Syndicate content

Desarrollo social

“Arreglar” el enfoque sobre la recuperación en casos de desastre

Jo Scheuer's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Foto: Danvicphoto, usuario de Flickr.

El vínculo entre la pobreza y los desastres es cada vez más claro: nuevos estudios muestran que los fenómenos meteorológicos extremos empujan a la pobreza a 26 millones de personas cada año. Las fuerzas que impulsan esta tendencia, como el cambio climático, la expansión urbana y el crecimiento demográfico, hacen que las pérdidas anuales superen los USD 500 000 millones, y estas cifras no disminuyen.

Sin embargo, dada la limitación de recursos y tiempo, se suelen descuidar las operaciones de preparación adecuadas para estos eventos que son comunes en los países en desarrollo. Como resultado se obtiene un modelo de recuperación deficiente que pone en peligro el desarrollo sostenible y deja rezagadas a millones de personas altamente vulnerables. (PDF, en inglés)

Tres cosas que debe saber sobre el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia

Ede Ijjasz-Vasquez's picture
Esta página en: English | Français

El 17 de mayo es el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia (IDAHOT, por sus siglas en inglés).

¿Por qué debería importarnos el IDAHOT? Porque la orientación sexual e identidad de género son temas importantes.

Hay tres cosas que necesita saber sobre la orientación sexual e identidad de género.

En primer lugar, para que exista inclusión en materia de orientación sexual e identidad de género no debe haber discriminación.

A pesar de algunos avances legales y sociales en las últimas dos décadas, las personas LGBTI siguen enfrentando discriminación y violencia generalizadas en numerosos países. En algunas ocasiones, pertenecer a la comunidad LGBTI puede traducirse incluso en una cuestión de vida o muerte.

Podrían ser sus amigos, familiares, compañeros de curso o colegas.

La clave es que tratemos a los demás de la manera que queremos ser tratados.

Hacer que las voces locales cuenten: Cómo Senegal y Túnez se inspiran mutuamente en la reforma de la gobernanza

Salim Rouhana's picture

Also available in: English

Foto: Mo Ibrahim Foundation / Flickr Creative Commons

Hace seis años se inició una revolución en Túnez, desencadenada por un joven tunecino desempleado de una ciudad secundaria que estaba desesperado por hacer oír su voz (i). Esta revolución reorganizó la agenda de desarrollo del país y desencadenó un proceso de descentralización para dar más voz a los gobiernos locales en la formulación de políticas. Desde entonces, la labor del Grupo Banco Mundial en materia de gobernanza local en Túnez se ha ampliado desde equipar a los municipios con servicios básicos hasta abordar los diversos desafíos de la descentralización: reforma institucional, procesos participativos, transparencia y rendición de cuentas, fortalecimiento de capacidades y evaluación del desempeño.

Día Internacional del Migrante: impulsar la prosperidad a través de la movilidad

Manjula Luthria's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية
Estamos en la antesala del inicio de una era de mayor movilidad. Foto: © Dominic Chavez/Banco Mundial.

En todas partes existen historias y anécdotas de cómo los migrantes contribuyen a nuestras economías. En un informe del McKinsey Global Institute, (i) publicado recientemente, se dieron a conocer algunas cifras. Los migrantes representan solo el 3,4 % de la población en el mundo, pero generan el 9,4 % de la producción mundial, o unos USD 6,7 billones. Esto es casi tanto como el volumen de los PIB combinados de Francia, Alemania y Suiza. Al compararse con lo que habrían producido si se hubieran quedado en sus países de origen, ellos aportarían USD 3 billones, es decir, aproximadamente la producción económica combinada de India e Indonesia.

Buscar oportunidades en las regiones menos desarrolladas del Alto Egipto

Axel Baeumler's picture
También disponible en: Inglés

Dos tercios de los pobres de Egipto —alrededor de 12 millones de personas— viven en el Alto Egipto, donde el nivel de desarrollo económico está notoriamente rezagado con respecto a otras regiones del país. Pero la búsqueda de soluciones para impulsar el crecimiento del sector privado en regiones menos desarrolladas como estas puede constituir un desafío difícil de resolver.

Para enfrentar este reto, hemos pasado los últimos 12 meses elaborando un programa basado en resultados por un monto de USD 500 millones destinado a beneficiar a algunas de las áreas menos desarrolladas del país.

Con este fin, creamos un equipo integrado por expertos del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional provenientes de diversos campos, tales como comercio y competitividad; desarrollo social, urbano, rural, y resiliencia; transporte y TIC, y medio ambiente. Desarrollamos un enfoque en que se dio prioridad al crecimiento y la creación de empleo impulsados por el sector privado en consonancia con la visión del desarrollo de Egipto y la demanda de apoyo del Grupo Banco Mundial.

#EsPosible poner fin a la pobreza

Christine Montgomery's picture

Acabar con la pobreza está a nuestro alcance. El porcentaje de personas que viven en pobreza extrema en el mundo ha caído a más de la mitad desde 1990, gracias a los esfuerzos sostenidos de innumerables individuos, organizaciones y naciones.

Show us how #ItsPossible.

Las consecuencias económicas y sociales de la robotización

Harm Bandholz's picture
También disponible en: Inglés

Harm Bandholz es un bloguero invitado y actual economista jefe en EE. UU. del Grupo UniCredit.
Un trabajador en una planta industrial de la India. Foto: Banco Mundial.

Los robots constituyen solo una de las últimas etapas en el desarrollo tecnológico. La cantidad de robots que usan las empresas para aumentar la productividad se ha incrementado rápidamente en los últimos años. Y no hay ninguna razón para creer que este ritmo de la robotización empezará a disminuir en el corto plazo.

