Syndicate content

Trabajo y protección social

Las tareas rutinarias pueden ser cómodas, pero también pueden eliminar empleos

Hernan Winkler's picture
También disponible en: English | Français 
La rápida adopción de tecnologías digitales tiende a beneficiar a los trabajadores que cuentan con habilidades que son difíciles de reemplazar por un computador, tales como la creatividad, las habilidades interpersonales o el liderazgo. Foto: Sarah Farhat/Banco Mundial.


En la naturaleza cambiante del empleo, los diplomas son importantes, pero las habilidades son inestimables.

Para ser maestro en Noruega quizás se necesiten habilidades muy diferentes que para ser maestro en África, aun cuando el cargo sea el mismo. Por ejemplo, mientras los profesores en el mundo desarrollado necesitan tener habilidades digitales o dominar idiomas extranjeros, estos atributos quizás no sean tan esenciales para ser un maestro efectivo en el resto del mundo.

Los desafíos en materia de empleo son mayores que nunca en los países más pobres

Akihiko Nishio's picture
Esta página en: English | Français | 日本語 | العربية


Durante la próxima década, cerca de 600 millones de personas buscarán empleo, principalmente en los países más pobres del mundo. Solo la región de Asia meridional tendrá que crear más de 13 millones de trabajos cada año para mantener el ritmo de su crecimiento demográfico. En África al sur del Sahara, a pesar de tener una población menor, el reto será aún mayor: se deberán crear 15 millones de empleos anuales.

Los desafíos en materia de empleo también preocupan en la actualidad, lo que hace la situación aún más compleja. Muchas personas en los países más pobres trabajan en empleos informales, mal remunerados y menos productivos, que suelen estar fuera de la economía formal y sujeta a impuestos. Y como la urbanización continúa, decenas de migrantes internos buscan trabajo, pero no pueden encontrar empleos de calidad y asalariados, ni tienen las habilidades que demandan los mercados. Como resultado, numerosas personas quedan al margen de la economía y no pueden contribuir al crecimiento de sus países.

Día Internacional de la Juventud: cinco jóvenes inspiradores que deberías seguir en las redes sociales

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文
© Dominic Chavez/Corporación Financiera Internacional

Los jóvenes son el motor del cambio. Empoderarlos y proporcionarles las oportunidades adecuadas puede dar origen a un conjunto infinito de posibilidades. Pero ¿qué pasa cuando los jóvenes menores de 25 años —que representan el 42 % de la población mundial— no tienen espacios seguros donde progresar?

Según las Naciones Unidas, 1 de cada 10 niños en el mundo vive en zonas de conflicto y 24 millones no van a la escuela. La inestabilidad política, los desafíos del mercado de trabajo y el limitado espacio para la participación cívica y política han llevado a un mayor aislamiento de los jóvenes.
 
Es por este motivo que el tema de este año del Día Internacional de la Juventud, establecido por las Naciones Unidas, pone énfasis en los “espacios seguros para los jóvenes”. Estos son espacios en que la juventud puede expresar sus opiniones, participar en deportes y otras actividades recreativas, interactuar virtualmente con cualquier persona en el mundo y encontrar un refugio, en particular los jóvenes más vulnerables.

¿Debería quedarme o debería irme? Cómo las transferencias en efectivo pueden afectar la migración

Ugo Gentilini's picture


Para 2050, unos 875 millones de personas habrán emigrado (PDF, en inglés) en el mundo, y por ello ha aumentado el interés acerca de la relación entre las políticas de desarrollo y un fenómeno tan complejo, como la migración. Increíblemente, las transferencias en efectivo, uno de los temas de desarrollo más candentes, no se incluyen en el debate.

El nuevo artículo Debería quedarme o debería irme, (PDF, en inglés) que escribí junto a Samik Adhikari, analiza la evidencia sobre cómo las prestaciones sociales basadas en efectivo afectan la movilidad interna o internacional de las personas.

Tres conclusiones llaman la atención.

