Syndicate content

Uganda

Investigación innovadora tiene efectos positivos en la lucha contra la violencia de género

Diana J. Arango's picture
Esta página en: English | Français
WBG/SVRI Development Marketplace 2018 winner Equal Playing Field is helping boys and girls in Papua New Guinea build social and soft skills to participate in advocacy campaigns to end gender inequality and violence against women and girls. © Equal Playing Field
La iniciativa Equal Playing Field, que resultó ganadora en la Feria del Desarrollo 2018 organizada por el Grupo Banco Mundial y la Iniciativa de Investigaciones sobre Violencia Sexual (SVRI), ayuda a los niños y las niñas en Papua Nueva Guinea a desarrollar habilidades sociales e interpersonales para que participen en campañas de promoción destinadas a eliminar la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres y las niñas. © Equal Playing Field


La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia mundial que afecta a un tercio de las mujeres. Adopta múltiples formas: infanticidio femenino, mutilación genital femenina, golpizas, violaciones, abusos sexuales, acoso e intimidación, trata de personas y prostitución forzada. Ocurre en los hogares, las calles, las escuelas, los lugares de trabajo, los campos de cultivo y los campamentos de refugiados, durante épocas de paz, así como durante periodos de conflictos y crisis.

Para frenar la violencia, es esencial que los países y los encargados de implementar programas se basen en evidencias de las medidas que funcionan mejor. Debe haber una base de conocimientos más sólida y amplia acerca de la prevención y las respuestas que fundamenten las inversiones, las políticas y las prácticas.

La crisis de los refugiados: qué puede hacer el sector privado

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© World Bank Group
© Grupo del Banco Mundial

En el mundo hay actualmente unos 68,5 millones de personas que han sido desplazadas por la fuerza, de las cuales más de 25 millones se consideran refugiados. Casi el 85 % de estas personas son albergadas por países de ingreso bajo o mediano con recursos limitados, como Jordania, Etiopía, Uganda, Turquía y Bangladesh. Estos países enfrentan enormes desafíos para satisfacer las necesidades de los refugiados y continuar a la vez creciendo y desarrollándose.

Visité Jordania en 2014 y 2016, y me sorprendió la generosidad y la hospitalidad de este pequeño país de ingreso mediano, que aceptó la llegada de más de 740 000 refugiados que escapaban de la guerra de Siria y otros conflictos (y esa es solo la cantidad registrada oficialmente por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). En 2017, en Jordania había 89 refugiados por cada 1000 personas, (PDF, en inglés) la segunda mayor concentración de todo el mundo. Sus servicios y su economía estaban sometidas a una enorme presión. Los propios refugiados se sentían frustrados por la falta de oportunidades para ganarse la vida.  

La identificación como elemento central para el desarrollo: ¿qué pueden aprender otros países del Perú?

Samia Melhem's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© World Bank
Juan y sus hermanas muestran orgullosos sus identificaciones. © Daniel Silva Yoshisato/Banco Mundial

El Perú ha puesto tanto énfasis en la importancia de la identificación que ha creado un museo dedicado al tema. El “Museo de la Identificación” ubicado en Lima muestra a los visitantes la importancia de la identidad en la historia del país. De hecho, los incas, siglos antes de que llegaran los europeos, hacían un seguimiento de la población mediante el uso del "quipu", un sistema de contabilidad basado en cuerdas, en las que cada nudo denotaba un pueblo o comunidad.
 
El país ha priorizado la identificación, y la singularidad de cada persona, desde mucho antes de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible hicieran de la “identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos”, una prioridad mundial (meta 9 del ODS 16).

Empoderar a los refugiados y los desplazados internos a través de la identificación digital

Nicholas Oakeshott's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Oria Adamo, 72 years old and the mayor of a small town in Central African Republic shows his ID card in the village of Ndu, Bas Uele province, Democratic Republic of the Congo where thousands fled after fleeing a surge in violence that began in May 2017. © Simon Lubuku/UNHCR
Oria Adamo, de 72 años y alcalde de una pequeña aldea en la República Centroafricana, muestra su documento de identidad en el pueblo de Ndu, ubicado en la provincia de Bas Uele (República Democrática del Congo), donde miles de personas huyeron tras un estallido de violencia que empezó en mayo de 2017. © Simon Lubuku/ACNU

Fardowsa, una joven somalí de 20 años refugiada en Uganda, sabe bien cuán importante es para los refugiados tener un documento de identidad. Ella y su familia se vieron forzadas a huir de su país en el año 2001 sin portar ninguna identificación oficial. La tarjeta de identidad que le entregó el Gobierno de Uganda, además de proveerle protección y acceso a ayuda humanitaria, le ha permitido estudiar en la universidad y abrir una cuenta de dinero móvil. Con esta base, Fardowsa planea iniciar su propio negocio para mejorar aún más su propia vida y la de su familia. Mientras eso sucede, ella contribuirá también a la economía de Uganda y, al mismo tiempo, desarrollará su potencial como una joven refugiada.

