Syndicate content

Climate Change

Para cerrar el ‘círculo’ de la historia, un proyecto de realidad virtual regresa a su lugar de origen

Tom Perry's picture
También disponible en: English
Rupeni Vatugata, de 75 años, con su esposa Losena miran su relato incluido en el filme producido en realidad virtual. (Tom Perry/Banco Mundial)
Rupeni Vatugata, de 75 años, con su esposa Losena miran su relato incluido en el filme producido en realidad virtual. (Tom Perry/Banco Mundial)

Si tuviera que describir en esencia lo que hago, diría que narro historias sobre proyectos de asistencia que se llevan a cabo en la región del Pacífico.

Sin embargo, cuando pienso más detenidamente, veo que mi trabajo consiste más en generar empatía. Busco historias con las que las personas se sientan identificadas, y trato de transmitirlas lo mejor que puedo para provocar compasión, comprensión y, en última instancia, motivar a las personas a actuar de alguna manera.

Pero en esa afirmación falta algo. Mientras las personas cuentan sus historias, estamos —en gran parte inconscientemente— demasiado concentrados en la audiencia final, es decir las personas que verán, leerán o procesarán la información que relatamos.

Puesto de otra manera: en esa afirmación, ¿dónde se ubica la persona cuya historia tengo el privilegio de contar? Una vez que el último fotograma se filma, y el último audio se graba, transcribe y edita, ¿qué pasa con la persona que compartió su vida y nos contó su historia?

“Nos recuperaremos”: relatos desde Dominica tras el huracán María

Christelle Chapoy's picture


Ocho meses después de que el huracán María azotara la pequeña nación insular de Dominica, hogar de más de 73 000 personas en el cinturón de islas del Caribe oriental, está por comenzar otra activa temporada de huracanes que, según las predicciones de los expertos, será “casi normal o superior a lo normal”. Mientras recorríamos la isla, pudimos comprobar que la naturaleza está comenzando a recuperar terreno, la cubierta forestal está verdeando nuevamente, se han retirado los escombros y desperdicios, y las tiendas han vuelto a abrir sus puertas. Los niños han regresado a la escuela y lentamente la vida de las personas vuelve a la normalidad. El bullicio en las calles de Dominica un viernes por la noche es testimonio de la resiliencia y el espíritu de su población.
 

Abrir caminos para que el enfoque de la agricultura climáticamente inteligente sea “la nueva normalidad”

Martien van Nieuwkoop's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Agricultores en India se beneficiarán a medida que la agricultura climáticamente inteligente se amplía en todo el mundo. © ICRISAT
 © ICRISAT

La agricultura climáticamente inteligente, que alguna vez fue solo un tema de debate en las conferencias, constituye ahora una serie de medidas adoptadas por los agricultores, los trabajadores de extensión agrícola, la agroindustria y otras partes interesadas del sector de la agricultura.

En los últimos años, este enfoque agrícola que busca aumentar la productividad y la resiliencia y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) ha cobrado impulso a medida que se ha comprendido cuán importante es para el sistema alimentario. Prácticamente todos los representantes gubernamentales y agricultores que he conocido durante mis misiones de trabajo (por ejemplo, recientemente en Bangladesh, Nepal y Pakistán) (i) manifiestan un interés genuino en incorporar este enfoque en sus actividades diarias y en el sector de la agricultura. En la COP 23 en Bonn, se produjo un gran avance en el ámbito de la agricultura climáticamente inteligente, ya que se acordó que los países y las partes interesadas deben implementar acciones climáticas en las actividades agrícolas sobre el terreno.

Impulsar la energía limpia en un clima que cambia rápidamente

Abhishek Bhaskar's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Climate Investment Funds (CIF)
© Climate Investment Funds (CIF)

Cuando se trata del cambio climático, tenemos la oportunidad de escoger entre un titular terrible o uno más esperanzador, por diversas razones que suelen generar un amplio debate. Independientemente de cuál escojamos, la urgencia y la motivación para actuar nunca han sido tan claras.

Primero, el titular “se avecina el invierno”.

Los desafíos que enfrentamos debido al cambio climático jamás han sido tan inmediatos y reales. Según un nuevo pronóstico publicado por científicos del Servicio Meteorológico del Reino Unido, “es probable que la temperatura media anual en el mundo aumente 1 °C y llegue a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales durante los próximos cinco años (2018-2022). Existe también una pequeña probabilidad (alrededor del 10 %) de que el calentamiento global sea de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales (1850-1900) al menos un año en dicho periodo, aunque no se prevé que esto ocurra el presente año. Es la primera vez que se mencionan valores tan altos en estas proyecciones”.

En Senegal, se insta a invertir en la gente y en el planeta

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | Français | العربية



Este mes, durante tres días, Senegal —ubicado en África occidental— fue el centro de atención de los esfuerzos mundiales para combatir el cambio climático y mejorar la educación en un mundo que cambia rápidamente.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente senegalés, Macky Sall, copresidieron una conferencia en Dakar sobre la recaudación de recursos para la Alianza Mundial para la Educación (AME), una plataforma de financiamiento que ayuda a los países de ingreso bajo a aumentar tanto el número de niños que asisten a la escuela como el nivel de aprendizaje.

Líderes africanos y asociados intervinieron y anunciaron sus compromisos de proporcionar una educación que prepare a los niños para competir en la economía del futuro y que fomente el progreso socioeconómico.

