Syndicate content

Tecnologías de la información y de la comunicación

La tecnología puede ayudar a los trabajadores a salir de la trampa de la informalidad

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Women stitch handicrafts at Everest Fashion Fair Craft in Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/World Bank
Mujeres hacen trabajos artesanales en una feria de artesanía en Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/Banco Mundial

Hoy existe una gran preocupación por la tecnología y cómo cambiará la manera en que trabajamos. La verdad es que nadie sabe con certeza qué va a pasar: lo único cierto es la incertidumbre. ¿Cómo entonces deberíamos prepararnos para empleos que aún no existen?

Nuestro punto de partida es ocuparnos de lo que sabemos, y del mayor desafío que enfrenta el futuro del trabajo y que ha enfrentado por décadas. Esto es el gran número de personas que a diario realizan trabajos ocasionales, y que no saben si van a tener un empleo la semana siguiente (ni mucho menos los meses o años próximos) y que no pueden planificar con antelación para darles a sus hijos lo que necesitan. A esto lo llamamos la economía informal y, como con tanto otro lenguaje seudotécnico que impone barreras, la frase no transmite la lamentable situación que afecta a millones de trabajadores y sus familias en todo el mundo.

El uso de la tecnología funciona para solucionar los problemas de los pobres; simplemente tenemos que hacerlo bien

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© Sarah Farhat/Banco Mundial

Siempre que viajo, uno de los signos alentadores que observo es la diferencia que está marcando la tecnología en la vida de millones de personas marginadas. En la mayoría de los casos, esto sucede a pequeña escala, sin atraer la atención y de cientos de maneras diferentes, mejorándose silenciosamente las oportunidades de progreso denegadas a las comunidades remotas, las mujeres y los jóvenes.

Y debido a que esto pasa desapercibido, me atrevo como optimista que soy a insinuar que estamos en el inicio de algo importante, un lento “tsunami” de cosas positivas. Permítame mencionarle algunas de las razones por las que creo esto.

La brecha de género en la inclusión financiera se mantendrá: tres medidas para reducirla

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Marie Hortense Raharimalala visita un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. Utiliza la huella digital biométrica para su identificación. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional
Marie Hortense Raharimalala usa un sensor de huellas digitales para identificarse durante una visita
a un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional.

Abrí mi primera cuenta bancaria en 1987 cuando empecé a estudiar en la London School of Economics. Este paso aparentemente pequeño significó que pude administrar mis propias finanzas, gastar mi propio dinero y tomar mis propias decisiones financieras. Me dio libertad para decidir por mí misma.

En todo el mundo, 980 millones de mujeres aún no tienen esa libertad financiera. Y, de manera preocupante, la situación pareciera que no mejora. Nuestra base de datos Global Findex (i) muestra que, si bien cada vez más mujeres abren cuentas bancarias en el mundo, todavía existe una brecha de género de 7 puntos porcentuales que no ha variado desde 2011.

El futuro del transporte ya está aquí. ¿Estamos preparados?

Stephen Muzira's picture
También disponible en: English

La tecnología está transformando el transporte a una velocidad y una escala difíciles de asimilar. Los sistemas de transporte del mañana estarán conectados y basados en datos, serán eléctricos y altamente automatizados y los servicios serán compartidos y a pedido. Las ideas avanzan velozmente desde el concepto, la investigación y diseño, y el banco de pruebas, hasta su adopción inicial y, finalmente, su aceptación masiva. Y, según las proyecciones, el ritmo de innovación continuará acelerándose.

Se prevé que los vehículos autónomos constituirán alrededor del 25 % del mercado mundial en 2040. (i) En Dubái, ya se están probando los taxis aéreos. (i) Para 2020, los drones de carga (i) serán más económicos que las motocicletas para el reparto de pedidos. Para 2021 están previstos tres sistemas Hyperloop. (i) Los trenes de levitación magnética (i) ya operan en Japón, Corea del Sur y China, y se están construyendo o se planifica usarlos en Europa, Asia, Australia y Estados Unidos. Gracias a la utilización de la tecnología de cadena de bloques (i) para racionalizar los procedimientos de embarque de exportaciones, se han reducido los tiempos de procesamiento y gestión de los documentos básicos, lo que ha aumentado la eficiencia y la fiabilidad.

Hacia una economía más inclusiva y conectada

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial

Si bien algunos estudios (PDF, en inglés) pronostican que la automatización eliminará empleos a un ritmo vertiginoso, las tecnologías disruptivas pueden también generar nuevos tipos de trabajo. En nuestro documento provisional del próximo Informe sobre el desarrollo mundial 2019, titulado The Changing Nature of Work (La naturaleza cambiante del trabajo), (PDF, en inglés) se señala que en el siglo pasado los robots han creado más trabajos que los que se han eliminado. La capacidad de la tecnología de producir cambios exponenciales en la forma en que vivimos, trabajamos y nos organizamos nos hace preguntarnos constantemente en el Grupo Banco Mundial: ¿cómo podemos adaptar las habilidades y los conocimientos actuales con los empleos del futuro?
 
