Syndicate content

Oriente Medio y Norte de África

Tres puntos ciegos de la igualdad de género: Empleo, educación y violencia

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: Français | English | العربية

Woman in Nepal

En esta celebración del Día Internacional de la Mujer, las mujeres y las niñas están en una mejor situación que apenas hace unos decenios. La misma cantidad de niños y niñas asiste a la escuela en muchos países. Las mujeres viven más y son más sanas que antes.

Pero incluso con el progreso constante que hemos observado en las últimas décadas, uno de nuestros mayores desafíos de hoy es evitar caer en la autocomplacencia. No podemos quedarnos tranquilos; todavía no.

Se necesita disminuir barreras para Internet de alta velocidad en el mundo árabe

Michel Rogy's picture

Solo por razones de asequibilidad económica, millones de personas en Oriente Medio y Norte de África (MENA) podrían quedar excluidas de la actual revolución de la información. Resolver este desafío se ha convertido en una máxima prioridad regional. Muchos países en el mundo árabe han definido al servicio de Internet de banda ancha como un factor decisivo en el objetivo más amplio de la construcción de la nación y la transición a una economía basada en el conocimiento. Hay un consenso creciente que este tipo de conexión a Internet es crucial para fomentar el desarrollo económico sostenible y la creación de empleos, y que es un componente clave de las estrategias para reducir la pobreza, mejorar las oportunidades de empleo y avanzar en la integración comercial. De hecho, se espera que la banda ancha tenga un efecto similar en la transformación de la economía y de la sociedad en su conjunto como lo hicieron en el pasado la llegada de la imprenta, las máquinas de vapor o la electricidad. Pero para que tenga un impacto pleno, las personas deben tener acceso a este servicio.

Tras los activos robados de Túnez: El balance de los últimos tres años

Jean Pierre Brun's picture
Este blog está también disponible en: Inglés

El 14 de enero de 2011, el presidente de Túnez, Zine El Abidine Ben Ali, huyó a Arabia Saudita tras el levantamiento popular contra su régimen que lo mantuvo en el poder durante 24 años. Se trató del primer jefe de Estado que fue derribado de su cargo durante la Primavera Árabe, el movimiento de descontento social contra las autocracias de larga data en la región. Después de su salida forzada, el Gobierno tunecino interino acusó al expresidente de lavado de dinero y tráfico de drogas, y envió solicitudes internacionales para lograr su detención y el congelamiento de los activos que supuestamente robó. En 2011, Ben Ali fue condenado en ausencia a cadena perpetua por incitar a la violencia y el asesinato, y también fue declarado culpable (junto con su esposa) de robo a gran escala.

Han pasado tres años, pero los esfuerzos por descubrir sus activos continúan y no han dado frutos de manera completa, planteando la inquietud si las medidas adoptadas contra la impunidad tienen un impacto real. ¿Significa esto que las autoridades tunecinas y la comunidad internacional han fracasado en su búsqueda de justicia?

Cómo dar empleo a 865 millones de mujeres

Nasim Novin's picture
Esta página en: English | العربية | Français


Me reuní con mi amiga Asma'a una noche en un conocido café de El Cairo con vistas al Nilo. Como muchas jóvenes egipcias que conocí ese verano, Asma'a era inteligente, emprendedora, y estaba desempleada. Desde que se obtuvo un título en Derecho, había postulado en vano a un sinnúmero de trabajos, pero no había renunciada a encontrar un empleo en la carrera que estudió. Estaba particularmente molesta esa noche porque sus padres le habían prohibido aceptar un trabajo de camarera, ya que consideraban que era moralmente inapropiado. Sintiéndose cada vez más desesperada, Asma'a dijo que estaría dispuesta a aceptar cualquier empleo solo para poder trabajar.

