Ampliar los servicios financieros digitales puede ayudar a las economías en desarrollo a hacer frente a la crisis ahora y a impulsar el crecimiento más adelante

|

Disponible en:

Mujeres usan un aparato para realizar un pago de dinero móvil en Abiyán, Côte d’Ivoire. Fotografía: © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional.

En el Banco Mundial nos ha quedado claro, desde hace algún tiempo, que ampliar el uso de los servicios financieros digitales apoya el desarrollo económico y la reducción de la pobreza. En nuestra labor con los países en desarrollo de todo el mundo, hemos observado que los países con sistemas financieros más profundos y más desarrollados logran un mayor crecimiento económico y disminuyen más rápidamente la pobreza y la desigualdad de ingresos. 

Cuando el mundo afronta la crisis de la COVID-19 (coronavirus), se ha hecho más evidente la importancia de los servicios financieros digitales para proporcionar herramientas financieras seguras, de bajo costo y sin contacto a los ciudadanos y los Gobiernos.  En un nuevo informe (i), que se publicó esta semana, explicamos de qué manera obtener acceso a servicios financieros básicos —tales como cuentas de transacciones, crédito, productos de ahorro y seguros— ayuda a los pobres a aumentar sus ingresos y su resiliencia. En el caso de las mujeres, tener la capacidad de enviar y recibir pagos, ahorrar y obtener créditos para ampliar sus negocios puede resultar transformador.

Obtener acceso a servicios financieros básicos —tales como cuentas de transacciones, crédito, productos de ahorro y seguros— ayuda a los pobres a aumentar sus ingresos y su resiliencia.

Las tecnologías digitales permiten llevar estos servicios a personas que no tienen acceso a ellos, y estas representan casi dos tercios de los adultos en el mundo en desarrollo. La tecnología está bajando los costos al maximizar las economías de escala. Además, está aumentando la velocidad, la seguridad y la transparencia de las transacciones y permitiendo el desarrollo de productos financieros sostenibles adaptados a las necesidades de las personas con ingresos muy bajos e irregulares. Adicionalmente, está eliminando obstáculos para proporcionar servicios financieros, como la falta de identificación y de ingresos formales, y la distancia geográfica.

El dinero móvil ha aprovechado la alta penetración de los teléfonos móviles en muchos países en desarrollo para ofrecer una "primera ola" de servicios financieros digitales. Hoy en día, existen más de 850 millones de cuentas de dinero móvil registradas en 90 países, y se realizan diariamente transacciones a través de estas cuentas por un monto total de USD 1300 millones.  África al sur del Sahara se ha convertido en un líder en el área del dinero móvil; más de una quinta parte de la población adulta posee una cuenta de dinero móvil. En esta región se ha demostrado que las cuentas de dinero móvil pueden proporcionar una base para servicios financieros más complejos, como los préstamos y los seguros digitales. Las grandes plataformas de comercio electrónico y empresas operadoras de telecomunicaciones han aprovechado la capacidad de las finanzas digitales para facilitar los pagos con el fin de ofrecer servicios como préstamos, seguros y pago por consumo de energía solar.

África al sur del Sahara se ha convertido en un líder en el área del dinero móvil; más de una quinta parte de la población adulta posee una cuenta de dinero móvil.

Por ejemplo, Pula, una empresa de microseguros de cuatro años de antigüedad con sede en Nairobi (Kenya), brinda protección a las personas de bajos ingresos, incluidos 1,7 millones de pequeños agricultores en 10 países africanos e India. Utiliza datos satelitales y otros tipos de datos, combinados con inteligencia artificial, para fijar el precio de las indemnizaciones de riesgo de base estimadas en primas y determinar si se ha producido un evento asegurado. El novedoso modelo de negocios de Pula incluye diseñar y vender seguros basados en índices relacionados con fenómenos meteorológicos y seguros basados en índices del rendimiento en la forma de paquetes, con la póliza de seguros incorporada en el precio de la semilla, el fertilizante o el crédito. Esto evita la necesidad de resolver las reclamaciones físicamente con un liquidador que realiza una visita sobre el terreno tradicional. Los pagos se realizan vía textos.

En Oriente Medio, los organismos humanitarios están trabajando con IrisGuard, una empresa tecnológica anglo-jordana y cliente de la Corporación Financiera Internacional (IFC), para usar su software de escaneo de iris y su plataforma financiera con el fin de autentificar las identidades de los refugiados en Egipto, Iraq, Jordania, Líbano y Siria. Esta tecnología permite a los refugiados recibir alimentos, asistencia en efectivo, tratamiento médico y remesas, con un menor nivel de riesgo de corrupción y robo de identidad, y con redes más confiables.

La actual pandemia de COVID-19 ha hecho más urgente el uso de servicios financieros digitales.

