Syndicate content

Mundo

¿Qué haría usted con la oportunidad de tener acceso a la información del Banco Mundial?

Cyril Muller's picture
 
Ver infografía completa aquí.


Una nueva etapa en términos de apertura comenzó hace cinco años el 1 de julio de 2010 cuando el Banco Mundial dio a conocer su Política de Acceso a la Información  (AI), la cual da acceso a toda la información que está en poder del Banco que no se encuentra en una lista de excepciones. La política ha sido un elemento catalizador y ha creado un ecosistema de iniciativas que promueven la transparencia, (i) y destinadas a poner a disposición del público la información y los datos del Banco Mundial. Desde 2010, el Banco ha aplicado los principios que sustentan la AI a iniciativas complementarias, como los Datos de libre acceso, el Repositorio Abierto de Conocimiento, (i) los Datos financieros de libre acceso, y el movimiento sobre la Contratación abierta, (i) entre otras. La serie de proyectos en materia transparencia e innovación incluso se extiende más allá de de las iniciativas mencionadas para incluir la visión del Banco Mundial sobre el Gobierno abierto. (i)
 
Los enfoques relativos a la apertura son primordiales para el desarrollo. Si bien es cierto que el acceso a la información y la tecnología son importantes para el proceso de desarrollo, ellos son solo una parte de la ecuación en la búsqueda de soluciones. Un elemento crucial de este proceso recae en los ciudadanos del mundo, quienes pueden —y lo hacen— utilizar la información y los datos para hacer participar y mejorar sus comunidades.

Ver más posibilidades de desarrollo y menos temor en el fenómeno de la migración

Phil Hay's picture
Esta página en: Français

También disponible en: English

A pesar de las advertencias de las Naciones Unidas (ONU) en el sentido de que hasta 30 000 migrantes se podrían ahogar en el mar Mediterráneo este año en esta arriesgada manera de ir a Europa, la inteligencia naval occidental calcula que entre 450 000 y 500 000 refugiados se están reuniendo en Libia para intentar cruzar en los meses del verano que se aproxima.

La desesperada condición de los jóvenes migrantes que huyen de sus países en el norte de África y el Sahel por lo que —ellos esperan— es una nueva vida de empleos y oportunidades en Europa fue analizada por los líderes mundiales en la reunión del Grupo de los Siete (G-7) en Alemania esta semana.

Estado del desarrollo mundial: Por qué 2015 es un año clave para acabar con la pobreza

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Arne Hoel/World Bank


En esta serie, profesionales analizan el presente –y el futuro– de sus áreas de trabajo. Lea todas las publicaciones aquí (i) y escriba su propio artículo (para ello, use la etiqueta #MyIndustry en el cuerpo del mismo).

Trabajo en una de las áreas más gratificantes que se pueden imaginar: ayudar al desarrollo de los países de ingreso bajo y mediano para que los pobres tengan una oportunidad justa de alcanzar su máximo potencial. Mi área se encuentra en una encrucijada crucial, y no es exagerado decir que las decisiones que tomemos este año tendrán un impacto en todos los habitantes del planeta, y especialmente en los más pobres.

G-7 reconoce la necesidad de reducir significativamente las emisiones y tomar medidas de inmediato

Rachel Kyte's picture
Esta página en: Français

Disponible en inglés

G7 meeting in Germany. Bundesregierung/Gottschalk
Reunión del G-7 en Alemania en junio de 2015. Bundesregierung/Gottschalk.

Este fin de semana, los líderes del Grupo de los Siete (G-7) se comprometieron (i) a tomar una serie de medidas, lo que constituye el primer paso para reconocer la grave transformación económica que se avecina.

Ellos aceptaron en su conjunto que existe la necesidad de descarbonizar la economía mundial, incluyendo en la cooperación económica lo que los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) nos dijeron el año pasado en su Quinto Informe de Evaluación. Instaron a ser ambiciosos en la cumbre del clima de París de finales de año, algo que no es nuevo, pero reconocieron que, individual y colectivamente, deben tener aspiraciones muy elevadas y que eso significa, al menos, una “transformación del sector de la energía a más tardar en 2050”.

