El Gran Lobo Malo se mueve hacia el sur: Cómo afecta COVID-19 a la financiación de la educación superior en los países en desarrollo

|

Disponible en:

En un blog reciente, contamos la historia de los tres cerditos como la historia de la financiación de la educación terciaria en Europa Occidental, con COVID-19 como el gran lobo feroz que sacude los cimientos de varios modelos de financiación. Observamos cómo los sistemas de financiación privada y pública, especialmente los que dependen en gran medida de las tasas de matrícula de los estudiantes internacionales, se han visto presionados por el coronavirus. ¿La crisis se está desarrollando de manera similar en los países en desarrollo? ¿Cuáles son los riesgos para la financiación de la educación terciaria en los países de ingresos medios y bajos?

Muchos países en los cuales trabaja el Banco Mundial comparten varias características: i) financiación pública insuficiente para la educación superior o terciaria (entre el 0,3 y el 0,8% del PIB), ii) mecanismos de asignación rígidos que no ofrecen incentivos para el rendimiento, iii) desarrollo y calidad desiguales de la prestación privada, y iv) ayuda financiera limitada para compensar las agudas disparidades sociales en el acceso y el éxito que continúan a pesar del rápido crecimiento de la matrícula. 

Efectos a corto plazo

A medida que un país tras otro imponía cierres parciales o totales, el número de universidades y colegios que cerraban sus campus y pasaban a la enseñanza electrónica se disparaba. Sin embargo, pocas instituciones estaban bien preparadas para esta repentina y perturbadora medida. La confusión y la improvisación se han producido mientras los administradores, catedráticos y estudiantes luchaban por poner en práctica un aprendizaje en línea de base amplia.

En los países en desarrollo, los estudiantes de los grupos desfavorecidos se enfrentan a enormes dificultades. El acceso limitado a la Internet y la escasa capacidad de banda ancha han limitado gravemente las oportunidades de aprendizaje en línea, especialmente en las zonas rurales. Muchos estudiantes de hogares de bajos ingresos -a veces incluso miembros del profesorado- no tienen una computadora portátil o una tableta. Además de estos desafíos de la división digital, los institutos y universidades de las naciones pobres han luchado por lanzar rápidamente programas de enseñanza a distancia de calidad. Muchos carecen de diseñadores experimentados en la enseñanza, de suficientes recursos educativos, de una comprensión adecuada de los detalles y matices de la educación en línea y de una fuerte capacidad institucional para impartirla. 

La Asociación de Universidades Africanas ya ha señalado que, de las 700 universidades que funcionan en el África subsahariana, muy pocas están bien preparadas y suficientemente equipadas para impartir sus programas en línea. La conectividad sigue siendo un problema, y en algunos países de la región los gobiernos tienen dificultades para garantizar la continuidad del suministro de energía.

A diferencia de lo que ocurre en los países de ingresos altos, muchos gobiernos de países en desarrollo no han podido proporcionar paquetes de estímulo para apoyar al sector de la educación terciaria durante la pandemia. En cambio, sus respuestas financieras han tendido a reasignar recursos del presupuesto de educación para ayudar a hacer frente a los crecientes gastos de la emergencia sanitaria. En Kenia, por ejemplo, la Comisión de Educación Universitaria reasignó el equivalente de 2,5 millones de dólares de su fondo de desarrollo al fondo de emergencia COVID-19. En Nigeria, el gobierno federal tiene previsto recortar unos 130 millones de dólares del sector educación para apoyar sus iniciativas de respuesta a la pandemia. E incluso dentro del sector educación, puede haber una tendencia a desplazar fondos del sector terciario a niveles de educación básicacuyas necesidades se consideran más apremiantes.