La actual pandemia de COVID-19 ha hecho más urgente el uso de servicios financieros digitales para mantener el funcionamiento de los sistemas financieros y proteger a las personas durante este tiempo de distanciamiento social, caída de la demanda, reducción de la oferta de insumos y condiciones de crédito más estrictas. Las empresas de tecnologías financieras están ayudando a los Gobiernos a entregar de manera rápida y segura transferencias de efectivo y otras formas de asistencia financiera a las personas y liquidez de emergencia a los negocios.  Además, permiten a las personas transferir fondos —incluidas remesas transfronterizas— y pagar facturas desde su hogar, o en un mercado o tienda, sin tener contacto físico.

Pero el potencial es mucho mayor que lo que se ha logrado. Esta crisis ha puesto de relieve los beneficios de los servicios financieros digitales en muchas dimensiones diferentes y su función fundamental en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.  Los factores esenciales para acelerar este desarrollo son:

  • Invertir en los requisitos previos para el desarrollo de servicios financieros digitales, como la infraestructura de banda ancha móvil (especialmente en zonas remotas), y el desarrollo de redes de agentes que satisfagan la necesidad de las personas de cobrar y retirar efectivo.
  • Ampliar la identificación digital, incluidos los sistemas biométricos.
  • Expandir las interfaces de programación de aplicaciones abiertas; si están disponibles públicamente, los desarrolladores pueden acceder a software patentado para que las nuevas aplicaciones se puedan comunicar e interactuar entre sí.
  • Tener marcos legales y regulatorios que permitan a la mayoría de las personas beneficiarse de los servicios financieros digitales y garantizar un ecosistema competitivo; en estos casos, una consideración importante es si se les permitirá a las entidades no bancarias tener acceso a la infraestructura de pago nacional y a emitir dinero electrónico, y cómo hacerlo.
  • Permitir el acceso a las plataformas de datos gubernamentales.

Además de estos factores que facilitan los servicios financieros digitales, es importante gestionar los riesgos. Los registros de información de los servicios financieros digitales pueden exponer a los usuarios a una divulgación no autorizada, un uso indebido de los datos personales y actos de discriminación. El acceso desigual a la tecnología y la "brecha digital" pueden excluir a los pobres, especialmente a las mujeres, de los beneficios.  Son necesarios programas de alfabetización financiera para garantizar que los nuevos usuarios de servicios financieros no sean víctimas de sobreendeudamiento o de préstamos abusivos, y que terminen en una peor situación.

El Banco Mundial continuará trabajando con los sectores público y privado para ayudar a más países a ampliar de manera responsable el acceso a los servicios financieros digitales.  Un beneficio a corto plazo invaluable es acelerar la solución de la emergencia sanitaria, apoyar la recuperación económica y respaldar el retorno al crecimiento económico. A largo plazo, se espera que el mayor acceso a los servicios financieros digitales contribuya de manera importante al desarrollo económico y a poner fin a la pobreza.

Autores

Ceyla Pazarbasioglu

Ex Vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones (EFI), Grupo Banco Mundial

Alfonso Garcia Mora

Director mundial del Departamento de Prácticas Mundiales de Finanzas, Competitividad e Innovación

Únase a la conversación

Francisco Huerta Benites
22 de Junio de 2020

Pertinente el tema, en el Perú por ejemplo, hay evidente retraso en las transferencias del gobierno a los beneficiarios, por el covid-19. El grado de bancarizarización no es el idóneo, dada las tecnologías existentes

saludos

Julia Sotomayor de verde
22 de Junio de 2020

Informe y requicitos gracias

Catalina Navas Charry
15 de Julio de 2020

De seguro la industria tendrá que generar no solo infraestructura tecnológica capaz de sostener toda la información que pueda llegar a generar en la migración a transferencias digitales masivas. Sin embargo, creo que la alfabetización financiera no ha sido muy tenida en cuenta y me causa curiosidad saber como la industria se ha planteado dicha implementación de cara a los usuarios. ¿Alguien tiene alguna idea?

Gilnardo Maurera Campos
31 de Agosto de 2020

La situación actual sanitaria a nivel mundial ha permitido que el sector público y privado se unan en búsqueda de soluciones a esta crisis,y el área económica financiera ha sido la gran preocupación por las consecuencias que ha dejado está pandemia. HYT multinacional Fintech está en estos momentos presentando un proyecto por medio de la Economía Colaborativa con el fin de cubrir más de 150 países para abarcar ese mercado de más de 2 mil millones de personas en el mundo que están desbancar izados,en los próximos días hará el lanzamiento de su Aplicativo App Móvil que contribuirá a darle solución a este grupo de personas que ella ha denominado Comunidad Colaborativa, más información sobre el proyecto de la Fintech HYT.