Por qué debemos hablar de la inclusión de los romaníes

|

Disponible en:

También disponible en: Englishالعربية


Los romaníes son la minoría étnica más numerosa de Europa, y probablemente la más discriminada. A pesar de los esfuerzos realizados en las últimas décadas en favor de promover la inclusión de los romaníes —incluso por parte de instituciones de la Unión Europea, Gobiernos, organismos de desarrollo y organizaciones de la sociedad civil— un gran porcentaje de esta comunidad sigue siendo pobre (i) y tiene un acceso insuficiente a los servicios básicos.
 
La pobreza y la exclusión que sufren los romaníes no es una cuestión de desventaja geográfica: esta etnia tiene tasas de pobreza y exclusión considerablemente más altas que sus vecinos no romaníes que viven en las proximidades.

Luego de celebrarse la semana pasada el Día Internacional del Pueblo Romaní, es importante que recordemos los siguientes hechos:

  • Uno de cada tres adultos romaníes de Europa central y oriental está desempleado, y las tasas de desempleo son entre dos y cinco veces superiores a las de las comunidades no romaníes.
  • Solo el 15 % de los jóvenes romaníes adultos ha completado el ciclo superior de la educación secundaria, en comparación con alrededor del 70 % de los no romaníes.
  • En Grecia, Rumania y Bulgaria, el 45 % de los romaníes tiene seguro médico, en comparación con el 85 % del resto de la población.
  • El 45 % de las familias romaníes carece de servicios básicos domésticos, como electricidad y una cocina, un retrete y una ducha o baño en el interior de la vivienda. 
Estas son las formas tangibles de privaciones que el Banco Mundial se ha comprometido a abordar (i) a través de trabajo analítico y asistencia técnica, y con las organizaciones asociadas. Nuestras conversaciones con los asociados en la tarea del desarrollo, los Gobiernos y otras partes interesadas también se han centrado cada vez más en los aspectos intangibles de la desigualdad, relacionados con la discriminación y la dignidad, la participación y las aspiraciones.
 
Para los romaníes, ser tratados con dignidad y respeto es tan importante como la igualdad de acceso al empleo y los servicios, según recientes debates de grupos de discusión organizados por el Banco Mundial con migrantes romaníes de Bulgaria que viven actualmente en Bélgica. La discriminación, el estigma y los prejuicios contra los romaníes son complejos y múltiples, con efectos combinados e intergeneracionales. Esto puede tener un impacto abrumador en la vida cotidiana de los romaníes, independientemente de que estén o no privados de cosas materiales.

Como señala el informe emblemático del Banco Mundial “La inclusión importa“ (PDF, en inglés), la falta de respeto y de reconocimiento hacia grupos que se encuentran en desventaja debido a su identidad —lo que se vincula a la idea de dignidad— “puede hacer que algunos individuos e incluso grupos enteros resulten ‘invisibles’ en las estadísticas oficiales”.

La buena noticia es que se pueden lograr avances reales en la inclusión de los romaníes con políticas adecuadas. Por ejemplo, hemos observado logros alentadores con respecto a la incorporación del tema de la inclusión de los romaníes, particularmente en el terreno de la educación. (i) En el Banco Mundial estamos también desarrollando y probando nuevos enfoques para encarar algunas de las cuestiones estructurales que enfrentan los romaníes: 
  1. A nivel de las políticas, es necesario hacer más para “traducir” las evidencias existentes sobre la inclusión social de los romaníes en mensajes en materia de políticas claros y convincentes que sean viables desde el punto de vista político. En Bulgaria, en colaboración con el Gobierno, el Banco Mundial ha emprendido el desarrollo y la aplicación experimental de maneras más accesibles y menos tecnocráticas para comunicar el programa de inclusión de los romaníes a un público más amplio.
  2. A nivel de los proyectos, el Banco Mundial ha desarrollado una lista de verificación para los equipos de proyectos que trabajan en Rumania. Esta herramienta —denominada en inglés Roma Sensitivity Enhancer— permite evaluar rápidamente los impactos de los proyectos, si los hubiera, en los romaníes. Sirve para iniciar el diálogo y como un mecanismo para crear conciencia entre las partes interesadas que participan en los proyectos, y además apoya la rendición de cuentas hacia los romaníes a nivel de los proyectos.
  3. Por último, hemos creado una comunidad de expertos en el Banco Mundial centrada en los pueblos indígenas y las minorías étnicas. Este grupo ha sido fundamental para analizar la condición de los romaníes durante los debates más amplios que se llevan a cabo en el Banco Mundial en torno a las poblaciones mayoritarias y minoritarias. La plataforma proporciona asimismo un espacio para el intercambio entre pares y el aprendizaje entre equipos de todas las regiones del mundo que trabajan en temas relacionados con las minorías étnicas. 
Estas iniciativas son solo algunas de las acciones que se realizan para abordar la desigualdad económica y social que enfrentan los romaníes en Europa y Asia central. Todas ellas reúnen a las partes interesadas, los responsables de la formulación de políticas, la sociedad civil y el Banco Mundial en momentos en que todos nos esforzamos por alcanzar un objetivo: buscar soluciones para la inclusión de los romaníes. 

Lea más aquí (i) sobre nuestra labor relativa a la inclusión de los romaníes.
 

Autores

Ede Ijjasz-Vasquez

Senior Director for the Social, Urban, Rural and Resilience Global Practice

Únase a la conversación