Planificación urbana y soluciones basadas en la naturaleza, claves para reducir el riesgo de inundaciones en Panamá

|

Disponible en:

Imagen
Mouth of the Tocumen River, Panama City (2015). 
Desembocadura del río Tocumen, ciudad de Panamá (2015). Foto: Steven Paton, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales

La ciudad de Panamá ha experimentado un proceso de urbanización rápida y no planificada triplicando su tamaño en los últimos 25 años. Su ubicación geográfica, la falta de ordenamiento territorial adecuado, un sistema de drenajes deficiente y la débil gobernanza local la hacen una urbe muy expuesta y vulnerable al impacto de inundaciones y a la elevación del nivel del mar. Esta situación implica un desafío importante para el desarrollo socioeconómico y la resiliencia de esta ciudad de dos millones de habitantes.  

La expansión urbana, caracterizada por la construcción de nuevos rellenos y edificaciones en zonas de manglar, agrava la degradación y pérdida del ecosistema RAMSAR de humedales de la Bahía de Panamá. Los manglares desempeñan una función clave en la reducción de las inundaciones y en la protección de las costas contra oleajes, la elevación del nivel del mar y la erosión costera.  Solo en quince años, entre 2000 y 2015, la cobertura de manglares en la cuenca de Tocumen se ha reducido en un 60% . Estos procesos de degradación inciden de forma significativa en la frecuencia e impacto de las inundaciones en esta cuenca, generando condiciones de riesgo que ya se han evidenciado en otras cuencas de la ciudad, como la del río Juan Díaz.  

En este contexto, el Municipio de Panamá, con el apoyo del Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR), realizó una evaluación estratégica del riesgo de inundaciones de la cuenca del río Tocumen, ubicada en la zona este de la ciudad, donde se ha consolidado un polo de desarrollo con infraestructura clave, incluyendo el Aeropuerto Internacional de Tocumen, la Carretera Panamericana y la línea 2 del sistema de metro de la ciudad.  

El estudio permitió identificar una gama de posibles acciones que incluyen soluciones basadas en la naturaleza (SbN), tales como la conservación y restauración de los manglares y la vegetación ribereña, la recuperación de las formas y rutas de los canales de los ríos a configuraciones más naturales, y parques urbanos con especies nativas. 

Tres escenarios para la cuenca del río Tocumen 

Se analizaron tres escenarios de desarrollo futuro proyectados al año 2050, tomando en cuenta los posibles impactos del cambio climático y sus implicaciones sobre el riesgo de inundación en la cuenca 

  • Escenario tendencial: Asume la continuidad del relleno no controlado en las áreas de humedales costeros, producto de la expansión urbana, y la consecuente degradación y pérdida de los manglares existentes. 

  • Escenario inteligente: Considera la aplicación de regulaciones urbanísticas del Plan Distrital del Municipio que aún no ha sido aprobado, incluyendo criterios sobre el relleno controlado en áreas de humedales costeros mediante un plan para preservar la cobertura actual de los manglares. 

  • Escenario óptimo: Considera esfuerzos sustanciales adicionales de conservación de las llanuras de inundación costeras y ribereñas, junto con la restauración ecológica de una comunidad diversa y resiliente de manglar.  

Imagen
Mapa Panama

El estudio destaca los siguientes hallazgos principales: 

  • Los escenarios inteligente y óptimo, que incluyen medidas de conservación y restauración de las llanuras de inundación costera y ribereña, permitirían mitigar los impactos de futuras urbanizaciones planeadas en la cuenca.  

Imagen
Gráfico Panamá

Existen claros beneficios asociados a la conservación y restauración de los humedales costeros para la mitigación del riesgo de inundación , al igual que la utilización de llanuras de inundación actualmente sin desarrollar en la cuenca, como zonas para el almacenamiento de agua, el esparcimiento y la educación.  

Es importante destacar que las soluciones basadas en la naturaleza por sí solas no serán suficientes para la reducción efectiva del riesgo de inundaciones.  

Con el fin de lograr niveles de resiliencia adecuados para enfrentar eventos climáticos como fuertes lluvias, tormentas o la elevación del nivel del mar, se requerirá un enfoque integral que incluya también otras medidas estructurales y no estructurales de gestión de riesgos, dentro de las cuales la planificación costera juega un papel fundamental.  

En ese contexto, la implementación del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito de Panamá, en conjunto con las propuestas de mitigación del riesgo de inundaciones identificadas en el estudio, son claves para que las inversiones y el desarrollo planificado en esta área tan estratégica de la ciudad de Panamá sean sostenibles y resilientes en el tiempo, para el beneficio de sus habitantes.