Los refugiados encuentran un nuevo hogar en Uganda

Björn Gillsäter's picture
También disponible en: English | Français 
Los refugiados encuentran un nuevo hogar en Uganda

Nuestro avión aterrizó en una pista casi de tierra, construida de manera precaria entre los arbustos en el distrito de Adjumani (norte de Uganda), que limita al noroeste con Sudán del Sur. En este distrito viven unos 227 000 refugiados, que representan alrededor del 60 % de la población total. Inmediatamente después de desembarcar, manejamos a través de un camino de tierra, rodeado de campos de maíz, plantaciones de plátano y árboles de mangos y que formaban una densa cobertura vegetal separada por estrechos senderos conducentes a chozas de barro. A medida que nos acercábamos al centro del distrito, traté de detectar las señales habituales de los barrios de refugiados, tales como cercas u otro tipo de demarcaciones.

No había ninguna.

En vez de ello, y para mi grata sorpresa, no existen zonas cercadas para los refugiados. Ellos viven junto a la población local. Este enfoque integrador no se limita a Adjumani. De hecho, Uganda ha sido elogiada por tener la política de refugiados más compasiva en el mundo. Aquí, se recibe cálidamente a los refugiados; se les entregan provisiones y parcelas de tierra, y se les anima a integrarse en la sociedad. Mientras viajaba por los caminos de tierra, era imposible distinguir entre las viviendas de los lugareños y los asentamientos de los recién llegados. También se comparten los servicios públicos comunitarios, tales como hospitales, clínicas de salud, escuelas, suministro de energía, agua potable y otros servicios.

Incluso la palabra “campamento” es mal vista por los funcionarios gubernamentales, quienes orgullosamente llaman “asentamientos” a los albergues.

Como representante especial del Grupo Banco Mundial (GBM) ante las Naciones Unidas, viajé a este país el mes pasado para participar en la Cumbre de Solidaridad sobre Refugiados en Uganda. El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, convocaron a la comunidad internacional para llamar la atención sobre la situación en Uganda.

Colocar la salud y el empoderamiento de las mujeres en el centro del desarrollo

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | Français | 中文 | العربية
Registered nurses look after newborns at a maternity hospital in Freetown Sierra Leone. © Dominic Chavez/World Bank
Enfermeras cuidan a recién nacidos en un hospital de maternidad en Freetown, Sierra Leona.
© Dominic Chavez/Banco Mundial

La semana pasada, cuando se celebró el Día Mundial de la Población, pensé en la alegría que representan los niños y el derecho de las mujeres a decidir cuándo tener hijos. Es importante para las mujeres, pero también para la sociedad en conjunto. No puede existir desarrollo sostenible si las mujeres no están empoderadas, y no puede haber empoderamiento de las mujeres sin acceso a un conjunto amplio de servicios de salud materna y reproductiva. La planificación familiar es uno de esos servicios.

Aumentar la resiliencia de los refugiados y ayudarlos a reconstruir sus vidas con dignidad

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | العربية

© Dominic Chavez/World Bank

En el Día Mundial de los Refugiados, rendimos homenaje a los rostros de la resiliencia: madres, padres, esposos, esposas y niños, que huyeron de horribles circunstancias, y que continúan luchando todos los días para reconstruir sus vidas con dignidad.

En momentos en que el número de desplazados por los conflictos aumenta a máximos históricos, es fácil perder de vista los rostros detrás de las estadísticas. Pero, recientemente, ha habido un cambio radical en la manera en que el mundo está manejando esta crisis, poniendo a la gente en primer lugar, y haciendo posible que los refugiados trabajen o vayan a la escuela y lleguen a ser autosuficientes, que formen parte integral del desarrollo de los países anfitriones.

Burocracia electrónica: ¿pueden las tecnologías digitales impulsar la reforma de la administración pública?

Zahid Hasnain's picture
Esta página en: 中文
También disponible en: English
 
Arne Hoel/Banco Mundial.
 

“Al poner en práctica un sistema automatizado de gestión de los clientes, nos pusimos una soga al cuello. ¡Ahora tenemos que rendir cuentas!”.

Esta es la reflexión de un encargado de la empresa de suministro de agua y alcantarillado de Nairobi y grafica brevemente el impacto de MajiVoice, un sistema digital de registro de los reclamos de los clientes. Mediante este sistema los supervisores asignan los problemas a un trabajador determinado, se realiza el seguimiento de las soluciones y se informa a los clientes vía mensajes de texto. Como resultado, las tasas de solución de los reclamos se han duplicado, y el tiempo necesario para resolverlos ha disminuido en un 90 %.

Pages

Deje su comentario y únase a la conversación