La tecnología puede ayudar a los trabajadores a salir de la trampa de la informalidad

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Women stitch handicrafts at Everest Fashion Fair Craft in Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/World Bank
Mujeres hacen trabajos artesanales en una feria de artesanía en Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/Banco Mundial

Hoy existe una gran preocupación por la tecnología y cómo cambiará la manera en que trabajamos. La verdad es que nadie sabe con certeza qué va a pasar: lo único cierto es la incertidumbre. ¿Cómo entonces deberíamos prepararnos para empleos que aún no existen?

Nuestro punto de partida es ocuparnos de lo que sabemos, y del mayor desafío que enfrenta el futuro del trabajo y que ha enfrentado por décadas. Esto es el gran número de personas que a diario realizan trabajos ocasionales, y que no saben si van a tener un empleo la semana siguiente (ni mucho menos los meses o años próximos) y que no pueden planificar con antelación para darles a sus hijos lo que necesitan. A esto lo llamamos la economía informal y, como con tanto otro lenguaje seudotécnico que impone barreras, la frase no transmite la lamentable situación que afecta a millones de trabajadores y sus familias en todo el mundo.

¿Cuál será el futuro del trabajo?

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文


¿Se ha preguntado si sus hijos y sus nietos tendrán acceso a la buena fortuna y las oportunidades que usted ha disfrutado durante su vida profesional? En una época de crecimiento económico mundial sólido, puede parecer paradójico que enfrentemos una crisis existencial en torno al futuro del trabajo. Pero el ritmo de la innovación se acelera, y los empleos del futuro —en unos pocos meses o pocos años— exigirán habilidades específicas y complejas. El capital humano llegará a ser cada vez más un recurso valioso.
 
En pocas palabras, la naturaleza cambiante del trabajo y cómo preparar mejor a las personas para los empleos del futuro son algunos de los desafíos más difíciles que enfrentan los países, y por esta razón estos temas son abordados en el Informe sobre el desarrollo mundial (i) de este año.
 
Dado que el futuro del trabajo es importante para todos nosotros, decidimos que este informe se elaborara con un nivel de transparencia sin precedentes. Por primera vez desde que el Banco Mundial empezó a publicar el WDR en 1978, (i) el informe es un proyecto de colaboración abierta. Todos los viernes por la tarde, se publica el último borrador (PDF, en inglés) del documento en el sitio web del Banco Mundial, de manera que cualquiera que tenga internet puede leerlo e interactuar con el equipo de autores. No puedo prometerle que el WDR no cambiará dentro de una semana, por ello lo invito a seguir visitando el sitio mientras continuamos trabajando en la actualización del informe.
 
A los nuevos lectores, les presento aquí algunas ideas sobre el contenido del informe que espero los haga reflexionar acerca del futuro del trabajo:

El uso de la tecnología funciona para solucionar los problemas de los pobres; simplemente tenemos que hacerlo bien

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© Sarah Farhat/Banco Mundial

Siempre que viajo, uno de los signos alentadores que observo es la diferencia que está marcando la tecnología en la vida de millones de personas marginadas. En la mayoría de los casos, esto sucede a pequeña escala, sin atraer la atención y de cientos de maneras diferentes, mejorándose silenciosamente las oportunidades de progreso denegadas a las comunidades remotas, las mujeres y los jóvenes.

Y debido a que esto pasa desapercibido, me atrevo como optimista que soy a insinuar que estamos en el inicio de algo importante, un lento “tsunami” de cosas positivas. Permítame mencionarle algunas de las razones por las que creo esto.

¿En qué se diferencia tu vida de la de tus padres cuando tenían tu edad? #InheritPossibility

Venkat Gopalakrishnan's picture
Esta página en: العربية | English | Français | 中文


¿En qué se diferencia tu vida de la de tus padres?
 
Yunus es dueño de una tienda de textiles en Blantyre, Malawi. La fundó su abuelo, que emigró a Malawi en 1927, y es propiedad de la familia desde hace tres generaciones. El negocio va bien, dice Yunus, pero que, desde que su abuelo y su padre eran los propietarios, ha aumentado el costo de servicios básicos como el agua y la electricidad. No obstante, sigue siendo optimista.
 
