Syndicate content

crimen y violencia

¿Por qué nos negamos a ver el desarrollo y los avances humanos? Steven Pinker, de Harvard, tiene una explicación

Dani Clark's picture

Steven Pinker, de la Universidad de Harvard, pinta un cuadro esperanzador con datos. Él cree que una revolución humanitaria ha estado en curso durante generaciones. “Nuestra especie tiene una historia de violencia”, señaló el famoso sicólogo y escritor en el Banco Mundial, pero la humanidad es menos violenta de lo que ha sido en el pasado. Estamos viviendo la era más pacífica en toda la historia. Tomando como base su exitoso libro de 2011 “The Better Angels of our Nature: Why Violence Has Declined” (Los mejores ángeles de nuestra naturaleza: Por qué la violencia ha disminuido), Pinker mostró gráfico tras gráfico para probar esa afirmación.

¿Esclavitud avalada por el Estado? Abolida en todas partes. ¿Pena capital? Abolida en casi todos los lugares. En una gran mayoría de los países, ya no hay duelos, deportes sangrientos, tortura judicial, prisión para los deudores o caza de brujas. Y un “datito” muy interesante: la probabilidad de que una persona en Inglaterra sea asesinada en la actualidad es ínfima (1/50) en comparación con la Edad Media.

Democracia y crimen: Una antigua pregunta que espera nuevas respuestas

José Cuesta's picture
Esta página en: English | Français | العربية

Los recientes disturbios  y la violencia política ocurridos en todo el mundo han revivido una antigua pregunta, una tan simple que rara vez recibe una respuesta sencilla y convincente: La democracia ¿aviva o aplaca la violencia? Durante décadas, sociólogos, historiadores, politólogos, criminólogos y economistas han postulado numerosas asociaciones, que predicen casi cualquier resultado.

Nos centraremos en la relación de la democracia con el crimen. Se pronosticó que las democracias alimentarían la delincuencia (teoría del conflicto), la reducirían (teoría de la civilización), la aumentarían al principio y luego la disminuirían (perspectiva de la modernización), no tendrían ningún efecto (hipótesis nula), o tendrían un impacto impredecible en función del desarrollo de sus instituciones políticas (teoría de la ventaja comparativa).