Syndicate content

Gobierno

La desigualdad extrema es síntoma de una sociedad fracturada

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文
© Curt Carnemark/World Bank


La desigualdad es un problema que enfrentan todos los países, sean estos pobres, ricos, o de situación intermedia. Cierto grado de desigualdad puede ser un subproducto temporal del crecimiento económico cuando no todos avanzan al mismo ritmo y al mismo tiempo. Pero cuando la mayoría de la gente sufre un estancamiento económico y social, la desigualdad representa una verdadera amenaza para el progreso de las personas y de países enteros.

Por esta razón, la desigualdad elevada y persistente no solo es moralmente incorrecta, sino también un síntoma de una sociedad fracturada. Puede conducir a una pobreza generalizada, asfixiar el crecimiento y provocar conflictos sociales. Es por ello también que los objetivos del Banco Mundial no consisten únicamente en poner fin a la pobreza, sino además en promover la prosperidad compartida.

Un maná de oportunidades: La gestión de activos inmobiliarios públicos como herramienta para el buen gobierno

Eguiar Lizundia's picture

También diponible en English

 María Fleischmann / Banco Mundial
Obras públicas en la Sexta Avenida, zona 1, junto al  Palacio Nacional, Ciudad de Guatemala, Guatemala. Foto: María Fleischmann / Banco Mundial

¿Sabes cuánto valen en tu país los edificios gubernamentales, las tierras de titularidad pública y otros activos inmobiliarios propiedad del estado? De acuerdo con algunos datos publicados en los últimos años, mucho. Un estudio del FMI de 2013 estimaba que los activos no financieros del estado representan de media un 67 por ciento del PIB de una selección de 32 países.

Se clama por el buen gobierno tanto en el fútbol como en la lucha contra la pobreza

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Children playing football in Timor-Leste. © Alex Baluyut/World Bank


​La investigación, acusación y detención de varios funcionarios de la FIFA envía un mensaje simple y poderoso: no importa cuán intocable parezca ser una entidad, en el mundo actual ninguna organización, empresa o Gobierno es inmune al escrutinio público y la aplicación de la ley cuando se trata de denuncias de fraude y corrupción. Tolerar la corrupción como un “costo de hacer negocios” está pasando rápidamente de moda.

El Banco Mundial hace grandes esfuerzos en su lucha contra la pobreza por inclinar la ecuación en favor de los negocios limpios. Investigamos y hacemos responsables a los autores cuando recibimos denuncias de irregularidades en los proyectos. Desde que comenzamos esta tarea, hemos sancionado a más de 700 empresas y personas por conductas indebidas en nuestros proyectos. La mayor parte de estas sanciones implica alguna forma de inhabilitación, haciendo que las personas y las empresas no puedan ser elegidas para presentar ofertas en futuros contratos financiados por el Banco. Recientemente, hemos publicado un examen actualizado (i) de nuestra labor relacionada con la investigación y la adjudicación de casos de fraude y corrupción, y esto muestra que es posible combatir la corrupción de una manera eficiente, eficaz y justa.

Un movimiento mundial contra la corrupción ¡está ocurriendo ahora!

Leonard McCarthy's picture
Esta página en: Français | العربية

También disponible en: English

Si se presta atención a los titulares de las últimas semanas, no se puede ignorar que los esfuerzos por combatir la corrupción están teniendo buenos resultados. Hace una década, el éxito era un privilegio de las sociedades que —en virtud de los logros democráticos— podían reclamar el derecho de pedir que los funcionarios públicos rindieran cuentas de sus actos. Hoy en día, no es fácil salirse con la suya cuando se cometen actos de corrupción. Ni siquiera cuando el autor es una gran multinacional, un alto funcionario gubernamental o una institución con millones de seguidores en todo el mundo.

