Syndicate content

Tres mujeres que me inspiran en este Día Internacional de la Mujer

Zubedah Robinson's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. El tema de este año es “Por un Planeta 50-50 en 2030: Demos el paso para la igualdad de género". Naciones Unidas está instando a visualizar un mundo donde las mujeres y las niñas tengan la oportunidad de participar en el mundo de la política, recibir educación, tener ingresos y —un área en que tengo un interés particular— vivir en una sociedad libre de violencia y discriminación.

Haciéndonos eco de estas ideas, estamos agradeciendo públicamente a las mujeres en todo el mundo a través de una campaña en Instagram llamada #Mujeresqueinspiran

Hay una razón por la cual el tema de que las mujeres vivan en una sociedad libre de violencia y discriminación es algo personal para mí. Soy de Uganda. En 2009, como parte de mis estudios universitarios, investigué por qué existen menos datos de niñas soldados en mi país, a diferencia de sus contrapartes masculinas.

Durante mi investigación, que después se transformó en un documental, conocí a tres mujeres: Beatrice, Esther y Alice. Todas tienen algo en común. Ellas fueron secuestradas siendo adolescentes y forzadas a convertirse en “esposas” de Joseph Kony, el líder de los soldados de la organización extremista Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo a estadísticas de The Resolve, (i) 66 000 jóvenes de entre 14 años y 30 años fueron secuestrados entre mediados de los años noventa y 2006. Y 30 000 niños menores de 18 años fueron raptados entre 1988 y 2004. Esto ocurrió cuando la guerra entre el LRA y el Gobierno ugandés se agudizó. La mayoría de las víctimas fueron niñas, como Beatrice, Esther y Alice.
 
Alice (a la derecha) con Esther miran fotografías.
Alice (a la derecha) con Esther miran fotografías.

En febrero, le preguntamos a usted en una encuesta cuáles eran sus deseos para el Día Internacional de la Mujer. El 42 % de los participantes dijo que les gustaría que exista igualdad de género, el 31 % señaló que querían que las mujeres estuvieran empoderadas, y el 27 % señaló que deseaban que se respetaran los derechos humanos de las mujeres.
 

Creo que las tres cuestiones son cruciales, principalmente porque no se pueden dar por separado. Una mujer que tiene derechos es una mujer que se siente empoderada para competir en un mundo igualitario. Y es por esto que me siento inspirada por las tres mujeres que mencioné.

Beatrice tiene dificultades con la crianza de sus tres niños, uno de los cuales es hijo de un soldado rebelde. Ella tiene la esperanza de llegar a ser una enfermera, y actualmente realiza tareas de voluntariado en el hospital de Gulu, como consejera sobre el VIH. También formó un grupo de jóvenes que viven con este virus para tratar de educar a su comunidad acerca de la enfermedad. Su historia se caracteriza por ser una historia de resiliencia, esperanza y aceptación. (i)
Zubedah (la autora) con Beatrice en Gulu, Uganda.
Zubedah (la autora) con Beatrice en Gulu, Uganda.

Como Beatrice, Esther está criando a varios niños que viven con HIV. Si bien obtiene cierta ayuda de Comboni Missionaries (una organización benéfica local en Gulu) y recibe tratamiento gratuito para el VIH de AIDS Support Organization, Esther todavía tiene problemas para ganar lo suficiente para vivir. Me siento conmovida especialmente por su abnegación. Esther empezó a cultivar jengibre, el cual vende a una planta local de Coca Cola. Con el dinero que ganó, ella abrió una pequeña tienda de comestibles. En un día bueno, ella gana 20 000 chelines ugandeses (aproximadamente USD 6). En un mal día, esa cifra llega tan solo a 5000 chelines ugandeses (alrededor de USD 2).

Por último, admiro mucho el espíritu empresarial de Alice. No solo logró escapar de los rebeldes, ella también sueña con convertirse en la encargada de los registros médicos en el hospital de Mulago, el establecimiento de salud estatal más grande de Uganda. Mientras tanto, confecciona joyas de papel reciclado y las vende en mercados locales.

El Proyecto de desmovilización e integración de Uganda, (i) que cuenta con el respaldo del Banco Mundial, ha ayudado a quienes fueron forzados a ser parte del LRA y ahora han regresado a sus hogares a que reciban la asistencia financiera y educativa que necesitan. Más de 6000 personas han sido beneficiadas con el proyecto.


¿Quién lo inspira a usted? Ríndale homenaje publicando una foto de ella en Instagram. ¡Asegúrese de agregar la etiqueta #Mujeresqueinspiran! (Y comparta sus opiniones en la sección de comentarios).

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.