Migrantes y refugiados: por qué un comienzo triste debería tener un final feliz, para todos

|

Disponible en:

Imagen
Retos y oportunidades de la #MigraciónVenezolana en #Ecuador
Retos y oportunidades de la #MigraciónVenezolana en #Ecuador

“…tomó las pertenencias necesarias, se despidió de su esposa y tres hijos, y emprendió la primera fase del viaje a pie por casi 400 kilómetros hasta el primer destino. Allí lo recibió su hermano quien le ayudó continuar su travesía”.

El comienzo de esta historia se repite para muchas personas migrantes y refugiadas, sin importar de qué parte del mundo vengan o cuándo tuvo lugar su viaje. Desde el 2015, Latinoamérica ha experimentado la crisis de movilidad humana más importante en la historia de la región. Más de 5 millones de venezolanos han dejado su país de origen en los últimos cinco años, y de ellos un 80% se ha establecido en países de la región.  Ecuador se ha convertido en un importante corredor humanitario para los migrantes y refugiados venezolanos. De los 1,2 millones que han pasado por el país, alrededor de un tercio han decidido quedarse. De estos, cuatro de cada diez han elegido residir en Quito, capital del Ecuador.

La mayor parte de los integrantes del éxodo venezolano en Ecuador son personas jóvenes con alto nivel educativo y relativamente sanos en relación con la población de acogida.  Es una población con gran potencial que puede aportar hasta un 2% en el Producto Interno Bruto del país, según el reporte más reciente del Banco Mundial: Retos y oportunidades de la migración venezolana en Ecuador

Sin embargo, existen retos para que suceda esto: en primer lugar, la regularización de su estado migratorio, y, en segundo lugar, la certificación de sus títulos. 

“… Trabajó hasta el agotamiento en tareas pesadas y no remuneradas a cambio de encontrar un destino promisorio. Finalmente arribó a destino después de 3 meses de viaje con una hernia que lo derivó al hospital. La compasión y cuidado de la gente del país de acogida hizo su pesar más llevadero…”

Al igual que nuestro migrante, más de la mitad (57 %) de los venezolanos en Ecuador trabajan de manera informal y con contratos temporales (71 %). Al igual que él, los venezolanos trabajan 5 horas más a la semana que sus pares ecuatorianos y reciben (42 %) menos de ingreso por el mismo trabajo.

Afortunadamente, para la población en condiciones de movilidad humana, el acceso a la educación pública y los servicios de salud es gratuito para todos. Como porcentaje de la población total del país, esta comunidad representa menos del 1 % de usuarios de estos servicios.  La situación es similar para el sistema de protección social. Sin embargo, existe la creencia entre los ecuatorianos que la población venezolana está causando el colapso de estos servicios y afectando la economía del país. 

“…Tres años pasaron hasta que pudo conseguir los recursos necesarios para volver a reunir a su familia…”

Como nuestro migrante, una gran cantidad de migrantes y refugiados venezolanos (un 40 %) tiene pensado traer a su familia en los próximos 2 años. Desde 2017, la reunificación familiar ha sido mencionada como una de las razones principales por las que los venezolanos ingresaron a Ecuador. Se espera que esta afluencia de venezolanos continúe en el futuro cercano.

A pesar de que la historia de nuestro migrante tuvo un final feliz, es importante reconocer los desafíos que enfrentan los migrantes y refugiados  como él cuando están en tránsito y después de la llegada a su país de destino. En esta última parte, la discriminación y la xenofobia son dos problemas importantes. Por ejemplo, cuatro de cada diez venezolanos informan haber sufrido discriminación debido a su nacionalidad y más de la mitad han experimentado prejuicios en el trabajo.

Estos y otros datos se pueden encontrar en el reporte Retos y oportunidades de la migración venezolana en Ecuador. Esta publicación analiza la información recopilada en encuestas, grupos focales y registros administrativos.  Con base en este análisis, propone una serie de recomendaciones de política pública diseñadas para mejorar la integración de la población venezolana a sus comunidades de acogida en Ecuador.   A través de esta integración nuevas y beneficiosas oportunidades prometen surgir para ambas poblaciones.

Giovanni Olivieri

Esta historia puede parecer extraña para muchas personas, pero ¿conoces a alguien cercano a ti que haya pasado por esta experiencia? Yo sí. La historia que he contado es la de mi abuelo Giovanni Olivieri, que emigró de Italia a Argentina en 1922.  Con coraje y trabajo duro pudo alcanzar un futuro próspero para él y su familia. Su historia tiene casi un siglo de antigüedad, pero, lo paradójico es que cuando pienso en la experiencia actual de los migrantes y refugiados venezolanos, podría ser igual hoy.

¿Cuál es tu historia? 

 

--

RELACIONADO: 

Retos y oportunidades de la migración venezolana en Ecuador

Únase a la conversación

José Antonio Pozo Corzo
06 de Julio de 2020

Muy interesante su análisis socio económico e integrador bi nacional. Es una realidad muy similar a la que sucede en Perú , por lo que agradesco unirme a esta conversación.
Demuestra Usted gran sensibilidad social y mucho sentido de orden y claridad en esta vital tarea integracionista
Felicitaciones Señor Sergio Oliveri.