Una charla con un investigador para descubrir los Archivos del Banco Mundial

|

Disponible en:

Giovanni Zanalda es director del Centro de Estudios Internacionales y Áreas Globales de la Universidad de Duke.El 9 de junio se celebra el Día Internacional de los Archivos, y me gustaría destacar esta jornada reflexionando sobre el aporte de los Archivos del Grupo Banco Mundial (i) a la “memoria” de la comunidad del desarrollo. Por eso, conversé con Giovanni Zanalda, director del Centro de Estudios Internacionales y Áreas Globales de la Universidad de Duke. Giovanni es académico del Departamento de Economía e Historia y experto en historia financiera, historia del desarrollo y mercados emergentes. Él ha usado los Archivos del Grupo Banco Mundial en diferentes etapas de su carrera y para distintos temas de interés. Le hemos pedido que comparta con nosotros su experiencia como usuario.

Elisa: Giovanni, ¿qué lo trajo a los Archivos? ¿Qué perspectiva sobre el desarrollo entregan los registros históricos? 

Giovanni: Me interesé en la información del Banco Mundial y posteriormente en los archivos cuando trabajaba como consultor en la Vicepresidencia de Economía del Desarrollo en los años noventa. En ese momento, mi función era investigar una serie de temas lo que requería el uso de los registros internos para preparar misiones a África y redactar informes nacionales y regionales, así como documentos de trabajo sobre investigaciones relativas a políticas de desarrollo. Me sorprendió la cantidad y la calidad de la información en esos registros y, al mismo tiempo, estaba consciente que la mayoría de esa información —los análisis a largo plazo o los comentarios personales— no se podría encontrar en la versión final de los informes oficiales. Estos registros recopilaban el proceso deliberativo del pasado, los diálogos, los debates y los intercambios sin filtrar... Varios años después, gracias a la nueva Política sobre Acceso a la Información, pude acceder a registros históricos (i) como un usuario público, y entonces publicar los resultados de mis investigaciones.

Elisa: ¿De qué se trató su más reciente investigación?

Giovanni: El surgimiento de los mercados emergentes entre las décadas de 1960 y 1990. Empecé a “tomar muestras” de registros de los expedientes del país de Corea del Sur en los archivos. Estaba buscando pistas en los registros que en ese tiempo se habían transformado en fuentes primarias para estudiar aspectos económicos, geopolíticos, diplomáticos, intelectuales, e incluso culturales.

Elisa: ¿Hizo algunos descubrimientos inesperados?

Giovanni: Los registros de principios de los años sesenta constituyen una vía de entrada a un periodo muy decisivo cuando el Banco Mundial empezó a asesorar a Corea, algo que se ve claramente al revisar la correspondencia entre el Banco y las autoridades coreanas y con otros organismos. Los registros de mediados de la década de 1960 reflejan una profundización de la relación entre el Banco y Corea. Fue increíble observar el aumento de la confianza en el país y la “alianza constructiva” entre Corea y el Banco, que emerge del tono más coloquial de las cartas, los telegramas y los informes de las misiones realizadas. Un creciente número de funcionarios coreanos recibieron capacitación en el Instituto de Desarrollo Económico del Banco en la ciudad de Washington donde, como señaló un funcionario coreano en una carta, ellos adquirieron entre otras cosas una “visión mundial”.

Elisa: ¿Cómo la investigación realizada en los Archivos afectó los resultados de su trabajo?

Giovanni: Me hizo repensar la función que cumplen los individuos y sus relaciones personales en el diseño de las políticas. En este caso esto se ilustra con la creación de un clima de confianza entre el Banco Mundial y los asociados coreanos durante sesiones de capacitación, misiones, o en la organización de conferencias internacionales. Se trata de un factor crucial que solemos subestimar. Tendemos a creer que el desarrollo es el resultado de un diseño cuidadoso y la adhesión estricta a modelos económicos. Lo que se debería buscar en los archivos es el ángulo personal y con frecuencia casual que existe en el proceso de desarrollo.

Elisa: ¿Qué consejos daría a los investigadores que quieran acceder a los registros del Banco?

Giovanni: En general, los investigadores deberían tener en cuenta que debido a su alcance global los Archivos del Grupo Banco Mundial constituyen un observatorio único de la historia de la comunidad del desarrollo y sus prácticas y políticas. Es también un repositorio de los conocimientos y la historia de algunos países miembros que no pudieron conservar sus propios registros por varias razones. El Banco tiene una gran abundancia de información en su memoria institucional —sus Archivos—  y esta debería ser considerada como un importante “bien público”.

Háganos saber en la sección de comentarios más abajo si tiene ideas sobre cómo los Archivos pueden darle más relevancia al conocimiento del pasado y facilitar su disponibilidad. Si le interesan temas relacionados con la historia del Grupo Banco Mundial, visite nuestra lista de fondos de asistencia. (i) Además puede realizar búsquedas en la base de datos Documentos e informes para ver investigaciones e informes de proyectos. Las historias orales (i) de exmiembros del personal también se pueden buscar en la base de datos Documentos e informes o se pueden encontrar en el sitio web Historia oral (i) de los Archivos. Estas entrevistas constituyen un valioso recurso para la investigación respecto de todos los tipos de temas relacionados con el Banco

 

Autores

Elisa Liberatori Prati

Archivera jefa del Grupo Banco Mundial

Únase a la conversación