¡Todos a bordo! Las reformas educativas requieren socios

|

Disponible en:

Imagen
Niña aprendiendo matemáticas con un ábaco en una escuela de la República Dominicana
Niña aprendiendo matemáticas con un ábaco en una escuela de la República Dominicana

Mejorar la calidad del aprendizaje no es solo responsabilidad del plantel docente y los estudiantes . Muchos actores juegan un papel importante para informar las políticas educativas, las prácticas pedagógicas, las oportunidades de mejora del sistema educativo, y el impacto de las reformas. En el caso de la República Dominicana, se han dado pasos decisivos para el mejoramiento de su sistema educativo que incluye el desarrollo de un sistema nacional de evaluación de los aprendizajes.

En un proyecto de esta naturaleza, los tomadores de decisiones, expertos y otros actores educativos trabajan en conjunto para establecer actividades de evaluación alineadas con las necesidades de información del sector educativo e impulsar procesos de mejora. 

Dependiendo del contexto de cada país y los recursos disponibles, las actividades pueden tomar forma de evaluaciones nacionales e internacionales a gran escala, exámenes de alto impacto o evaluaciones formativas en el aula. En el caso de República Dominicana, desde la firma del Pacto Nacional de la Reforma Educativa en la República Dominicana (2014-2030), diversos actores del sistema educativo se involucraron para apoyar la creación y aprobación de un marco legislativo bajo el liderazgo del Ministerio de Educación de la República Dominicana (MINERD)

Estos actores incluyeron a representantes de la sociedad civil, academia, sector privado, y organismos internacionales expertos en temas de evaluación educativa. Juntos, con una visión común, apoyaron al Ministerio a avanzar en reformas importantes para el sistema de medición de la calidad educativa.

La educación como prioridad de cooperación regional

Diversos actores han apoyado al MINERD para mejorar el sistema de medición de la calidad educativa, y para cumplir los compromisos acordados por la sociedad como parte del Pacto Nacional de la Reforma Educativa . Desde los organismos internacionales, el Banco Mundial, por ejemplo, ha apoyado en el análisis, diseminación, uso de los resultados de las evaluaciones nacionales, además de la capacitación técnica del personal del ministerio, incluyendo pasantías del personal técnico en Ecuador, Chile y Colombia. 

Desde el sector privado, la organización Inicia Educación apoyó el financiamiento de parte del fortalecimiento de las evaluaciones nacionales y el apoyo técnico regional en temas de evaluación. La Acción Empresarial por la Educación (EDUCA) y la Iniciativa Dominicana por una Educación de Calidad (IDEC) proveyeron plataformas para el diálogo entre las instituciones y diversos actores de la sociedad civil, y enfatizaron la importancia de las evaluaciones de aprendizajes para el mejoramiento de la calidad educativa. Asimismo, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) colaboró a través de consultorías con estrategias para la familiarización de los centros educativos con las evaluaciones nacionales y con el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA).

Algo que suele pasar desapercibido es la colaboración técnica que existe a nivel regional entre países en el ámbito educativo. Por ejemplo, el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (ICFES) ha venido acompañando desde hace varios años a la República Dominicana en el fortalecimiento de sus evaluaciones nacionales de aprendizaje.

Esta cooperación y transferencia de conocimiento sur-sur entre países de América Latina y el Caribe es un ejemplo estratégico de la formación de redes técnicas que puede replicarse en otras regiones  que buscan mejorar sus sistemas nacionales de evaluación de los aprendizajes y aprender de pares que han pasado por procesos similares. 

Finalmente, los organismos encargados de pruebas regionales e internacionales como el Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE), el Programa para la Evaluación de Estudiantes Internacionales (PISA) y el Estudio sobre Educación Internacional Cívica y Ciudadana (ICCS), también han tenido un impacto importante en el robustecimiento de los sistemas nacionales de evaluación de los aprendizajes.  

Por ejemplo, el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la UNESCO, que ha liderado el diseño de ERCE, y ha sido clave para brindar apoyo técnico en la formación y capacitación de las Direcciones de Evaluación Educativa de los Ministerios de Educación de los países de América Latina y el Caribe, así como para el fomento de una cultura de la evaluación educativa en la región. Adicionalmente, LLECE ha jugado un papel relevante para que el uso de los resultados de la evaluación regional ERCE ayuden a reportar el progreso de los países hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en educación.

Beneficios de la colaboración para la educación

En términos de beneficios para la sociedad en general, el gobierno de República Dominicana puede acceder a un cuerpo de expertos técnicos formados que puede implementar y hacer uso de los resultados de las evaluaciones nacionales para informar la toma de decisiones . El gobierno tiene ahora herramientas para saber qué políticas y programas están funcionando para promover los aprendizajes y dónde hay oportunidades para mejorar la calidad y equidad del sistema educativo. 

Todavía hay un camino que recorrer, por ejemplo, usando los resultados de estas evaluaciones para el diseño de programas de formación a nuevos docentes y docentes en servicio. Sin embargo, tener información sobre los niveles de aprendizaje de los estudiantes ha permitido a República Dominicana tener una visión más clara sobre su sistema educativo antes y después de la pandemia. Esto contribuye a enfocar esfuerzos donde más se necesitan para mejorar el aprendizaje y la calidad de la educación recibida. 

Únase a la conversación