes, confiables y accesibles.

A pesar de los avances registrados en las últimas décadas, el registro de tierras se sigue realizando de forma aislada e incompleta en muchos países en desarrollo. En menos de la mitad de los países del mundo (y solo en el 13 % de África) se han registrado o cartografiado las tierras privadas en las ciudades capitales, y mucho menos más allá de sus límites, y con frecuencia las tierras públicas ni siquiera se registra. En menos de un tercio de los países −y únicamente en dos de África (Rwanda y Sudáfrica) − se mantienen registros digitales, medida que facilita una gestión de la tierra más eficiente frente a niveles de urbanización nunca vistos y otros desafíos ambientales. La informalidad generalizada también deja a las mujeres y otros grupos vulnerables expuestos a la inseguridad y la pérdida de derechos.

El entretenimiento educativo cambia la manera en que abordamos el desarrollo

Arianna Legovini's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Entretenimiento educativo : Cambiando las percepciones de la gente
 

Mejorar la vida de las personas no es solo proveer servicios. Este objetivo requiere la participación de las personas en el ámbito del desarrollo, demandando servicios y productos que agreguen valor a sus vidas y teniendo comportamientos conducentes a un mayor bienestar personal. La promoción de la salud y la prevención de enfermedades es un ejemplo concreto.

En un taller de evaluación del impacto en el VIH, que realizamos en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en 2009, escuché a Nancy Padian, investigadora médica del Women’s Global Health Imperative (i) que presentó un análisis sistemático de ensayos de control aleatorios para probar la eficacia de las campañas de prevención del VIH.

En el estudio (i) se explicó cómo tres docenas de campañas de prevención del VIH no habían logrado cambiar el comportamiento sexual ni reducir la incidencia del VIH.

Esta presentación nos dio que pensar. El estudio descartó las campañas comunicacionales como un medio eficaz para cambiar las conductas y disminuir el ritmo de la epidemia del VIH.

Un examen más detenido reveló que las campañas carecían de historias inspiradoras, y se difundían a través de medios anticuados y poco interesantes, como carteles y folletos.

La pregunta que nos hicimos entonces fue: ¿podemos hacer esto de otra manera?

¿Qué tal si… pudiéramos ayudar a las ciudades a planificar de manera más eficiente un futuro con menos emisiones de carbono?

Stephen Hammer's picture
También disponible en: English | Français | Português | 中文

Outil CURB Action climatique pour un développement urbain durable
Si el cambio climático fuera un rompecabezas, las ciudades serían una pieza clave que se encontraría justo en el centro. Esto fue reforzado por más de 100 países de todo el mundo, que calificaron a las ciudades como un elemento decisivo de sus estrategias de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus planes nacionales de lucha contra el cambio climático —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional— presentados a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.

Tras la consiguiente firma del Acuerdo de París, estos países han cambiado rápidamente su rumbo para convertir sus planes climáticos en acciones. ¿Qué pasaría, como muchos nos preguntamos, si pudiéramos encontrar una manera rentable y eficiente de ayudar a encaminar a las ciudades —tanto en los países en desarrollo como desarrollados— en una trayectoria de crecimiento con bajas emisiones de carbono?

Movilizar recursos internos para lograr la cobertura sanitaria universal

Ngozi Okonjo-Iweala's picture
Esta página en: Français
También disponible en: Inglés
Mujer y bebé en hospital aplicando vacuna
Photo © Dominic Chavez/World Bank


En septiembre de 2015, el mundo entero se comprometió con 17 objetivos y 169 metas. Además del fin de la pobreza, esta agenda del desarrollo sostenible abarcará cuestiones económicas, sociales y medioambientales. Los economistas estimaron que el costo de implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ascenderá a billones de dólares. Por lo tanto, se les pidió a los países, los donantes, las fundaciones y el sector privado que financien intervenciones en diversos ámbitos, desde nuestros cielos hasta nuestros océanos, pasando por nuestra salud, todas las cuales mejorarán la educación, el nivel de bienestar, y muchos otros aspectos. Todo ello, por supuesto, es fundamental para el desarrollo sostenible.
 