Edificios ecológicos ofrecen impacto duradero en el desarrollo

Stephanie Miller's picture
Este blog también se puede leer en : English

Un ouvrir du bâtiment termine l'installation de vitres sur un immeuble. Trinn Suwannapha / Banque mondiale

¿Qué genera el 70% de los gases de efecto invernadero emitidos por ciudades como Nueva York, Beijing, o Nueva Delhi? No hace mucho tiempo, hubiera respondido “los automóviles”. Pero los verdaderos culpables son los edificios: nuestros hogares, oficinas, escuelas y hospitales. Muchos de ellos usan electricidad, agua y combustibles de manera muy ineficiente debido a cómo fueron diseñados originalmente. De hecho, alrededor del 40% de la electricidad en el mundo se utiliza para refrigeración, iluminación y ventilación de los edificios, a pesar de que existe tecnología mucho más eficiente.

Financiamiento para abordar el cambio climático puede ayudar a crear un futuro con bajas emisiones de carbono y capacidad de adaptación

Rachel Kyte's picture

La semana pasada, cuando el enorme tifón Haiyan destruyó casas y ciudades y cobró miles de vidas en Filipinas, pudimos ver lo que será nuestro futuro en que habrá eventos climáticos más extremos.

Los científicos han advertido durante años que el calentamiento del planeta hará que el clima sea cada vez más severo y devastador. Esta certeza de los expertos ha hecho que el cambio climático se incorpore en la planificación, y el impacto lo podemos ver ahora con nuestros propios ojos. Este nivel de daños, con millones de personas afectadas, será cada vez más frecuente a menos que hagamos algo al respecto rápidamente.

Los negociadores de todo el mundo están aquí en Varsovia, con ocasión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima para analizar los factores que pueden impulsar medidas a nivel mundial.
No es demasiado complicado. Tenemos que determinar los precios adecuados, lograr que el financiamiento circule y trabajar donde más importa. Sin embargo, cada una de estas acciones requerirá voluntad política para poner nuestra ambición colectiva en una justa medida, por el bien de nosotros y de las personas de  Filipinas y las Islas del Pacífico, y las costas bajas de África y el Caribe que están directamente en peligro.

Cabras y papayas: Un caso de agricultura con un enfoque climáticamente inteligente en Kenya

Rachel Kyte's picture
​​ Johm Obuom, agricultor John Obuom y Poline Achieng’ Omondi están hablando de sus cabras a unos visitantes, entre los que estoy yo. Ellos cuentan  que cruzar a las cabras locales con las cabras Gala permite tener animales más grandes, y que si se cruzan borregos rojos Massai con los borregos locales, se mejora la tolerancia al calor y la resistencia a los parásitos de esos animales. Esto da como resultado que el  ingreso familiar aumente dramáticamente. Las cabras locales cuestan en los mercados una cifra equivalente a US$20; estos ejemplares mejorados pueden valer hasta US$80 o US$90. Las cabras de la granja de Obuom son notablemente robustas y grandes para su edad.
 
Pero ese no es el único beneficio de las técnicas con un enfoque climáticamente inteligente descritas por John. También, la producción de leche se ha triplicado, dejando bastante cantidad para la familia y mucho excedente para vender; las inundaciones y los estanques de agua de lluvia reducen la erosión y proporcionan agua durante todo el año para riego; cosechas de maíz mejoradas han aumentado la productividad y la resistencia a enfermedades, y la rotación de cultivos de árboles de papaya y de otros alimentos maximiza el uso del suelo y permite que las ganancias aumenten más del doble. Un pequeño bosque proporciona ingresos y fertiliza el suelo.

Una escuela llamada Uruguay: Cómo manejar la crisis de Siria sin comprometer las inversiones en desarrollo a largo plazo

Simon Thacker's picture

Es fácil olvidar el comienzo de las clases cuando los titulares de prensa destacan la violencia y la agitación política en Oriente Medio y Norte de África. Los niños, desde el Mashreq hasta el Magreb, han iniciado el retorno a la escuela. Los padres compran útiles escolares para los más pequeños y millones de adolescentes están recorriendo un camino que puede forjar su futuro profesional. Esta semana, el blog del Banco Mundial Voces presenta “Regreso a la escuela 2013”, una serie centrada en los desafíos que maestros y estudiantes enfrentan en la región, y las políticas y programas que pueden cambiar a una generación. Esperamos sus comentarios.

