Últimas estimaciones del impacto de la COVID-19 en la pobreza mundial

|

Disponible en:

En un momento en que el nuevo año trae cierta esperanza para la lucha contra la COVID-19, repasamos lo sucedido y hacemos el balance del efecto de la pandemia en la pobreza durante 2020. En octubre de 2020, utilizamos como base las previsiones de crecimiento incluidas en la edición de junio del informe Perspectivas económicas mundiales (GEP) (PDF, en inglés) y estimamos que, en todo el mundo, entre 88 millones y 115 millones de personas caerían en la pobreza extrema en 2020. Si tomamos los pronósticos incluidos en la edición de enero de 2021 de dicho informe, podemos prever que la cantidad de nuevos pobres surgidos como consecuencia de la pandemia de COVID-19 en 2020 aumentará a entre 119 millones y 124 millones. Este rango de estimaciones está en línea con otros cálculos (i) basados en previsiones alternativas de crecimiento elaboradas recientemente.

Al igual que en nuestras estimaciones anteriores, el número de nuevos pobres surgidos a raíz de la COVID-19 se calcula como la diferencia entre la pobreza proyectada con pandemia y sin ella. Para predecir la pobreza en el primer caso, utilizamos las previsiones de crecimiento del informe GEP de enero de 2021, y para el mundo sin pandemia, las incluidas en la edición de enero de 2020.[1] Es importante señalar que, si bien ahora estamos "repasando" el año 2020, nuestras estimaciones siguen basándose en extrapolaciones de encuestas de hogares anteriores a ese año.

El aumento estimado de la pobreza mundial en 2020 es verdaderamente inédito. En el gráfico 1 se muestra la variación anual en el número de personas en situación de pobreza extrema en todo el mundo durante el período comprendido entre1992 y 2020. Cada barra representa la cantidad neta de personas que han salido de la pobreza extrema si eran pobres el último año o bien han caído en la pobreza extrema si no eran pobres el año anterior. Antes de la COVID-19, el único caso registrado en los últimos 30 años de aumento en el número mundial de pobres como consecuencia de una situación crítica fue el de la crisis financiera asiática, que elevó la pobreza extrema en 18 millones de personas en 1997 y sumó otros 47 millones en 1998. En las dos décadas transcurridas desde 1999, la cantidad de personas que viven en la pobreza extrema en todo el mundo disminuyó en más de 1000 millones. Parte de este éxito se revertirá a causa de la pandemia de COVID-19.  Por primera vez en 20 años, es probable que la pobreza aumente significativamente. Se estima que la pandemia de COVID-19 provocará una suba de entre 88 millones (estimación de referencia) y 93 millones (estimación pesimista) en el número de personas en situación de pobreza extrema en 2020. Si se toman en cuenta las personas que habrían salido de la pobreza extrema en otras circunstancias pero que ahora no podrán hacerlo debido a la pandemia (es decir, 31 millones en 2020), el total de nuevos pobres surgidos por la COVID-19 en ese año se estima entre 119 millones y 124 millones de personas.

Gráfico 1: Variación anual en el número de personas que viven en la pobreza extrema (en millones), 1992-2020

A partir de distintas previsiones de crecimiento publicadas en 2020, en el gráfico 2 se muestran tanto el cambio en el número estimado de nuevos pobres surgidos con la COVID-19 en 2020 como los aportes de las diversas regiones. El agravamiento del impacto de la pandemia ha cambiado drásticamente nuestras proyecciones a lo largo de este año, en particular cuando se las compara con las tasas de crecimiento de abril (el aumento de junio a enero indicado en el informe GEP es menor). Esto se debe principalmente a que las previsiones para Asia meridional han empeorado, lo que también ha modificado el perfil regional de los nuevos pobres surgidos con la COVID-19. Es importante señalar que en los últimos años, incluso antes de la pandemia, las estimaciones de la pobreza de Asia meridional presentan un considerable grado de incertidumbre debido a que no se dispone de datos de encuestas de hogares de India (PDF, en inglés) posteriores a 2011-12[2].

Sobre la base del pronóstico de crecimiento de abril de 2020 y utilizando la línea de pobreza de USD 1,90 al día, estimamos que 62 millones de personas caerían en la pobreza extrema en todo el mundo en 2020, y que las regiones de Asia meridional y África al sur del Sahara representarían aproximadamente dos quintas partes de esa cifra. Posteriormente, con las previsiones de crecimiento de junio de 2020, corregimos las estimaciones mundiales para situarlas entre 88 millones y 115 millones de nuevos pobres, de los cuales cerca de la mitad residían en Asia meridional. Con los pronósticos de enero de 2021, ahora estimamos entre 119 millones y 124 millones la cantidad de pobres adicionales en todo el mundo, el 60 % de los cuales, aproximadamente, habitan en Asia meridional. 