Una respuesta es aprovechando la revolución de los datos para apoyar nuevas vías hacia el desarrollo. Alrededor de 2,5 trillones de bytes de datos se generan todos los días en los teléfonos móviles, sensores, plataformas digitales y otras fuentes. Cuando los datos se usan para ayudar a las personas a adaptarse a la economía que se apoya en la tecnología, esto puede contribuir de manera muy significativa al objetivo de poner fin a la pobreza extrema y la desigualdad. Las empresas tecnológicas, por muy bien intencionadas que sean, no pueden hacer esto por sí solas.

Usar los macrodatos y el internet de las cosas para ayudar a poner fin a la pobreza

Jim Yong Kim's picture
También disponible en: English


La mayoría de nosotros ha sido bombardeado con visiones fantásticas del futuro, según las cuales no necesitaremos caminos, las máquinas se ocuparán de todas nuestras necesidades y un doctor podrá reemplazar el corazón humano por uno creado con una impresora 3D.

Ese tiempo se avecina. Vemos que los teléfonos inteligentes son cada vez más comunes, incluso en los países más pobres, y nos encontramos en el umbral de una nueva época, durante la cual la tecnología ayudará a solucionar algunos de los principales desafíos mundiales. ¿Pero la pobreza será uno de ellos?

Desmitificar las tecnologías de identificación digital

Luda Bujoreanu's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© iStock

Más de 1100 millones (i) de personas en el mundo no tienen un documento oficial para probar su identidad. En este contexto, innumerables tecnologías avanzan a un ritmo sin precedentes y cada vez son más asequibles, permitiendo a los países dejar atrás métodos del pasado que se basan en documentación impresa. Sin embargo, comprender y mantenerse al día con los numerosos avances y tecnologías –especialmente relevantes para los sistemas de identificación digital— está llegando a ser un desafío. La iniciativa Identificación para el Desarrollo (IDpD) (i) da a conocer un nuevo informe titulado Panorama tecnológico (PDF, en inglés) en que se proporciona una descripción general de las tecnologías actuales y las nuevas tendencias tecnológicas en el ámbito de la identidad digital.

Ya sea que un país se encuentre mejorando los sistemas de identificación existentes o esté implementando nuevos sistemas desde cero, las distintas opciones tecnológicas, cuando se eligen y se aplican de manera apropiada, pueden ampliar la adopción y la validación de la Identificación para el Desarrollo (#ID4D) y ayudar así a llegar a los miles de millones de personas que no cuentan con una identificación. Los tipos de tecnologías que se seleccionen pueden también facilitar que los sistemas de identificación generen beneficios concretos en distintas esferas, como la inclusión financiera, los servicios de salud y la protección social, para los más pobres y los más vulnerables. El informe Panorama tecnológico de la iniciativa #ID4D nos recuerda que se deben considerar factores adicionales y medidas de mitigación de riesgos cuando se opta por ciertas tecnologías de identidad digital. Entre dichos factores y medidas se pueden mencionar la necesidad de proteger los datos y la privacidad, la disponibilidad de estándares (PDF, en inglés) abiertos y la neutralidad de los proveedores, todo lo que debe ir a la par con los contextos culturales, la viabilidad económica y las limitaciones de infraestructura.

En Senegal, se insta a invertir en la gente y en el planeta

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | Français | العربية



Este mes, durante tres días, Senegal —ubicado en África occidental— fue el centro de atención de los esfuerzos mundiales para combatir el cambio climático y mejorar la educación en un mundo que cambia rápidamente.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente senegalés, Macky Sall, copresidieron una conferencia en Dakar sobre la recaudación de recursos para la Alianza Mundial para la Educación (AME), una plataforma de financiamiento que ayuda a los países de ingreso bajo a aumentar tanto el número de niños que asisten a la escuela como el nivel de aprendizaje.

Líderes africanos y asociados intervinieron y anunciaron sus compromisos de proporcionar una educación que prepare a los niños para competir en la economía del futuro y que fomente el progreso socioeconómico.

¿Pueden las criptomonedas y la tecnología de cadena de bloques ayudar a combatir la corrupción?

Enrique Aldaz-Carroll's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Pixbaby/Creative Commons
© Pixbaby/Creative Commons

La cadena de bloques (blockchain) y las criptomonedas similares a Bitcoin podrían transformar la manera en que efectuamos pagos y hacemos negocios. También son tecnologías muy prometedoras como método para combatir la corrupción.

Los avances tecnológicos han permitido acrecentar extraordinariamente la rendición de cuentas y la transparencia en las finanzas públicas para reducir la corrupción. Por ejemplo, si un Gobierno decide construir un camino, ahora puede determinar cómo se gasta cada dólar, identificar a todos los usuarios de los fondos y asegurarse de que únicamente quienes están autorizados a gastar dinero lo hagan para los fines previstos originalmente y dentro del plazo permitido. Las investigaciones sobre fraude y corrupción que ahora demoran un promedio de 15 meses (i) podrían realizarse simplemente pulsando un botón y a una fracción del costo. Lo que es más importante, este tipo de seguimiento financiero desalentaría los sobornos en el sector público, que oscilan entre los USD 1,5 billones y USD 2 billones anuales, es decir, aproximadamente el 2 % del PIB mundial. (PDF, en inglés) Ello, a su vez, intensificaría el impacto en el desarrollo. Todo lo que se necesitaría sería adoptar una criptomoneda y usar software de cadena de bloques.

Pages