Syndicate content

Salud, nutrición y población

El entretenimiento educativo cambia la manera en que abordamos el desarrollo

Arianna Legovini's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Entretenimiento educativo : Cambiando las percepciones de la gente
 

Mejorar la vida de las personas no es solo proveer servicios. Este objetivo requiere la participación de las personas en el ámbito del desarrollo, demandando servicios y productos que agreguen valor a sus vidas y teniendo comportamientos conducentes a un mayor bienestar personal. La promoción de la salud y la prevención de enfermedades es un ejemplo concreto.

En un taller de evaluación del impacto en el VIH, que realizamos en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en 2009, escuché a Nancy Padian, investigadora médica del Women’s Global Health Imperative (i) que presentó un análisis sistemático de ensayos de control aleatorios para probar la eficacia de las campañas de prevención del VIH.

En el estudio (i) se explicó cómo tres docenas de campañas de prevención del VIH no habían logrado cambiar el comportamiento sexual ni reducir la incidencia del VIH.

Esta presentación nos dio que pensar. El estudio descartó las campañas comunicacionales como un medio eficaz para cambiar las conductas y disminuir el ritmo de la epidemia del VIH.

Un examen más detenido reveló que las campañas carecían de historias inspiradoras, y se difundían a través de medios anticuados y poco interesantes, como carteles y folletos.

La pregunta que nos hicimos entonces fue: ¿podemos hacer esto de otra manera?

El enfoque “Una salud” es fundamental para eliminar los riesgos para la salud humana, animal y ambiental

Juergen Voegele's picture
También disponible en: English | Français 
 
Foto: © Trevor Samson / Banco Mundial


Como muchos, nos sentimos aliviados en noviembre del año pasado cuando el Gobierno de Madagascar y la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaron que el brote de peste neumónica o pulmonar había sido contenido en ese país. La peste es una enfermedad causada por la bacteria Yersinia pestis, (i) que la transmiten normalmente los roedores a través de las pulgas que los parasitan, pero también se puede transmitir de persona a persona. Desde el inicio del brote a principios de agosto de 2017, se informaron 2300 casos humanos de peste, que condujeron a 207 muertes (actualización de la OMS). (PDF, en inglés) La OMS instó a realizar una vigilancia continua hasta el final de la temporada de la peste a fines de abril, ya que es posible que se produzcan más casos de peste bubónica que podrían provocar un resurgimiento de la peste pulmonar. El presidente de Madagascar también se comprometió a establecer una “unidad de peste” permanente a nivel de la oficina del primer ministro para trabajar en la erradicación de la plaga, dado que la experiencia nos indica que abordar los riesgos en la interfaz de la salud humana, animal y ambiental es un desafío.

La agricultura podría ofrecer soluciones contra la obesidad, un problema creciente de malnutrición

Aira Htenas's picture
También disponible en: English | Français 

El aumento de la tasa de obesidad es noticia y hay un mayor reconocimiento de la importante función que cumplen la agricultura y los sistemas alimentarios en esta epidemia. Como economistas agrarios que tenemos interés en la nutrición humana, quisimos averiguar cómo se entrelaza todo esto, entender de qué manera la agricultura y los sistemas alimentarios forman parte del problema y parte de la solución. Mientras realizábamos las investigaciones para un informe reciente, (i) algunos datos nos llamaron la atención.

Antes de pasar a lo que encontramos, es importante señalar que la mayoría de los países en desarrollo se enfrenta a la “doble carga de la malnutrición”. Soportan los costos y los desafíos del sobrepeso y la obesidad, y al mismo tiempo luchan contra las elevadas tasas de desnutrición, dos formas que habitualmente se vinculan con la deficiencia de micronutrientes. Vale aclarar que la malnutrición abarca la sobrealimentación, la desnutrición y la deficiencia de micronutrientes.
 

Ser parte de la generación que pone fin a la mutilación genital femenina

Sandie Okoro's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© UNFPA
© UNFPA

La mutilación/ablación genital femenina es una realidad cotidiana para millones de niñas y mujeres en todo el mundo. Ya no me sorprende cuando una mujer me confía que ha sido “cortada”, o me cuenta sobre las consecuencias con las que tiene que vivir. Hace poco, tuve el privilegio de reunirme con sobrevivientes de esta práctica que son también activistas, y están luchando para eliminarla en el curso de una generación. Esto me recordó que una persona puede marcar la diferencia en la eliminación de la mutilación/ablación genital femenina.

Con ocasión del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, el 6 de febrero, apoyamos el movimiento #EndFGM (Fin a la mutilación genital femenina), encabezado por una sobreviviente, y que cobra ímpetu y fuerza en todo el mundo.

La mutilación/ablación genital femenina, conocida como “corte”, es una forma de violencia que afecta al menos 200 millones de niñas y mujeres por todo el mundo. Alrededor de 6000 mujeres y niñas son víctimas de mutilación genital a diario, padeciendo consecuencias prolongadas e irreversibles durante toda su vida.

La práctica se relaciona estrechamente con el fin de la pobreza extrema; las niñas que la sufren tienen mayores probabilidades de ser obligadas a casarse a temprana edad y de ser pobres y permanecer pobres, y menos probabilidades de tener acceso a educación. Más allá de los datos y las estadísticas, investigadores han indicado que la mutilación genital femenina priva a las mujeres de tener una buena salud sexual y psicológica.

¿Qué desvela al presidente del Banco Mundial?

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Habitantes del pueblo de Kashadaha visitan la Escuela Kashadaha Anando ubicada en dicha aldea de Bangladesh. © Dominic Chavez/Banco Mundial.
Habitantes del pueblo de Kashadaha visitan la Escuela Kashadaha Anando ubicada en dicha aldea de Bangladesh.
© Dominic Chavez/Banco Mundial.