Alguna vez estuvo en los terrenos de la embajada de Uruguay en el Líbano, y de ahí le quedó el nombre. En la actualidad, la escuela primaria Uruguay se encuentra en un edificio nuevo ubicado en una zona bulliciosa y completamente diferente de Beirut. Es difícil reconocerla como un colegio a primera vista ya que se trata de un inmueble de siete pisos que se encuentra entre otras construcciones de altura de oficinas y fábricas en una importante avenida.
 
El silencio reina en su interior. Los estudiantes acaban de partir hacia sus vacaciones de verano y no se escucha ninguno de los ruidos característicos de una escuela: la tiza sobre la pizarra, los maestros dando clase, los alumnos susurrando o, a veces, riendo. Solo permanecen allí la directora y el personal clave, organizando el término del año escolar.

Intensificar la economía del conocimiento en el mundo árabe

Anuja Utz's picture

Este blog fue escrito por Anuja Utz (i) y Mahmood Aldah, un interno que trabaja en el Programa de Economía del Conocimiento del Centro para la Integración en el Mediterráneo (i) (CMI).

La actual mano de obra de habla árabe tiene enormes desafíos por delante. Se deberán crear 40 millones de puestos de trabajo en el próximo decenio en esta región, donde existe el mayor índice de desempleo juvenil, sin mencionar que muchos países todavía atraviesan un periodo de transición política. La pregunta fundamental acerca de la creación de empleo es hacia dónde deben dirigirse estos países y cómo pueden llegar allí.

El avance hacia una economía del conocimiento y basada en la innovación es una idea que ya está madura. Los vínculos entre conocimiento e innovación (y, por extensión, productividad) son indiscutibles. Y de la misma manera que la productividad es un elemento fundamental de una economía, la educación puede considerarse como un pilar esencial de la economía del conocimiento.

A pesar del claro compromiso de la región con la enseñanza, los resultados en términos de años promedio de escolaridad han sido moderados en Oriente Medio y Norte de África (MENA). Y si bien los índices de matrícula secundaria y terciaria se han duplicado en esta región desde 1990, siguen siendo menos de un tercio de la tasa de matrícula universitaria en Estados Unidos y Europa occidental.

Otra preocupación es qué estudian estos alumnos. En más de la mitad de los países de la región, aproximadamente dos tercios de los estudiantes secundarios cursan ciencias sociales o humanidades. En un mundo donde la innovación tecnológica juega un papel crucial, la abrumadora atención hacia las ciencias sociales o las humanidades plantea la cuestión de si los jóvenes de la región pueden seguir siendo competitivos. Para afrontar el desafío de la competencia mundial y los rápidos cambios tecnológicos, los estudiantes deben dominar una variedad de las denominadas competencias personales —resolución de problemas, comunicación, trabajo en equipo, así como dominio de tecnologías de la información y comunicaciones (TIC) e idiomas extranjeros— que son esenciales para la posibilidad de obtener un empleo y tener mayores niveles de productividad.

“Las mujeres dan vida”: Inversión en salud reproductiva

Jeni Klugman's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Las mujeres dan vida. La inversión en salud reproductivaEsta semana tuve el gusto de asistir a la conferencia “Las mujeres dan vida” (Women Deliver 2013) (i) en Kuala Lumpur, Malasia, el mayor encuentro mundial de la década que se centra en la salud y el bienestar de las mujeres y las niñas. El evento reunió a varios miles de personas de 140 países —entre ellos, muchos ministros y parlamentarios— con el fin de generar el impulso y el compromiso político con los derechos de las mujeres y las niñas y la salud reproductiva.

Escuchamos las voces de mujeres ricas y poderosas —como Melinda Gates y Chelsea Clinton— así como las voces que se ignoran con demasiada frecuencia, entre ellas las de las jóvenes, las minorías sexuales, las viudas, las mujeres con discapacidad y las que viven con VIH y sida. Me sentí realmente inspirada por la pasión de todos los participantes —de los cuales, por cierto, el 40% eran varones, una proporción bastante alta para eventos  relacionados con el tema del  género— y me hicieron recordar que el parto seguro y saludable de mis propios hijos es una experiencia que está muy lejos de la realidad de muchos millones de mujeres en todo el mundo.

Pages