Marija Bosheva estudia en una escuela secundaria de formación profesional especializada en agricultura y silvicultura en Kavadarci, Macedonia. Al igual que estudiantes de educación secundaria de todo el mundo, Marija tiene clases de historia, matemáticas, biología y química. Sin embargo, a diferencia de muchos de sus compañeros y compañeras, ella estudia además enología: el arte de elaborar los vinos.
 
¿Mantienes una tradición familiar, como Yunus? ¿Trabajas o estudias en un sector completamente distinto que no existía cuando tus padres tenían tu edad? ¿Cómo ha cambiado la vida desde que tus padres tenían tu edad? ¿Cómo ves las vidas y las posibilidades de tus descendientes en comparación con las que tú has tenido? ¿Estás en la misma posición con respecto a tus compañeros y compañeras que tus padres con respecto a los suyos?
 
Comparte tu historia usando la etiqueta #InheritPossibility.

Hacia una economía más inclusiva y conectada

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial
La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga. © Tom Perry/Banco Mundial

Si bien algunos estudios (PDF, en inglés) pronostican que la automatización eliminará empleos a un ritmo vertiginoso, las tecnologías disruptivas pueden también generar nuevos tipos de trabajo. En nuestro documento provisional del próximo Informe sobre el desarrollo mundial 2019, titulado The Changing Nature of Work (La naturaleza cambiante del trabajo), (PDF, en inglés) se señala que en el siglo pasado los robots han creado más trabajos que los que se han eliminado. La capacidad de la tecnología de producir cambios exponenciales en la forma en que vivimos, trabajamos y nos organizamos nos hace preguntarnos constantemente en el Grupo Banco Mundial: ¿cómo podemos adaptar las habilidades y los conocimientos actuales con los empleos del futuro?
 
Una respuesta es aprovechando la revolución de los datos para apoyar nuevas vías hacia el desarrollo. Alrededor de 2,5 trillones de bytes de datos se generan todos los días en los teléfonos móviles, sensores, plataformas digitales y otras fuentes. Cuando los datos se usan para ayudar a las personas a adaptarse a la economía que se apoya en la tecnología, esto puede contribuir de manera muy significativa al objetivo de poner fin a la pobreza extrema y la desigualdad. Las empresas tecnológicas, por muy bien intencionadas que sean, no pueden hacer esto por sí solas.

Para construir un futuro mejor, se debe invertir en las mujeres y las niñas

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français


Arne Hoel

Al celebrar el Día Internacional de la Mujer 2018, podemos observar que nunca ha habido un momento más crítico para invertir en la gente, en particular en las mujeres y las niñas.

Las habilidades, el conocimiento general y los conocimientos técnicos —denominados en conjunto capital humano— representan una gran parte de la riqueza mundial, mayor que el capital producido, como las fábricas o industrias, o los recursos naturales.

Sin embargo, el capital humano no se encuentra distribuido de manera equitativa en el mundo, y a medida que los países se desarrollan este representa una porción mayor de la riqueza. ¿Cómo y cuándo los países en desarrollo pueden desarrollar su capital humano y prepararse para un futuro más exigente desde el punto de vista tecnológico?

La respuesta es que deben invertir mucho más en los pilares del capital humano, es decir en nutrición, salud, educación, protección social y empleos. Y los mayores beneficios provendrán de educar y apoyar a las niñas, empoderar a las mujeres, y asegurar que las redes de protección social aumentan su capacidad de resiliencia.

Según estimaciones de UNESCO, 130 millones de niñas de entre 6 y 17 años no están escolarizadas, y 15 millones de niñas en edad de asistir a la escuela primaria —la mitad de ellas en África al sur del Sahara— nunca entrarán a una sala de clase. La participación de las mujeres en el mercado laboral internacional es aproximadamente 27 puntos porcentuales menor que la de los hombres, y este indicador disminuyó del 52 % en 1990 al 49 % en 2016.

¿Qué pasaría si solucionamos esto? La adopción de medidas para fomentar la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y en la propiedad de empresas, y para mejorar su productividad podría agregar miles de millones de dólares a la economía mundial.

Pages

Deje su comentario y únase a la conversación