Syndicate content

Tasas de mortalidad infantil en 2015 bajan a menos de la mitad de los niveles de 1990, pero no se ha logrado la meta del ODM 4

Emi Suzuki's picture
Esta página en: English | 中文 | Français | العربية

Los nuevos cálculos de las tasas de mortalidad infantil (PDF 4,2 MB) dadas a conocer hoy por el Grupo Interinstitucional para la Estimación de la Mortalidad Infantil de las Naciones Unidas (UN IGME, por sus siglas en inglés) (i) muestran avances importantes en todo el mundo. Entre 1990 y 2015, las tasas de mortalidad de menores de 5 años han descendido 53 %, bajando de 91 a 41 muertes por cada 1000 niños. Pero este descenso no es suficiente aún para alcanzar la meta del objetivo de desarrollo del milenio 4 (ODM 4) de reducir en dos tercios la mortalidad infantil en dicho periodo.

 

En este último año de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), dos de las seis regiones del Grupo Banco Mundial han logrado el ODM 4: Asia oriental y el Pacífico, y América Latina y el Caribe, mientras que Europa y Asia central, y Oriente Medio y Norte de África estuvieron a punto de conseguirlo. En África al sur del Sahara y Asia meridional los avances siguen siendo insuficientes para alcanzar dicha meta.

A nivel de los países, alrededor de un tercio de los países de ingreso bajo y mediano (46 en total) ha reducido su tasa de mortalidad de niños de menos de 5 años en 75 % o más y logrado el ODM 4, lo que incluye a 12 países de ingreso bajo, 12 países de ingreso mediano bajo y 22 países de ingreso mediano alto.

Por su parte, África al sur del Sahara tiene la tasa más alta. En 2015, 1 de cada 11 niños en África al sur del Sahara murió antes de cumplir 5 años, un índice 12 veces más alto que la tasa de 1 de cada 147 niños que se observa en los países de ingreso alto. En tanto, Asia meridional tiene la segunda tasa más alta, donde la cantidad es 1 de cada 19 niños.El 50 % de las muertes de menores de 5 años ocurre en África al sur del Sahara y el 31 % en Asia meridional, contribuyendo con el 81 % de las muertes en el mundo. El informe indica que la atención se debe concentrar en estas dos regiones.
 

La baja de 44 % en las tasas de mortalidad de menores de 5 años en los últimos 15 años ha permitido salvar las vidas de 48 millones de niños.

 

No se trata solamente de que las tasas hayan disminuido: el número absoluto de muertes de menores de 5 años se ha reducido de 12,7 millones en 1990 (35 000 muertes diarias) a 5,9 millones en 2015 (16 000 muertes diarias). Este es el primer año en que fallecieron menos de 6 millones de niños menores de 5 años. El descenso en estas tasas desde el año 2000 ha permitido salvar las vidas de 48 millones de niños, quienes no habrían sobrevivido hasta su quinto cumpleaños si los índices de mortalidad no hubieran cambiado a partir de dicho año.

A nivel mundial, el ritmo de avance también ha aumentado. Entre 1990 y 2000, la tasa anual de reducción de la tasa de mortalidad de menores de 5 años fue de 1,8 %. Pero entre 2000 y 2015, el promedio de las reducciones anuales llegó a 3,9 %. Esta aceleración también se ha observado en África al sur del Sahara, donde este índice alcanza el nivel más alto.

El 45 % de las muertes de menores de 5 años se produce durante los primeros 28 días de vida.

 
Si bien tanto las tasas de mortalidad de menores de 5 años como las de mortalidad neonatal (en los primeros 28 días de vida) han bajado, estas últimas están descendiendo más lentamente, de modo que la proporción de muertes neonatales ha estado aumentando.

La proporción de las muertes neonatales en las tasas de mortalidad de niños de menos de 5 años ha subido de 40 % en 1990 a 45 % en 2015. Las tasas de mortalidad neonatal bajaron de 36 muertes por cada 1000 nacidos vivos en 1990 a 19 en 2015, y el número de muertes neonatales descendió de 5,1 millones en 1990 a 2,7 millones en 2015. El informe observa que el mayor desafío continúa presentándose en el periodo del nacimiento o alrededor de este.
 

La mayoría de las muertes infantiles son fáciles de prevenir mediante intervenciones que han demostrado ser eficaces

El informe y el comunicado de prensa destacan el enorme progreso, pero también el trabajo que todavía queda por hacer en la era de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). La mayoría de las muertes infantiles son fáciles de prevenir mediante intervenciones que han demostrado ser eficaces y que están disponibles de inmediato. El ritmo de reducción de la mortalidad infantil se puede acelerar considerablemente si se concentra la atención en las regiones con los niveles más altos —África al sur del Sahara y Asia meridional— y se garantiza que los enfoques se centren en los recién nacidos.

El informe del IGME de 2014 observó que las principales causas de muerte entre los niños menores de 5 años incluyen la prematuridad, la neumonía, las complicaciones durante la labor de parto, la diarrea y el paludismo. A nivel mundial, casi la mitad de todas estas muertes está relacionada con la desnutrición.
 

Los ODM han permitido que los estadísticos se unan para producir mejores datos

Por último, con motivo del último año de los ODM, me gustaría reconocer los grandes efectos de los ODM para las actividades de seguimiento. Tras la adopción de la Declaración del Milenio por la Asamblea General de Naciones Unidas en el año 2000, varios organismos internacionales, entre ellos el Banco Mundial, decidieron invertir en el uso de datos armonizados de alta calidad para supervisar la consecución de los ODM.

Estos esfuerzos incluyeron el fomento de la colaboración internacional a través de la creación y la participación en los grupos interinstitucionales con el fin de hacer un seguimiento de los avances en las metas de los ODM. Los ODM permitieron que muchos profesionales de la estadística se unieran para producir mejores datos. Creo que el IGME (i) ha sido una de las iniciativas más exitosas en cuanto al seguimiento de los ODM.
 

Esfuerzos continuos para generar estimaciones de la mortalidad infantil confiables y transparentes

Las nuevas estimaciones que se analizan en esta publicación fueron presentadas por el IGME, (i) que incluye a UNICEF, la Organización Mundial de la Salud, el Grupo Banco Mundial y la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. (i) El IGME se constituyó en 2004 con el objeto de intercambiar datos sobre la mortalidad infantil, armonizar las estimaciones en todo el sistema de las Naciones Unidas, perfeccionar los métodos que se emplean en los cálculos de la mortalidad infantil e informar sobre los avances logrados en las metas de los ODM.

Todos los datos, estimaciones y detalles sobre los métodos del IGME se pueden encontrar en el sitio web Child Mortality Estimates (CME Info), cuya dirección es childmortality.org. (i) Las nuevas cifras del IGME acerca de la mortalidad infantil también están disponibles en las bases de datos de los Indicadores del desarrollo mundial (i) y HealthStats, (i) que son administradas por el Grupo de gestión de datos sobre el desarrollo del Banco Mundial.

Añadir nuevo comentario