Syndicate content

financiamiento ambiental

Semana del Clima: no perdamos de vista el objetivo

Mafalda Duarte's picture
Esta página en: Français
Fotoarte: Curt Carnemark /Arne Hoel / Banco Mundial

La presente Semana del Clima en Nueva York es un momento importante para recordar los últimos datos sobre los temas climáticos y los eventos relacionados que están causando importantes daños humanos, económicos y ambientales.
 
El mes pasado, se produjo otro récord de temperatura en el mundo. Según datos de la NASA, acabamos de vivir el mes de agosto más caluroso en toda la historia. Eso no es todo: julio fue el mes más caluroso registrado jamás. Esto no es una anomalía. El siglo XXI ha sido testigo de 15 de los 16 años más cálidos registrados hasta la fecha.
 

Financiamiento para abordar el cambio climático puede ayudar a crear un futuro con bajas emisiones de carbono y capacidad de adaptación

Rachel Kyte's picture

La semana pasada, cuando el enorme tifón Haiyan destruyó casas y ciudades y cobró miles de vidas en Filipinas, pudimos ver lo que será nuestro futuro en que habrá eventos climáticos más extremos.

Los científicos han advertido durante años que el calentamiento del planeta hará que el clima sea cada vez más severo y devastador. Esta certeza de los expertos ha hecho que el cambio climático se incorpore en la planificación, y el impacto lo podemos ver ahora con nuestros propios ojos. Este nivel de daños, con millones de personas afectadas, será cada vez más frecuente a menos que hagamos algo al respecto rápidamente.

Los negociadores de todo el mundo están aquí en Varsovia, con ocasión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima para analizar los factores que pueden impulsar medidas a nivel mundial.
No es demasiado complicado. Tenemos que determinar los precios adecuados, lograr que el financiamiento circule y trabajar donde más importa. Sin embargo, cada una de estas acciones requerirá voluntad política para poner nuestra ambición colectiva en una justa medida, por el bien de nosotros y de las personas de  Filipinas y las Islas del Pacífico, y las costas bajas de África y el Caribe que están directamente en peligro.