La movilización de las finanzas islámicas ayuda a promover el crecimiento y la prosperidad de las pymes

Bertrand Badré's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文
Shop owners get ready for another day of work in Cairo, Egypt. © Dominic Chavez/World Bank


Tanto en los pueblos rurales más pequeños de Bangladesh como en los grandes y bulliciosos centros urbanos de El Cairo o Estambul, las pequeñas y medianas empresas (pymes) son vitales para las comunidades islámicas de todo el mundo y mantienen a las economías locales en plena forma.
 
Me interesé por primera vez en la posible movilización del financiamiento conforme a los principios del islam para hacer crecer a las pymes cuando encabecé un seminario sobre el tema en 1997. Cerré el círculo casi 20 años después, cuando tuve la oportunidad de hablar la semana pasada en Estambul (Turquía) en la conferencia “Movilizar las finanzas islámicas para promover las pymes”, (PDF, en inglés) organizada por el Grupo Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de Turquía, el Banco Islámico de Desarrollo y TUMSIAD, la mayor asociación de pymes del país que agrupa a 10 000 miembros.

Cómo la inteligencia forense ayuda a combatir el comercio ilegal de vida silvestre

Samuel Wasser's picture
Esta página en: English | العربية
 Diana Robinson / Creative Commons Durante la última década, la caza furtiva de vida silvestre aumentó rápidamente y se convirtió junto con la destrucción del hábitat en una de las causas principales de pérdida de la vida silvestre en muchos países.

La cacería ilegal de elefantes africanos para obtener el marfil es un ejemplo de ello. Esta práctica ha subido considerablemente desde 2006. Es posible que se estén perdiendo hasta 50 000 elefantes al año de los apenas 450 000 ejemplares que quedan en África. En resumen, se nos acaba el tiempo y, a menos que podamos detener la matanza, seguramente perderemos la batalla. La disminución de la demanda de marfil es de vital importancia en el largo plazo, pero la magnitud de las actuales pérdidas de elefantes hace que esta estrategia sea demasiado lenta por sí misma para salvar a estos animales. Las consecuencias ecológicas, económicas y de seguridad que surgen de la merma de esta especie clave serán muy graves y potencialmente irreversibles.

Crear y apoyar una alianza esencial por la seguridad alimentaria

Juergen Voegele's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文
Photo by John Hogg / World BankEsta semana, la Asociación Mundial por la Seguridad Alimentaria  (i) va a tener su tercera reunión anual en Ciudad del Cabo, justo antes de la temporada de vacaciones, cuando el tema de la seguridad alimentaria no está en las mentes de las personas.

Pero debería estarlo. 

Los alimentos inseguros imponen una pesada carga sobre las personas y economías enteras, y se las cita como una causa principal de más de 200 enfermedades. 

Por qué las redes de protección social son buenas inversiones

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: العربية
A child beneficiary of the Productive Safety Nets Program (PSNP) in Sire District, Arsi, Ethiopia. © Binyam Teshome / World Bank


​Uno de los desafíos del desarrollo más difíciles que enfrentamos es cómo romper el ciclo de la pobreza. En particular, ¿cómo pueden los niños de las familias más pobres crecer para llevar vidas mejores que las de sus padres? Es una pregunta que todos los países quisieran contestar. Una de las mejores soluciones que tenemos nació en un país en desarrollo y ha sido replicada en todo el mundo.

Estoy hablando del programa de la red de protección social Oportunidades, de México. Fundado en 2002, Oportunidades fue uno de los primeros programas del mundo que vinculó el apoyo a los ingresos de las familias pobres con la asistencia a la escuela, las revisiones médicas y la nutrición de los niños. Poco más de una década después, Oportunidades ha conseguido mejorar las vidas de millones de las personas más pobres de México.

Pages