Por qué poner fin a la violencia es un imperativo del desarrollo

Ede Ijjasz-Vasquez's picture
Esta página en: English

Cada año, alrededor de medio millón de personas son víctimas de homicidios intencionales. Esto significa que se pierde una vida cada minuto debido a la violencia en todo el mundo.
América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas por la violencia crónica. Hoy, en la región se registra una tasa promedio de 24 homicidios por cada 100 000 habitantes, es decir más del doble del umbral de violencia endémica que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si la violencia es una epidemia, los jóvenes constituyen, por una gran diferencia, el grupo más grande en situación de riesgo. En América Latina, el índice de homicidios de hombres de entre 15 y 24 años de edad llega a ser de 92 por cada 100 000 habitantes, casi cuatro veces el promedio regional. Los jóvenes de entre 25 y 29 años, predominantemente varones, son también los autores principales de delitos y actos de violencia, según un próximo informe del Banco Mundial.

La violencia endémica se traduce también en menos productividad, peores resultados en materia de salud y elevados costos de seguridad. Los costos acumulados de la violencia son enormes (representan hasta el 10 % del PIB en algunos países), y tienen consecuencias negativas a largo plazo en materia de desarrollo humano, social, económico y sostenible.

Poner fin a la violencia no solo es un deber en los ámbitos del derecho y la justicia, sino también un imperativo del desarrollo.

La buena noticia es que la violencia se puede prevenir. Por ejemplo, ciudades como Medellín en Colombia y Diadema en Brasil lograron reducir considerablemente la tasa de homicidios en las últimas décadas, gracias a soluciones ajustadas a sus situaciones específicas y respaldadas por análisis de datos sólidos y un enfoque que incluye a “toda la sociedad”.

En este video, analizaremos por qué la violencia es una cuestión de desarrollo importante; cómo los países y las ciudades pueden combatir eficazmente la violencia y el delito, y qué iniciativas están llevando a cabo el Banco Mundial y sus asociados a fin de garantizar condiciones de seguridad y oportunidades para todos, en especial los jóvenes y las personas pobres que viven en zonas urbanas.


Enlaces relacionados:
Artículo: Violencia urbana: un problema con proporciones de epidemia
Artículo: La violencia en América Latina: ¿una epidemia peor que el ébola o el sida?
Blog: Obstáculos para el desarrollo: ¿qué datos sobre la fragilidad, los conflictos y la violencia están disponibles?


 

Promover una alianza para lograr la seguridad hídrica en todo el mundo

Jennifer J. Sara's picture
Esta página en: Français
También disponible en: Inglés

© Banco MundialLa comunidad mundial relacionada con el agua se reúne en Estocolmo con ocasión de la Semana Mundial del Agua 2016. (i) El tema de este año, “Water for Sustainable Growth” (Agua para el crecimiento sostenible), llega en un momento crucial, cuando nos estamos movilizando para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en los cuales el agua es un elemento esencial. (i)

El agua está presente prácticamente en todos los aspectos del desarrollo, ya que impulsa el crecimiento económico, sustenta los ecosistemas saludables, y es fundamental para la vida. Sin embargo, el agua puede amenazar y promover la salud y la prosperidad. Los peligros vinculados con el agua, entre ellos las inundaciones, tormentas y sequías, son actualmente responsables de 9 de cada 10 desastres naturales, y se espera que el cambio climático aumente esos riesgos. El riesgo de conflicto e inestabilidad se podría también acrecentar a medida que los recursos hídricos estén bajo una mayor presión.

En las próximas dos décadas, y posteriormente, la competencia entre los sectores de la agricultura y la energía con las ciudades por el uso del agua generará nuevas y mayores presiones en el sector hídrico. Actualmente, más de 4000 millones de personas viven en zonas donde el consumo de agua es mayor que los recursos renovables durante un periodo del año, y esta cifra seguirá aumentando.

Los jóvenes y la consolidación de la paz: una “función de teatro” a la vez

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | العربية | Français

 

Según Aristóteles “los buenos hábitos adquiridos en la juventud marcan la diferencia”, y ¡qué gran diferencia está haciendo un grupo de jóvenes libaneses (hombres y mujeres) que abogan por la paz!

Sus edades fluctúan entre los 16 años y los 25 años. Son pobres y están desempleados. En el pasado lucharon, literalmente, unos contra otros en Trípoli, una ciudad libanesa dividida por grupos sectarios. Los suníes del barrio de Bab al-Tabbaneh y los alauíes del barrio de Jabal Mohsen se enfrentaron en reiteradas ocasiones.

Pero a comienzos de 2015, el Gobierno declaró un cese al fuego que puso fin a las series interminables de feroces enfrentamientos y restauró la calma en la ciudad.

En ese momento fue cuando representantes de una organización sin fines de lucro libanesa, que promueve la paz mediante el arte, fueron hasta Trípoli para realizar un tipo diferente de “reclutamiento”: uno en favor de la paz. March (i) congregó a los jóvenes para que fueran parte de ¡una obra de teatro!

El grupo organizó audiciones en las que pudieron participar más de 100 jóvenes de los dos barrios, y 16 de ellos fueron seleccionados: ocho de cada “bando”. La idea era simple: escribir y producir una comedia que se basara en sus vidas, y que fuera interpretada por aquellos que quisieran ser actores y presentada en todo Líbano. El proyecto los juntó e hizo que dejaran de ser actores de la guerra para convertirse en actores de teatro.

Pages