Mantener el pescado en el menú mundial

Paula Caballero's picture
Esta página en: English | العربية
El pescado es fuente principal de proteína animal para 1000 millones de personas en los países en desarrollo​​

​Me complace ver que los peces ocupan un puesto preferente en la agenda de esta semana. Ya sea en Bruselas, donde la Red Europea de Asesores de Desarrollo Pesquero (EFDAN, por sus siglas en inglés) (i) celebró reuniones técnicas, o en Cascais, Portugal, donde la publicación The Economist celebra su tercera Cumbre Mundial de los Océanos (i) hoy y mañana, el futuro de la pesca marítima y los recursos acuáticos se debate en los niveles que se merece.
 
Pero permítanme dejar claro algo en nombre del Banco Mundial: centrarse en la pesca es poner el foco en crear caminos para que las personas salgan de la pobreza y se mantengan fuera de ella, y puedan vivir de una manera digna. Cerca de 1000 millones de habitantes en los países en desarrollo dependen de los productos del mar como fuente principal de proteína animal, y millones de puestos de trabajo están vinculados a la actividad pesquera. A lo largo de la cadena de valor, muchos de esos empleos son desempeñados por mujeres. Los océanos son también un gran sumidero de gases de efecto invernadero, y el destino de las cada vez mayores poblaciones costeras está ligado al estado de las defensas naturales de las costas contra los fenómenos meteorológicos extremos. El concepto emergente de economía azul y crecimiento azul constituye la esencia de nuestros principales desafíos de desarrollo: alimentar, proporcionar empleo y mejorar en general las condiciones de vida de una población que aumenta en un contexto de clima cambiante.

#KidsEndPoverty: ¿Qué puedes hacer para ayudar?

Korina Lopez's picture

Imagina a una niña llamada Maya. Ella vive en un país pobre donde sus padres trabajan todo el día, y no puede ir a la escuela porque tiene que cuidar a su hermano, que es un bebé. Aunque sus padres trabajan muy duro, apenas consiguen lo suficiente para alimentar a la familia, mucho menos les alcanza para conseguir los útiles escolares que Maya necesita. Ella y su familia viven en el campo y no hay caminos para que los buses la lleven a la escuela, aun si hubiera alguien que cuidara a su hermano mientras sus padres trabajan.

La educación significa aprender a leer, escribir, sumar y restar. Los niños necesitan aprender todas estas cosas para encontrar trabajo cuando crezcan. La falta de educación significa tener muy poco acceso a los empleos. ¿Es justo que Maya solo por ser pobre no pueda ir a la escuela como tú?

Tenemos que ser audaces para mejorar el aprendizaje en las aulas

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | العربية | 中文 | Français
Un joven estudiante en Côte d'Ivoire muestra su trabajo escolar. © Ami Vitale / Banco Mundial


​La educación es uno de los medios más seguros para poner fin a la pobreza extrema en nuestra época. Pero, 121 millones de niños hoy en día no asisten a la escuela. Es muy difícil llegar a ellos debido a la pobreza, los obstáculos en materia de género, la lejanía y la discapacidad. Tenemos que hacer un nuevo esfuerzo concertado para lograr la escolarización de todos los niños.

Además de este desafío de mejorar la asistencia y el acceso, enfrentamos un problema aún más arduo en el futuro: garantizar el aprendizaje de los estudiantes. Una triste verdad es que la mayoría de los sistemas educativos no redundan en beneficio de los niños más pobres. Según estimaciones, unos 250 millones de menores no saben leer ni escribir, a pesar de que han asistido a la escuela durante años. Esto constituye un fracaso trágico de nuestras aspiraciones en materia de educación para los jóvenes del mundo.

El poder de la fe ayuda a poner fin a la pobreza: Cinco conclusiones principales

Sonia Porter's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Comprender y aprovechar mejor el rol de la fe en el desarrollo se está convirtiendo en un área de creciente interés y de compromiso dentro del Grupo Banco Mundial. Cinco dirigentes de importantes organizaciones confesionales y religiosas participaron en nuestra sede en la ciudad de Washington el mes pasado en una dinámica mesa redonda con el presidente Jim Yong Kim acerca del papel fundamental que estas organizaciones y sus líderes pueden desempeñar para ayudar a poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030.

Pages