ODM 2: Acelerar los avances hacia el logro de la enseñanza primaria universal

|

Disponible en:

Esta es la segunda de una serie de publicaciones sobre los datos relacionados con los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), basados en la edición 2015 de los Indicadores del desarrollo mundial.

El objetivo del desarrollo del milenio número 2  es “Lograr la enseñanza primaria universal”, y se mide en comparación con la meta de “asegurar que, en 2015, los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria”.

 
Screen Shot 2015-05-19 at 10.52.48 AM.png

Después de un modesto avance hacia el logro de la enseñanza primaria universal en los países más pobres durante la década de los noventa, el progreso se ha acelerado considerablemente desde el año 2000. Solo hace unos pocos años, la consecución de la meta del ODM 2 pareció al alcance, pero la tasa de finalización de la educación primaria se ha estancado en 91 % en los países en desarrollo desde 2009.

Solo dos regiones —Asia oriental y el Pacífico, y Europa y Asia central— han alcanzado o están cerca de alcanzar la enseñanza primaria universal. Oriente Medio y Norte de África ha mejorado de manera constante, hasta llegar al 95 % en 2012, la misma tasa que América Latina y el Caribe. Asia meridional alcanzó el 91 % en 2009, pero el avance desde ese momento ha sido lento. El desafío verdadero sigue existiendo en África al sur del Sahara, que está rezagada con una tasa de finalización de la enseñanza primaria del 70 % al año 2012.

El 35% de los países en desarrollo avanza conforme a lo previsto para cumplir la meta del ODM 2

Screen Shot 2015-05-19 at 10.53.02 AM.png

Cuando se considera el desempeño a nivel de país, emerge un panorama matizado: el 35 % de los países en desarrollo ha alcanzado o está en camino de lograr la meta del ODM 2, mientras que el 28 % está gravemente atrasado y es poco probable que alcance la meta, incluso en 2030. La falta de datos continúa obstaculizando los esfuerzos de seguimiento: en 24 países, o 17 % de los países en desarrollo, la disponibilidad de datos sigue siendo insuficiente para evaluar los avances.

      





55 millones de niños seguían sin asistir a la escuela en 2012

Screen Shot 2015-05-19 at 10.59.01 AM.png

En los países en desarrollo el número de niños en edad de asistir a la escuela primaria que no recibían educación se ha reducido casi a la mitad desde 1996. Alrededor del 80 % de los niños que están fuera del sistema escolar vive en Asia meridional y África al sur del Sahara. Aunque se registró un gran descenso en Asia meridional a comienzos de la década de 2000, impulsado por los avances en la India, hasta 55 millones de niños seguían sin ir a la escuela en 2012.

Obstáculos, tales como la necesidad de que los niños y las niñas participen en la plantación y la cosecha de cultivos básicos, la falta de instalaciones escolares adecuadas, la ausencia de profesores y los derechos de matrícula, pueden desalentar a los padres de enviar a sus niños a la escuela.

  


El acceso a la educación está distribuido de manera no equitativa por nivel de ingreso, área y género

Screen Shot 2015-05-19 at 11.29.55 AM.png

No todos los niños tienen las mismas oportunidades de matricularse en la escuela o de permanecer en ella, y los niños de hogares más pobres son especialmente perjudicados. Por ejemplo, en Níger dos tercios de los niños que no asiste a la escuela primaria pertenecen al 20 % más pobre de los hogares; los niños de hogares más ricos tienen tres veces más probabilidades que los niños de hogares más pobres de terminar la educación primaria.

El país también enfrenta una brecha entre las áreas urbana y rural: en 2012, más del 90 % de los niños en zonas urbanas terminó la educación primaria, comparado con el 51 % de los niños en las zonas rurales. Y los niños tenían más probabilidades que las niñas de matricularse y permanecer en la escuela. Las niñas de hogares pobres en áreas rurales son las que tienen más desventajas y menos posibilidades de adquirir el capital humano que podría ser su mayor activo para escapar de la pobreza. Muchos países enfrentan similares diferencias en cuanto a nivel de riqueza, entre las zonas urbanas y rurales y en materia de género en la educación.



Indicadores usados en esta publicación: Enlaces relacionados:
http://wdi.worldbank.org/table/2.14
 
Temas

Autores

Hiroko Maeda

Statistician at the World Bank

Únase a la conversación