La defecación al aire libre se ha reducido casi a la mitad desde 2000, pero sigue siendo una práctica habitual para 670 millones de personas

|

Disponible en:

La defecación al aire libre es la práctica de las personas de defecar en lugares abiertos, como en las alcantarillas de las calles, detrás de arbustos o en masas de agua. Entre 2000 y 2017, la cantidad de personas en todo el mundo que realizaban esta práctica se redujo casi a la mitad, de 1300 millones a unos 670 millones (9 % de la población mundial). En India, la cantidad de personas que defecan al aire libre disminuyó un 55 % entre 2000 y 2017, de 767 millones a 344 millones, pero hasta entonces todavía era el país con más casos, seguido de Nigeria e Indonesia.

La defecación al aire libre contamina las fuentes de agua potable y propaga enfermedades como el cólera, la diarrea y la disentería. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el saneamiento inadecuado provoca 432 000 muertes por diarrea al año.  La diarrea frecuente incrementa el riesgo de malnutrición en los niños. La defecación al aire libre también atenta contra la dignidad y la seguridad humanas. Las mujeres y niñas que realizan esta práctica pueden llegar a ser víctimas de violencia sexual.

Únase a la conversación