Syndicate content

migrantes

Ser más inteligentes en cómo reducir el costo de las remesas

Gloria M. Grandolini's picture
Esta página en: English | العربية | Français
El costo de enviar y recibir dinero ©Banco Mundial


Cuando un vendedor de frutas marroquí cierra su puesto cada noche en el mercado Porta Palazzo (en italiano) en Turín, Italia, piensa en cuánto dinero ganó ese día; qué monto puede enviar a su familia en Marruecos esa semana; cuánto costará mandar ese dinero, y qué cantidad de dirhams recibirán sus familiares.

Este vendedor de frutas es uno de los cerca de 250 millones de migrantes internacionales que envían dinero a casa para sus familias. Para muchas personas de los países en desarrollo, las remesas del extranjero son una fuente confiable y estable de ingresos que les ayudan a llegar a fin de mes.

En 2014, la Copa Mundial la van a ganar… ¡los migrantes!

Christian Eigen-Zucchi's picture
Esta página en: Русский
Esta página en: English | العربية

La Copa Mundial de Fútbol está comenzando en Brasil; ¡la larga espera terminó! Significa muchas cosas diferentes para miles de millones de personas alrededor del mundo que se reunirán a observar, evocando emociones intensas de orgullo y gloria o de humillación y ultraje nacionales. Los goles y las observaciones de los árbitros son recordados décadas más tarde, debatidos acaloradamente con la pasión por el “juego bonito”. Un aspecto clave de esta expresión de la globalización es que la mayoría de los jugadores son migrantes, ya sea jugando por sus equipos nacionales pero residiendo en otro país (como Lionel Messi, nacido en Argentina, quien vive en España y juega por Argentina), o jugando por un equipo nacional diferente de su país de nacimiento (como Diego Costa, nacido en Brasil, quien vive en España y juega por España), o ambos (como Miroslav Klose, nacido en Polonia, quien vive en Italia y juega por Alemania).