Por qué la caza furtiva no es "un problema de la pobreza"

|

Disponible en:

La visión del Banco Mundial es un mundo sin pobreza. Como esta declaración sugiere, es raro que abordemos un problema que no tiene base en la pobreza. En el Día Mundial de la Naturaleza, es nuestro deber llamar la atención sobre este tema que no deriva de la pobreza, sino que proviene de la codicia y la irresponsabilidad. Hoy, abordamos la caza furtiva.
 

 

La captura ilegal y la matanza de la vida silvestre se llevan a cabo principalmente en los países en desarrollo, pero no es un problema que surja de la pobreza. Los expertos en criminología han refutado la idea de que la pobreza sea la razón de la delincuencia y han determinado que, más bien, muchos delitos son oportunistas. (i) El delito perdura aún en ausencia de pobreza. Es el caso también de los crímenes contra la vida silvestre, como lo han analizado los especialistas del Fondo Mundial para la Naturaleza en una reciente entrevista.

Los delitos que afectan los recursos naturales y el medio ambiente causan daños a los países en desarrollo por un monto de más de US$70 000 millones al año, privan de oportunidades a largo plazo a las comunidades, impulsan la corrupción y la desconfianza en las autoridades civiles, y socavan los negocios legítimos basados en los recursos naturales.

La pobreza no causa la caza furtiva, pero la caza furtiva agrava la pobreza

Durante un tiempo, las intervenciones se enfocaron en enfrentar la ilegalidad a través de la participación de la comunidad local, medidas de reducción de la pobreza y reformas de la tenencia de la tierra. En los últimos años, el Banco Mundial ha ampliado su comprensión de cómo el crimen organizado, la corrupción, el comercio ilegal y el lavado de dinero afectan los resultados de desarrollo, y ha intensificado su labor en temas como la recuperación de activos robados, (i) el buen gobierno y la lucha contra la corrupción.

Esto no significa que no debamos preocuparnos por la falta de alternativas económicas en las zonas donde prosperan los delitos contra la vida silvestre. Podemos y debemos hacerlo. Tampoco significa que debamos ignorar cómo la caza furtiva y la degradación del medio ambiente contribuyen a la erosión y la desaparición de los activos. Después de todo, las personas por las que el Banco Mundial está más preocupado —los habitantes extremadamente pobres y el 40 % de la población más pobre de cada país— dependen de estos activos para su supervivencia, medios de sustento y crecimiento. Pero cualquiera sea el impacto, nuestra respuesta debe centrarse principalmente en luchar contra la delincuencia y la corrupción que esta conlleva, y mejorar la gestión de los recursos naturales para ser más eficaces en la lucha contra la caza furtiva. Si tomamos en serio los delitos contra la vida silvestre, estaremos trabajando para garantizar que se fortalezcan tanto el comercio legal de los recursos naturales vivos como las oportunidades de prosperidad basada en los recursos naturales.

El hecho de que el capital natural sea subestimado, insuficientemente protegido y que su propiedad sea incierta también impide el enjuiciamiento de delitos como la caza furtiva, la tala ilegal así como la pesca ilegal, no declarada ni reglamentada. Las inversiones en medidas nacionales de cumplimiento de las leyes y acciones contra la corrupción, respaldadas por una respuesta internacional concertada, pueden desempeñar un papel importante en lucha contra los delitos que afectan la vida silvestre.

Ayudar a la comunidad internacional a enfrentar la caza furtiva

Por esta razón, el Banco Mundial forma parte de la alianza Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre, junto con el secretario general de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), la Organización Mundial de Aduanas (OMA), INTERPOL y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Luego siga leyendo y haga preguntas para debatir qué se necesita para "tomar en serio los delitos contra la vida silvestre", como insta el anuncio de servicio público.

Algunos principios para su consideración:

  • Debemos mejorar el seguimiento. No podemos saber si hay caza furtiva de elefantes si no sabemos cuántos elefantes hay. La vigilancia y el intercambio de datos entre los países permite a los Gobiernos controlar las poblaciones escasas y medir el éxito.
  • Debemos limitar la oferta mediante un buen gobierno más sólido y esfuerzos estratégicos para hacer cumplir la ley. Mediante la aplicación de una respuesta proactiva al cumplimiento de las normativas, además de una mayor conciencia de las principales partes interesadas de la justicia penal, se reduce significativamente la oportunidad y el análisis de costos y beneficios para que los posibles cazadores furtivos cometan delitos.
  • Debemos enfrentar la demanda del mercado. La demanda de madera, animales silvestres, partes de animales y material vegetal en todo el mundo impulsa las operaciones ilegales de tala, cosecha y caza furtiva. Reducir la demanda hará disminuir la rentabilidad de la caza furtiva.
  • En términos más generales, tenemos que romper el círculo vicioso de la (mala) gestión de los recursos naturales. En algunos países, los recursos naturales se utilizan para impulsar economías fuertes y proporcionar empleo fiable. En otros, los recursos naturales generan ganancias importantes pero informales (i) para las personas que viven en las zonas rurales. Los beneficios de la leña, las plantas medicinales, el agua dulce y otros bienes y servicios que proporciona la naturaleza a menudo no están monetizados o protegidos por derechos y regulaciones. Los delincuentes y los funcionarios corruptos sacan rápidamente provecho de los recursos mal protegidos y de libre disponibilidad. Estos recursos se degradan. Quienes deberían cuidarlos quedan consternados pero a veces son parte de la connivencia. Y así el descuido continúa. Debemos crear capacidad en los países en desarrollo para gestionar los recursos naturales de una manera más profesional para poner fin a la degradación y el robo de estos.
En su opinión, ¿cuáles serían las maneras más efectivas de poner fin a los delitos contra la vida silvestre? Comparta sus ideas en el espacio para comentarios a continuación.

Autores

Valerie Hickey

Directora de la Práctica Global de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Economía Azul del Banco Mundial

William Magrath

Lead Natural Resource Economist

Sahntall Moscol Perez
22 de Junio de 2020

Si porque si