Dentro de nuestra red —la Alianza Mundial de Enemigos de la Corrupción creada por el Banco Mundial— (i) nos sentimos optimistas respecto de todo lo que está sucediendo para apoyar nuestra misión, que es garantizar que cada dólar destinado al desarrollo se gaste con integridad. Cuando vamos al trabajo cada día, la prioridad es cómo prevenimos que sucedan cosas indebidas. Para lograr esto, en el Grupo Banco Mundial estamos actualizando continuamente nuestras técnicas de investigación, (i) nuestro asesoramiento en materia de prevención; (i) estamos haciendo seguimiento a los estándares de cumplimiento (PDF, en inglés) de las entidades inhabilitadas, (i) y colaborando con asociados, como los bancos multilaterales de desarrollo, (i) los organismos nacionales encargados de hacer cumplir la ley y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) (i) para fortalecer este nuevo movimiento mundial contra la corrupción. Es fundamental que este impulso continúe para apoyar el cambio a una escala mundial.

Sin duda, enfrentamos algunos desafíos en el camino, unos más complejos que otros, pero ninguno que no se pueda superar. En el ejercicio del año pasado, (i) el Grupo Banco Mundial evitó que se otorgaran aproximadamente US$138 millones, en 20 contratos, a empresas (PDF, en inglés) que habían intentado incurrir en conductas indebidas. Este es un avance que no se podría haber logrado sin años de experiencia en investigación, (i) invertidos en la recopilación de pruebas y patrones de conductas indebidas, y en el proceso de documentación de las enseñanzas aprendidas.

Hoy en día, estamos en condiciones de apoyar a los equipos de proyectos para que hagan intervenciones más inteligentes basadas en el riesgo. Ya sea en el diseño, la supervisión y/o la evaluación de un proyecto, nuestro equipo heterogéneo de investigadores y especialistas forenses o en prevención ofrece una interpretación sólida de las señales de alarma, las conductas inusuales o extrañas de los contratistas, además de una respuesta eficaz a las denuncias de conductas indebidas que puedan afectar a los proyectos financiados por el Banco Mundial.

El derecho de toda persona de ser reconocida

Sri Mulyani Indrawati's picture
Esta página en: العربية | English | 中文 | Français

 Simone D. McCourtie / World Bank

En 1996, cuando Jim Wolfensohn (i) era presidente del Grupo Banco Mundial, (i) él declaró que el “cáncer de la corrupción” debía combatirse de manera muy similar a como se combate la pobreza, el hambre y las enfermedades. Pese a que investigaciones recientes han demostrado que las instituciones públicas deficientes y las políticas económicas distorsionadas son un caldo de cultivo de prácticas corruptas, muchos consideraban que la corrupción no era un asunto económico, sino político. Este problema debía dejarse en manos de los Gobiernos, y no de los expertos en desarrollo.

Los recursos hídricos se encuentran en un momento crítico

Junaid Kamal Ahmad's picture
Esta página en: العربية | Français
También en: Inglés


Entre los asuntos mundiales, el sector del agua está llegando a un momento crítico. Durante las próximas dos décadas, los esfuerzos en el mundo encaminados a lograr la seguridad alimentaria y energética y la urbanización sostenible crearán una demanda sin precedentes de agua.

Nuestro mundo es un mundo donde los sectores de la agricultura y de la energía necesitan agua y compiten con las necesidades de recursos hídricos de las ciudades. Al mismo tiempo, el cambio climático puede potencialmente empeorar la situación al aumentar el estrés por la escasez de agua así como también los fenómenos meteorológicos extremos. Por lo tanto, el vínculo entre el agua y el clima ya no puede ser más un tema secundario en las conversaciones mundiales sobre el clima. Todo esto está ocurriendo mientras el importante esfuerzo por alcanzar el acceso universal a los servicios de agua y saneamiento —a pesar de los impresionantes avances en las últimas décadas— sigue siendo un programa inconcluso.

Cómo puede el mundo detener los flujos financieros ilícitos

Bertrand Badré's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Bajo el peso de grandes expectativas y el foco de las cámaras de televisión, los delegados se reunieron la semana pasada en la Tercera Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo en Addis Abeba.

