Una mejor manera de construir – promoviendo infraestructuras sostenibles

|

Disponible en:


A medida que los países se preparan para reunirse en la cumbre del G-20 en Turquía la próxima semana, las necesidades de crecimiento y de infraestructura a nivel mundial serán una de las principales preocupaciones de los tomadores de decisiones. Y con razón: la infraestructura – las carreteras, los puentes, los puertos, las plantas de energía, el suministro de agua - impulsan el crecimiento económico en muchos países, facilitando la manufactura, los servicios y el comercio. Pero no es sólo una cuestión de construir más. Para lograr un buen desarrollo en un planeta estresado por el cambio climático y la disminución de los recursos naturales, la infraestructura tiene que ser sostenible.
 
La infraestructura sostenible no sólo permite un desarrollo económico sólido, la creación de empleo y la compra de bienes y servicios locales, sino que también mejora la calidad de vida de los ciudadanos, aumenta los impactos positivos (beneficios), ayuda a proteger nuestros recursos naturales vitales y el medio ambiente, y promueve un uso más eficaz y eficiente de los recursos financieros.
 
Este último punto debería ser especialmente destacado: la infraestructura sostenible no sólo es buena para el planeta, es también buena para aumentar las ganancias de los inversionistas.
 
Los beneficios financieros y económicos pueden ser el resultado de la reducción del uso de materiales, una mejor prevención de la contaminación, la reducción de emisiones de carbono, el pago por servicios ambientales, y la mejora de las relaciones laborales y de la comunidad. La sostenibilidad ambiental también puede mejorar las perspectivas de la financiación de proyectos. Además, cada vez más los interesados ​​en el proyecto, y la sociedad civil en general, están exigiendo y esperando, que  la sostenibilidad del medio ambiente se integre en los proyectos de infraestructura.
 
Experiencias en muchos países demuestran que es posible planificar, diseñar, construir y mantener la infraestructura de manera que los posibles impactos y riesgos negativos ambientales, sociales y de salud y seguridad son gestionados o manejados correctamente, al mismo tiempo que se mejoran los impactos positivos (beneficios) directa e indirectamente relacionados con la obra de infraestructura.
 
Tomemos el caso del Proyecto de Mato Grosso do Sul de Transportes por Carretera, en Brasil, que se destacó en un reciente informe del Banco Mundial por la mejora de la sostenibilidad ambiental en proyectos de carreteras. En este proyecto de infraestructura, la identificación y aplicación de medidas más sostenibles para el control de erosión ahorraron alrededor de US $ 46 millones. Otro ejemplo es el caso de un camino en un valioso terreno natural de bosque seco, identificado como un corredor de biodiversidad extremadamente valioso en la región del Gran Chaco en Argentina. El reto de pavimentar una carretera de 60 kilómetros a través de un área tan valiosa y  vulnerable se transformó en una oportunidad de sostenibilidad. Las medidas de sostenibilidad incluyeron la instalación de señales de sensibilización de animales y medidas de reducción de velocidad en áreas críticas de hábitat, y el establecimiento de puntos de cruce y conectividad de fauna salvaje especial en  ocho puntos subterráneos y tres pasos de la copa de la selva. Pero los especialistas a menudo carecen de la capacidad técnica completa para tomar ventaja de estas características ventajosas de las infraestructuras sostenibles.
 
¿Por qué?
 
Una razón puede ser la paradoja de exceso de información. Una clave para desarrollar con éxito de infraestructura ambientalmente sostenible es compartir conocimientos y experiencias entre especialistas y la construcción de su capacidad técnica. Sin embargo, dada la cantidad, considerable y en constante aumento, y la mejora de la información disponible sobre la gestión del medio ambiente y la sostenibilidad, a menudo es difícil para los especialistas encontrar de manera eficiente u obtener la información más relevante y útil.
 
Por ello, el Grupo del Banco Mundial ha desarrollado un sitio-web bilingüe (Español e Inglés), la Plataforma de Conocimiento sobre Construcción Ambientalmente Sostenible de Infraestructura en América Latina y el Caribe (www.kpesic.com) para ayudar a promover una mejor gestión ambiental y social de los proyectos de infraestructura de la región. La esperanza es que funcione como una ventanilla única, proporcione información fácilmente accesible y fiable, y se convierta en un foro para aportar ideas y soluciones.
 
La plataforma de conocimiento se centra en los sectores de infraestructuras de transporte, energía y agua y saneamiento; y se ocupa tanto de la fase de construcción del proyecto, como de las fases de planificación, diseño y operación, y mantenimiento. La plataforma será de utilidad para los especialistas -- en agencias ambientales técnicas o gubernamentales, empresas constructoras, empresas de ingeniería y otras, que están involucrados directa o indirectamente con el desarrollo de infraestructura en la región de Latinoamérica y el Caribe, y otros países de bajos y medianos ingresos, de una manera ambientalmente sostenible. En última instancia, sin embargo, la infraestructura es una preocupación mundial por lo que esperamos que esta plataforma ayudará a promover el desarrollo de infraestructura ambientalmente sostenible en otros países de bajos y medianos ingresos. Mientras tanto, por favor, eche un vistazo, colabore y háganos saber lo que piensa.
 
 
 

Autores

Únase a la conversación

Sencion Rosario
24 de Noviembre de 2015

Creo que debemos todos poner de nuestra parte para poder lograr una latino america y carıbe sostenible,ya que nuestra region posee los suficientes recursos naturales para impulzar un economia basado en la sostenibilıdad.