La reunión anual del Foro Económico Mundial (i) de este año se realiza en medio de buenas noticias para la economía mundial. Como dijimos en la edición de este mes del informe Perspectivas económicas mundiales, el Banco Mundial pronostica que, por primera vez desde la crisis financiera, la economía mundial funcionará a plena capacidad o próxima a ella. Esperamos que en las economías avanzadas el crecimiento se modere ligeramente, pero que en los mercados emergentes y los países en desarrollo el crecimiento se consolide hasta alcanzar el 4,5 % este año.

Esforzándose por invertir en la gente: el éxito del Perú en la superación de la crisis de retraso del crecimiento infantil

Carlos Ferreyra's picture
También disponible en: English | Français | العربية 


Claudia y Olga tienen motivos para estar orgullosas. Estas dos mujeres, junto con varios padres de su comunidad comenzaron una revolución hace 16 años. Dejaron en claro que el lugar de nacimiento o la situación socioeconómica de un niño no tiene porqué determinar su destino. Todos sus esfuerzos se vieron guiados por un mandato: acabar con la malnutrición crónica y garantizar que los niños afianzaran un buen comienzo de su existencia en los primeros 1000 días de vida.

Y si bien Claudia y Olga habrían dado inicio al movimiento, la eficacia del Perú en la reducción del retraso del crecimiento infantil fue posible gracias a los esfuerzos incansables y estratégicos del Gobierno e innumerables asociados.

En estos momentos, en el mundo hay 155 millones de niños con retraso del crecimiento (baja estatura en relación con la edad), y en consecuencia se ven privados de su derecho a crecer, progresar en la escuela y, en última instancia, ayudar a sus países a alcanzar la prosperidad económica. Empero, en algunas aldeas remotas de las regiones andinas del Perú, cientos de miles de niños están creciendo más en altura y gozando de mejor estado de salud que nunca.

Me crié en una de las ciudades más tóxicas del mundo

Lemmy Kapinka's picture
También disponible en: English | العربية | 中文



Crecí en Kabwe, un hermoso lugar de la región central de Zambia que en el pasado fue una de las principales ciudades mineras del mundo. En la actualidad es más conocida como uno de los lugares más contaminados del planeta debido a la intoxicación por plomo. 

Antes de que yo naciera, mi padre y mi madre se trasladaron de un pueblo ubicado en la zona central de Rodesia del Norte —como se llamaba Zambia en esa época— a Broken Hill, una ciudad que pasó a llamarse Kabwe después de la independencia. Kabwe se encuentra en el medio de la Provincia Central de Zambia, a unos 160 km de Lusaka, la capital del país.

Broken Hill era famosa por la minería de plomo y zinc, y trabajar en las minas era uno de los empleos más prestigiosos que se podía tener en ese tiempo. Nos sentíamos privilegiados en comparación con otras familias de los alrededores. Por ejemplo, yo asistía a la escuela con zapatos, mientras que la mayoría de mis amigos iban descalzos.

Las lesiones y muertes por accidentes de tránsito prevenibles frenan el desarrollo de los países

Patricio V. Marquez's picture
También disponible en: English | Français
 



Uno de nosotros estaba leyendo un diario en las vacaciones y se encontró con un artículo que relataba una historia bastante común: “Choque de vehículos deja trágico saldo de muertos en una carretera de montaña”. (i) El accidente, ocurrido en Perú, causó 51 muertes como resultado de la caída de uno de los vehículos —un autobús— al precipicio. Muchas de las personas que fallecieron regresaban a Lima después de celebrar el feriado de Año Nuevo con familiares que vivían en las afueras de la ciudad.
 
La triste realidad es que estos eventos trágicos son habituales en distintas partes del mundo. De acuerdo con datos de 2015 de la Organización Mundial de la Salud, cada año 1,25 millones de personas mueren en calles y carreteras de todo el mundo, y entre 20 millones y 50 millones resultan gravemente heridas. El saldo humano es visible, aunque no se registre en su totalidad, pero los costos intangibles que impactan negativamente en las sociedades y las economías en general no se reflejan en las estadísticas nacionales. Está demostrado que resulta difícil obtener datos y pruebas acerca del costo económico y social de los accidentes de tránsito para contribuir a la formulación de políticas sobre seguridad vial, especialmente en los países en desarrollo.

La salud y la riqueza de las naciones

Jim Yong Kim's picture
También disponible en: English
© Dominic Chavez/Banco Mundial



Hace más de 20 años, atendí a un joven llamado Melquíades Huaya Ore en Carabayllo, Perú, que tenía tuberculosis multirresistente. Según la concepción tradicional de ese momento, tratar a los pacientes pobres como él con los mismos medicamentos que se utilizaban en los países ricos era insostenible, demasiado caro y no valía la pena el esfuerzo.

En contra de todos los consejos, hallamos la manera de llevar los medicamentos y, con la ayuda de un grupo de trabajadores sanitarios comunitarios muy dedicados, pudimos tratar con éxito a Melquíades. Me alegra contar que hoy en día es contador en Perú y está prosperando.

La experiencia y las evidencias nos muestran que no hay receta mejor para la salud, la riqueza y la seguridad que un sistema de atención sanitaria que brinde a todas las personas la misma cobertura.

Sin salud para todos, no podremos poner fin a la pobreza en 2030

Tim Evans's picture
También disponible en: English



Todas las personas tienen derecho a recibir servicios de salud esenciales de calidad sin tener que sufrir dificultades financieras cuando se enferman debido a los gastos médicos que deben pagar. Este simple pero poderoso principio apoya el cada vez mayor movimiento hacia la cobertura sanitaria universal (CSU), que ahora constituye un compromiso mundial en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Pages