Syndicate content

Mundo

Críticas injustas al informe Doing Business

Shanta Devarajan's picture
También disponible en: English | Français  | 中文 

Si bien acepto con beneplácito las críticas y los comentarios sobre el informe Doing Business (DB) —o también cualquier producto de datos e investigación del Banco Mundial— considero que las recientes entradas de blog de Justin Sandefur y Divyanshi Wadhwa sobre DB relativas a Chile (i) e India (i) no son esclarecedoras ni útiles.

En 2013, en una evaluación externa (PDF, en inglés) de DB se recomendó, por ejemplo, que se ampliara el conjunto de indicadores para exponer mejor los desafíos que encaran los empresarios, y para que DB se convirtiera en un instrumento integral de comparación para la regulación de la actividad empresarial. En concreto, que se introdujeran o modificaran significativamente los indicadores que ponen en evidencia las diferencias de género, la confiabilidad de la electricidad, y el "comercio transfronterizo". Estos cambios se aprobaron después de amplias consultas con académicos, funcionarios de los países, y el personal, la administración y los miembros del Directorio Ejecutivo del Banco. Debido a estos cambios significativos de metodología, desalentamos la realización de comparaciones de clasificaciones con el año de la introducción de los cambios porque ello equivaldría a comparar manzanas con naranjas. Incluso si se quisiera comparar el mismo conjunto de indicadores en el período de dos años, sencillamente no existen los datos para hacerlo. Por ejemplo, antes de 2015, el conjunto de indicadores del "comercio transfronterizo" de DB también midió el volumen de documentación necesaria para cumplir con los controles fronterizos. Esto ya no es parte del conjunto de indicadores y, por lo tanto, ya no se recopilan los datos pertinentes.

Los podcast y las redes sociales, vías para prevenir la violencia de pareja en los campamentos de refugiados somalíes en Etiopía

Anne Bennett's picture
Cette page en : English
Vista aérea del campamento de refugiados de Dollo Ado en Etiopía, donde según estimaciones viven 212 000 personas que han sido desplazadas como consecuencia de la guerra y la sequía.
© Samuel Tewolde.

El 30 % de las mujeres (i) en el mundo ha sufrido violencia física o sexual cometida por su pareja durante su vida. El predominio de la violencia contra la pareja es probablemente mayor durante las crisis humanitarias, (i) cuando las mujeres y las niñas, los hombres y los niños, son más vulnerables a la violencia en la familia y la comunidad, y en las situaciones de desplazamiento. De hecho, un creciente acervo de pruebas (i) indica que la violencia de pareja es la forma más común de violencia en situaciones humanitarias, pero que suele recibir menos atención que la violencia sexual infligida por terceros durante conflictos o crisis humanitarias.

La evidencia (i) apunta a una serie de factores que contribuyen al aumento de la violencia, en particular dentro de la familia, entre ellos el trauma del desplazamiento, la perturbación de las normas de género, las tensiones adicionales debido a la pérdida de medios de subsistencia y el aislamiento de los sistemas de apoyo comunitario y familiar. En análisis recientes de dichos datos (i) se señala que son escasas las pruebas sobre las intervenciones eficaces para prevenir la violencia de pareja en el contexto humanitario y se enfatiza la necesidad de desarrollar y evaluar intervenciones de este tipo para estos entornos.

Por qué los inversionistas deben correr el riesgo en los países más frágiles del mundo

Stephanie von Friedeburg's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Microfinance in DRC. © Anna Koblanck/IFC
Servicio de microfinanzas en la República Democrática del Congo. © Anna Koblanck/IFC.


La fragilidad, el conflicto y la violencia afectan a más de 2000 millones de personas en todo el mundo. Y aunque la pobreza en conjunto está disminuyendo, ese no es el caso en los países afectados por conflictos. (i)

Estos países, asolados por una inestabilidad política y económica casi constante, son los que a menudo necesitan más la inversión privada. Sin embargo, son también los lugares en los que pocos inversionistas privados están interesados. Los riesgos parecen ser mayores que las recompensas.