El aumento en el número de pobres también se observa en la línea de pobreza de USD 3,20 al día. Con la línea de pobreza de USD 3,20, la cantidad de nuevos pobres mundiales estimados con el escenario de referencia del informe GEP aumenta de 175 millones a 228 millones (de junio de 2020 a enero de 2021) , impulsada nuevamente por Asia meridional. En la línea de USD 5,50 la estimación mundial no empeora, ya que nuestras nuevas estimaciones se ubican de hecho dentro del rango que calculamos usando los datos del informe GEP de junio. Esto se explica en gran medida porque las perspectivas de Asia oriental y el Pacífico se presentan más favorables de lo previsto, lo que contrarresta el incremento en Asia meridional.

Gráfico 2: Nuevos pobres surgidos como consecuencia de la COVID-19 en 2020, calculados a partir de distintas previsiones de crecimiento

No hay duda de que 2020 ha sido un año excepcionalmente difícil en la historia reciente. Si bien se han logrado avances en el desarrollo de vacunas, no parece que el aumento de la pobreza ocurrido el año pasado vaya a revertirse en 2021.  En el gráfico 3 se presentan las estimaciones actuales de pobreza hasta 2021 calculadas para los escenarios prepandemia, de referencia con COVID-19 y pesimista con COVID-19 utilizando las previsiones del informe GEP de enero de 2021. Como se indicó anteriormente, se estima que el número de nuevos pobres surgidos en todo el mundo en 2020 a causa de la pandemia oscila entre 119 millones y 124 millones. Se calcula que en 2021 la cantidad de pobres surgidos como consecuencia de la COVID-19 aumentará a entre 143 millones y 163 millones.  Si bien las estimaciones para 2021 son aún muy preliminares, muestran que para millones de personas de todo el mundo esta crisis no será efímera. Tras la crisis financiera asiática (véase el gráfico 1), 42 millones de personas salieron de la pobreza extrema en 1999 y, en promedio, 54 millones de personas lograron escapar de la pobreza extrema cada año durante las dos décadas anteriores a la pandemia. Esperamos que cuando finalmente hagamos el balance de 2021, dentro de un año, los datos referidos a la reducción de la pobreza sean mucho mejores de lo que esperamos ahora. Sin embargo, el continuo empeoramiento de las perspectivas de crecimiento que observamos durante el último año podría indicar lo contrario. El aumento de la desigualdad es otro riesgo negativo que no hemos analizado aquí (se ha dado por supuesto que la desigualdad no se modifica), pero que se discute con más detalle en otros artículos (i). Tal vez la única certeza de esta crisis es que verdaderamente no tiene precedentes en la historia moderna.

Gráfico 3: Estimaciones actuales de la pobreza extrema, 2015-21

Agradecemos el apoyo financiero otorgado por el Gobierno del Reino Unido a través del Programa de Investigación de Datos y Evidencias para la Lucha contra la Pobreza Extrema (DETEP).


[1] Como hemos hecho anteriormente, utilizamos un traspaso global de 0,85 para ajustar las tasas de crecimiento para los años proyectados, es decir, 2019-21 (para obtener detalles sobre el cálculo del traspaso, consulte Lakner y otros, 2020 [PDF, en inglés]). Empleamos las proyecciones más recientes del informe GEP, de enero de 2021, para todos los escenarios de 2019.

[2] Nuestras proyecciones se apartan de la estimación sobre India incluida en la estimación mundial de la pobreza para 2017. Para obtener más detalles sobre la estimación correspondiente a India, véase Castañeda y otros (2020) (i) y Poverty and Shared Prosperity 2020 (capítulo 1, recuadro 1.2) (PDF, en inglés).

Autores

Nishant Yonzan

Consultant, Poverty and Inequality Unit, Development Data Group, World Bank

Haoyu Wu

Consultor con contrato a largo plazo del Departamento de Prácticas Mundiales de Reducción de la Pobreza y Promoción de la Equidad del Banco Mundial

Únase a la conversación

Conperspectiva
19 de Enero de 2021

A su disposicion para trabajar en conjunto en analisis de datos con SPSS.

Oscar Lozano
19 de Enero de 2021

Excelente diagnostici