Líderes de todo el mundo y representantes de la sociedad civil y el sector privado intercambiaron ideas sobre la financiación de los ambiciosos objetivos de desarrollo sostenible. (i) La conversación representó un cambio de paradigma con relación a nuestra manera de pensar acerca del desarrollo. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, habló de un mundo “en el que la población mundial sigue creciendo y existe una mayor limitación  de recursos”, y en consecuencia, en el que “el financiamiento del desarrollo necesita un reinicio”.

¿Qué haría usted con la oportunidad de tener acceso a la información del Banco Mundial?

Cyril Muller's picture
 
Ver infografía completa aquí.


Una nueva etapa en términos de apertura comenzó hace cinco años el 1 de julio de 2010 cuando el Banco Mundial dio a conocer su Política de Acceso a la Información  (AI), la cual da acceso a toda la información que está en poder del Banco que no se encuentra en una lista de excepciones. La política ha sido un elemento catalizador y ha creado un ecosistema de iniciativas que promueven la transparencia, (i) y destinadas a poner a disposición del público la información y los datos del Banco Mundial. Desde 2010, el Banco ha aplicado los principios que sustentan la AI a iniciativas complementarias, como los Datos de libre acceso, el Repositorio Abierto de Conocimiento, (i) los Datos financieros de libre acceso, y el movimiento sobre la Contratación abierta, (i) entre otras. La serie de proyectos en materia transparencia e innovación incluso se extiende más allá de de las iniciativas mencionadas para incluir la visión del Banco Mundial sobre el Gobierno abierto. (i)
 
Los enfoques relativos a la apertura son primordiales para el desarrollo. Si bien es cierto que el acceso a la información y la tecnología son importantes para el proceso de desarrollo, ellos son solo una parte de la ecuación en la búsqueda de soluciones. Un elemento crucial de este proceso recae en los ciudadanos del mundo, quienes pueden —y lo hacen— utilizar la información y los datos para hacer participar y mejorar sus comunidades.

Rousseau no habrá sido el primero ni el último en negociar un "contrato social"

Mehrunisa Qayyum's picture
Esta página en: English | Français | العربية
Repetición del Evento: Crear puestos de trabajo y mejorar los servicios: Un nuevo contrato social en el mundo árabe



"El 50 % de los ciudadanos del mundo árabe está desconforme con los servicios públicos del lugar donde vive", según una encuesta del Banco Mundial que dio lugar a que se celebraran, no una, sino dos sesiones sobre la cuestión en las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. De modo que no fue una coincidencia que surgiera el meme #BreaktheCycle (#RomperelCiclo) en otro panel de Oriente Medio y Norte de África (MENA), (i) “Crear empleo y mejorar los servicios: Un nuevo contrato social en el mundo árabe”, (i) en el que también se reexaminó el tema del contrato social en los países tanto importadores como exportadores de petróleo.

Últimos datos muestran el crecimiento y los desafíos de la participación privada en proyectos de infraestructura

Clive Harris's picture

 

Participación privada en proyectos de infraestructura
Participación privada en proyectos de infraestructura.


Los compromisos de inversión en proyectos de infraestructura con participación privada bajaron un 24 % en 2013 con respecto al año anterior. Debería ser una buena noticia que la información del primer semestre de 2014 –publicada recientemente en la base de datos sobre participación privada en infraestructura (PPI, por sus siglas en inglés) (i) del Grupo Banco Mundial, que cubre los sectores de energía, agua y saneamiento, y transporte– muestre un aumento de un 23 % en comparación con el primer semestre de 2013, con inversiones por un monto total de US$51 200 millones.

Sin embargo, una mirada de cerca (i) revela que este crecimiento se debe en gran medida a los compromisos en América Latina y el Caribe, y más concretamente en Brasil. De hecho, sin incluir a este país, el total de la inversión privada en infraestructura disminuye a US$21 900 millones, o sea, un 32 % más bajo que en el primer semestre de 2013. Durante el primer semestre de 2014, Brasil dominó el panorama de las inversiones con un monto de US$29 200 millones, equivalente al 57 % del total mundial.

Pages