Presentan nuevo conjunto de datos mundiales más amplio sobre calidad de la educación

Harry A. Patrinos's picture
También disponible en: English

El mundo enfrenta una crisis del aprendizaje, particularmente los países de ingreso mediano e ingreso bajo, y aunque abundan las teorías sobre cómo abordarla, una cosa queda clara: los encargados de formular políticas y los especialistas necesitan más y mejor información para responder adecuadamente a los desafíos que se avecinan.​

Varios exámenes de rendimiento escolar estandarizados internacionales, como PISA y TIMSS, proporcionan datos clave, pero estos son limitados porque suelen excluir a los países en desarrollo y solo se remontan a mediados de la década de 1990.

Nuestro nuevo documento de trabajo, A Global Dataset on Education Quality (1965-2015) (Conjunto de datos mundiales sobre calidad de la educación), (PDF, en inglés) aborda ese vacío de información. En el documento presentamos datos más nuevos y completos comparables a nivel mundial sobre la calidad de la educación, con puntajes de aprendizaje armonizados para 163 países y regiones que cubren más del 90 % de la población mundial. Este nuevo conjunto de datos del Banco Mundial abarca un periodo de tiempo más extenso e incluye más países, en particular de ingreso bajo, que cualquier otro esfuerzo anterior de recopilación de información educacional a un nivel tan detallado.

Países/zonas cubiertas por el conjunto de datos

Países/zonas cubiertas por el conjunto de datos.
Países/zonas cubiertas por el conjunto de datos.

¿Qué desvela al presidente del Banco Mundial?

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Habitantes del pueblo de Kashadaha visitan la Escuela Kashadaha Anando ubicada en dicha aldea de Bangladesh. © Dominic Chavez/Banco Mundial.
Habitantes del pueblo de Kashadaha visitan la Escuela Kashadaha Anando ubicada en dicha aldea de Bangladesh.
© Dominic Chavez/Banco Mundial.


La reunión anual del Foro Económico Mundial (i) de este año se realiza en medio de buenas noticias para la economía mundial. Como dijimos en la edición de este mes del informe Perspectivas económicas mundiales, el Banco Mundial pronostica que, por primera vez desde la crisis financiera, la economía mundial funcionará a plena capacidad o próxima a ella. Esperamos que en las economías avanzadas el crecimiento se modere ligeramente, pero que en los mercados emergentes y los países en desarrollo el crecimiento se consolide hasta alcanzar el 4,5 % este año.

Bicis Cero: Lo que aprendimos sobre las bicicletas compartidas sin anclajes durante #TTDC2018

Leonardo Canon Rubiano's picture
También disponible en: English
Las bicicletas sin anclaje suelen tener colores brillantes que las hacen fáciles de identificar.
© Montgomery County/Flickr
 


¿Cómo podemos aprovechar la economía digital para hacer que la movilidad sea más sostenible? Esta pregunta fue el enfoque principal de la conferencia Transforming Transportation (Transformando el transporte) de este año, que reunió a varios de los pensadores más creativos e innovadores en el mundo de la movilidad. Uno de ellos fue Davis Wang, CEO de Mobike, una startup originaria de China, pionera en el desarrollo de los sistemas de bicis compartidas sin anclaje, que a hoy está presente en más de 200 ciudades en 12 países. En su intervención, Wang planteó varios puntos sobre el futuro de las bicis compartidas sin anclaje, con lo que me motivó a escribir para continuar conversando sobre el futuro de los sistemas de bicis compartidas sin anclaje (BiCSA) y su potencial para convertirse en una nueva modalidad para el transporte urbano.
 
¿Qué son exactamente los sistemas de bicis compartidas sin anclaje (BiCSA)?

Popularizados en Beijing hace poco menos de dos años, los sistemas BiCSA se han extendido rápidamente por todo el mundo. En la Ciudad de Washington, Mobike y tres compañías más iniciaron un piloto con cerca de 2 mil bicis en septiembre de 2017.

En ocho gráficos: las causas de la caída del precio del petróleo en 2014-16 y los motivos por los que esta no logró impulsar la economía

Marc Stocker's picture
También disponible en: English
Descargue la edición de enero de 2018 del informe Global Economic Prospects (Perspectivas económicas mundiales). (PDF, en inglés)

El colapso de los precios del petróleo en el período de 2014-16 estuvo impulsado por un creciente exceso de oferta, pero no logró dar un impulso al crecimiento mundial como muchos esperaban. En este caso, los beneficios de los precios del petróleo considerablemente más bajos se vieron debilitados por la escasa reacción de la actividad económica en mercados emergentes importadores de petróleo fundamentales, los efectos que tuvo una pronunciada contracción de las inversiones en energía en la actividad económica en Estados Unidos, y una abrupta ralentización en países exportadores de petróleo de importancia clave.