La protección social para la adaptación se puede usar para enfrentar las crisis y reforzar la resiliencia

Michal Rutkowski's picture
Esta página en: English | العربية | Français
En un mundo con cada vez mayores riesgos, los sistemas de protección social ayudan a las personas y las familias a enfrentar las guerras civiles, los desastres naturales, el desplazamiento y otras crisis. © Farhana Asnap/Banco Mundial.

Las crisis se están convirtiendo en una nueva normalidad en el mundo de hoy. En los últimos 30 años, los desastres naturales causaron la muerte de más de 2,5 millones de personas y casi unos USD 4 billones en daños en el mundo. Los fenómenos naturales adversos provocaron, solo en 2017, pérdidas por unos USD 330 000 millones, convirtiéndose en el año más costoso en la historia. El cambio climático y los cambios demográficos, así como otras tendencias mundiales, podrían también crear riesgos de fragilidad. Actualmente, los conflictos generan el 80 % de las necesidades humanitarias, y se espera que la proporción de personas extremadamente pobres que viven en situaciones afectadas por conflictos aumente a más del 60 % en 2030.

Bicis Cero: Lo que aprendimos sobre las bicicletas compartidas sin anclajes durante #TTDC2018

Leonardo Canon Rubiano's picture
También disponible en: English
Las bicicletas sin anclaje suelen tener colores brillantes que las hacen fáciles de identificar.
© Montgomery County/Flickr
 


¿Cómo podemos aprovechar la economía digital para hacer que la movilidad sea más sostenible? Esta pregunta fue el enfoque principal de la conferencia Transforming Transportation (Transformando el transporte) de este año, que reunió a varios de los pensadores más creativos e innovadores en el mundo de la movilidad. Uno de ellos fue Davis Wang, CEO de Mobike, una startup originaria de China, pionera en el desarrollo de los sistemas de bicis compartidas sin anclaje, que a hoy está presente en más de 200 ciudades en 12 países. En su intervención, Wang planteó varios puntos sobre el futuro de las bicis compartidas sin anclaje, con lo que me motivó a escribir para continuar conversando sobre el futuro de los sistemas de bicis compartidas sin anclaje (BiCSA) y su potencial para convertirse en una nueva modalidad para el transporte urbano.
 
¿Qué son exactamente los sistemas de bicis compartidas sin anclaje (BiCSA)?

Popularizados en Beijing hace poco menos de dos años, los sistemas BiCSA se han extendido rápidamente por todo el mundo. En la Ciudad de Washington, Mobike y tres compañías más iniciaron un piloto con cerca de 2 mil bicis en septiembre de 2017.

Los ingredientes secretos para el éxito de la Nueva Agenda Urbana

Luis Triveno's picture
También disponible en: English
Photo: Lois Goh/ Banque mondiale


La historia más común de la modernidad, que abarca fronteras nacionales, culturales y religiosas, se trata de personas que se trasladan de las zonas rurales a las ciudades. Para el año 2030, el 80 % de la población mundial vivirá en zonas urbanas, persiguiendo el sueño de acceder a mejores empleos, educación y atención médica.

Sin embargo, en muchos casos ese sueño corre el riesgo de quedar reducido a un ensueño urbano, debido a los desastres naturales como los huracanes, los terremotos y las inundaciones, así como al cambio climático. Quienes trabajamos para ayudar a esas familias a encontrar un futuro mejor debemos enfocarnos más en las formas de apoyar los esfuerzos destinados a proteger sus vidas y sus medios de subsistencia.

En los 40 años transcurridos desde que se realizó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos (Hábitat I), los Gobiernos y los municipios de los distintos países emergentes y en desarrollo han demostrado que sus ciudades pueden ser no solo inclusivas y seguras, sino también resilientes y sostenibles. Sin embargo, a menos que puedan aumentar su velocidad y escala, es poco probable que logren los objetivos de la “Nueva Agenda Urbana” (PDF) y sus planes regionales, presentados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III) (i) en 2016.

Desde nuestra perspectiva de ayudar a los Gobiernos de América Latina y el Caribe, y como anticipo del Foro Mundial (i) que tendrá lugar en Kuala Lumpur (Malasia) en febrero, compartimos tres elementos clave necesarios para lograr ese objetivo:

12 vías para avanzar hacia un mundo climáticamente inteligente

Donna Barne's picture
También disponible en: English | Français  
Retrato de residentes de la aldea de pescadores de Jamestown, en Accra (Ghana), el 11 de octubre de 2015. Foto © Dominic Chavez/Banco Mundial.
Retrato de residentes de la aldea de pescadores de Jamestown, en Accra (Ghana), el 11 de octubre de 2015. Foto © Dominic Chavez/Banco Mundial.

Hace dos años, más de 180 países se reunieron con el fin de firmar el histórico Acuerdo de París para combatir el cambio climático. Con ello muchos esperaban mantener el calentamiento de la Tierra por debajo de 2 oC y colocar al mundo en un rumbo más sostenible.

Los Jefes de Estado y otros líderes se volverán a reunir en París el 12 de diciembre en la cumbre One Planet (Un Planeta) (i) para afirmar sus compromisos y encontrar maneras concretas de cumplirlos.

El tiempo apremia. Las temperaturas mundiales ya se han incrementado en más de 1  oC desde la era preindustrial. Los niveles de dióxido de carbono son los más altos de los últimos 800 000 años. Después de tres años de estabilidad, las emisiones mundiales han empezado a aumentar otra vez.

Pages