Cambiar el paisaje a largo plazo 

Si bien hay muchas incertidumbres sobre las perspectivas de reapertura de las universidades en el próximo año académico, las perspectivas a mediano plazo son sombrías en los países en desarrollo. Para la mayoría de las instituciones de enseñanza superior, especialmente las privadas que dependen totalmente de los derechos de matrícula, la supervivencia financiera se verá gravemente puesta a prueba durante la profunda recesión que predicen muchos economistas. Millones de estudiantes con recursos limitados podrían abandonar la enseñanza superior por completo o pasar a instituciones públicas más asequibles. No es poco realista esperar que muchos colegios y universidades privadas cierren sus puertas permanentemente. Es probable que los estudiantes que se gradúen este año también se enfrenten a enormes desafíos en materia de empleo. Del mismo modo, los estudiantes que trabajan y pierden sus empleos pueden no poder seguir estudiando. 

En la fase de recuperación, en lugar de estar en mejores condiciones de rescatar el sector terciario, hay indicios de que los gobiernos de los países en desarrollo se enfrentarán a prioridades contrapuestas. Muchos podrían verse tentados o forzados a reducir aún más su presupuesto de educación superior. Kenia ya ha anunciado un recorte de 460 millones de dólares para el próximo año. En Pakistán, el órgano rector de la Comisión de Educación Superior (HEC) advirtió recientemente que el repentino recorte del presupuesto de la educación terciaria en otros 36 millones de dólares podría dar lugar al "desmantelamiento del sistema de educación superior del país, obligando a cerrar las universidades". 

Sostenibilidad financiera para asegurar la resistencia

No es la primera vez que los países en desarrollo se enfrentan a una crisis importante. Pero la fortaleza de las universidades de los países de ingresos bajos y medios puede que nunca se haya puesto a prueba de forma tan severa. En los últimos tres meses, nos hemos dado cuenta de que la crisis no será sólo un breve descanso de la rutina académica, con las cosas volviendo a la normalidad en el nuevo año académico. No se trata sólo de hacer frente a los efectos a corto plazo de la pandemia: esta crisis sin precedentes presagia cambios drásticos en el panorama de la educación terciaria.

Es de esperar que esta crisis sea una llamada de atención para reevaluar las vulnerabilidades del sector terciario y los desafíos de vivir en un mundo global e interdependiente. El apoyo de emergencia debe pasar ahora a un enfoque más sistemático, tanto en lo que respecta a la organización de la enseñanza superior a mediano plazo (año académico 2020/21) como a las fuentes de financiación a más largo plazo. Ahora más que nunca, los países de ingresos medios y bajos  deben elaborar estrategias de financiación sostenibles que puedan proteger los progresos del último decenio y que se ajusten a sus ambiciones de que la enseñanza superior contribuya en gran medida al programa nacional de desarrollo y al logro de los objetivos de desarrollo sostenible. 

En una carta reciente dirigida a los ministros africanos de educación superior, el secretario general de la Asociación de Universidades Africanas los instó a "aprovechar esta oportunidad para fortalecer nuestras instituciones educativas haciéndolas mucho más resistentes a las crisis imprevistas". Esta es una gran oportunidad para transmitir a nuestros gobiernos africanos mensajes claros sobre la urgente necesidad de fortalecer nuestras instituciones y sistemas educativos, preparándolos para el futuro y para que puedan sobrevivir y prosperar en un mundo de incertidumbre". 

Una estrategia de financiación sostenible implicaría la movilización de niveles adecuados de recursos públicos y privados de manera equilibrada. También requeriría enfoques transparentes y objetivos para asignar los recursos públicos de manera que reflejen el desempeño de cada institución en lo que respecta al acceso y la equidad, la calidad y la pertinencia, y, en el caso de las universidades de investigación intensiva, la investigación y la transferencia de conocimientos. La distribución de los recursos públicos debería reflejar el principio de la igualdad de oportunidades para todos, incluidos los estudiantes de bajos ingresos, las mujeres, las minorías y los jóvenes con necesidades especiales. Por último, la garantía de una financiación plurianual permitiría a las instituciones de enseñanza superior desarrollarse y mejorar a mediano y largo plazo, de conformidad con su plan estratégico.

Autores

Nina Arnhold

Global Lead for Tertiary Education and Lead Education Specialist

Roberta Malee Bassett

Global Lead for Tertiary Education and Senior Education Specialist

Únase a la conversación