La mayor caída de los precios del petróleo de los tiempos modernos

Entre mediados de 2014 y principios de 2016, la economía mundial experimentó una de las mayores caídas de los precios del petróleo de los tiempos modernos. El desplome de dichos precios durante ese período, que alcanzó el 70 %, fue una de las tres mayores caídas que se haya registrado desde la Segunda Guerra Mundial, y la más larga desde el colapso de 1986 impulsado por la oferta.

Precios reales del petróleo

Notas: Los precios reales del petróleo se calculan como el precio nominal deflactado por el índice del valor unitario de las manufacturas, en que 100=2010. Promedio del crudo, Banco Mundial. La última observación corresponde a noviembre de 2017.

Alianza GICA: unir los eslabones de la conectividad de la infraestructura mundial

Kara Watkins's picture
También disponible en: English | Français 
© DevelopmentSeed; Laboratorio de Cartografía de la Universidad de Wisconsin-Madison; Dr. Parag Khanna.


La mayoría de nosotros conoce el término “conectividad”, aunque no pensamos mucho en el tema. Cuando nos lamentamos sobre las fallas de la red móvil en nuestro vecindario o le agradecemos al mesero por el servicio de wifi gratuito y sorprendentemente rápido que existe en nuestra cafetería favorita, estamos reconociendo el lugar que ocupa la conectividad en nuestra vida.

Sin embargo, la conectividad cumple también una función más grande, a nivel mundial: vincula las comunidades, las economías y los países mediante el transporte, el comercio, las comunicaciones, la energía y las redes hídricas. Esta forma más amplia se conoce como conectividad de la infraestructura mundial, y tiene un poder enorme y especial: la capacidad de catalizar el desarrollo de infraestructura.

Una infraestructura interconectada y bien planificada puede conducir a una productividad más alta, servicios más eficientes y mayores inversiones. ¿Existe otro beneficio de la interconectividad? Otro beneficio es el desarrollo de un sector del comercio más pujante fortalecido por la logística del transporte que aprovecha tecnologías que aumentan la eficiencia.

Los beneficios derivados del fortalecimiento de la conectividad de la infraestructura han captado la atención de Gobiernos nacionales y de organismos y otras partes interesadas internacionales, incluido el Grupo de los Veinte (G-20). En los últimos 20 años, la comunidad internacional ha adoptado la función de la conectividad de la infraestructura para respaldar el desarrollo sostenible y aumentar la prosperidad compartida. Como resultado, la conectividad de la infraestructura se ha convertido en una prioridad clave para los encargados de formular políticas y los especialistas en todo el mundo.

Las lesiones y muertes por accidentes de tránsito prevenibles frenan el desarrollo de los países

Patricio V. Marquez's picture
También disponible en: English | Français
 



Uno de nosotros estaba leyendo un diario en las vacaciones y se encontró con un artículo que relataba una historia bastante común: “Choque de vehículos deja trágico saldo de muertos en una carretera de montaña”. (i) El accidente, ocurrido en Perú, causó 51 muertes como resultado de la caída de uno de los vehículos —un autobús— al precipicio. Muchas de las personas que fallecieron regresaban a Lima después de celebrar el feriado de Año Nuevo con familiares que vivían en las afueras de la ciudad.
 
La triste realidad es que estos eventos trágicos son habituales en distintas partes del mundo. De acuerdo con datos de 2015 de la Organización Mundial de la Salud, cada año 1,25 millones de personas mueren en calles y carreteras de todo el mundo, y entre 20 millones y 50 millones resultan gravemente heridas. El saldo humano es visible, aunque no se registre en su totalidad, pero los costos intangibles que impactan negativamente en las sociedades y las economías en general no se reflejan en las estadísticas nacionales. Está demostrado que resulta difícil obtener datos y pruebas acerca del costo económico y social de los accidentes de tránsito para contribuir a la formulación de políticas sobre seguridad vial, especialmente en los países en desarrollo.

Pages