A pesar de los notables avances, 15 000 niños y 800 mujeres mueren aún todos los días, principalmente por causas prevenibles o tratables

|

Disponible en:

Este blog se basa en nuevas estimaciones de la mortalidad materna (i) y mortalidad infantil (i) publicadas (i) hoy de manera conjunta por el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad en la Niñez (UN IGME)(i) y el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para las Estimación de la Mortalidad Materna (UN MMEIG).(i)

En el mundo se registraron avances notables en materia de supervivencia infantil entre 1990 y 2018. La tasa de mortalidad de menores de 5 años —la probabilidad de que un niño muera durante el periodo comprendido entre el nacimiento y los 5 años— disminuyó en más del 50 % a 39 muertes por cada 1000 nacidos vivos. La mortalidad entre los niños de 5 a 14 años también se redujo en más del 50 %, llegando a 7 muertes por cada 1000 niños. La baja en la tasa de mortalidad de menores de 5 años se aceleró y prácticamente se duplicó desde el año 2000. En la actualidad, esta tasa disminuye en 3,8 % anualmente, en comparación con 2 % entre 1990 y 2000.

A pesar de los avances, todavía existen grandes disparidades en la supervivencia infantil por región. En 2018, se produjeron alrededor de 8 de cada 10 muertes de menores de 5 años en solo dos regiones: África al sur del Sahara (54 %) y Asia meridional (28 %). África al sur del Sahara continúa registrando la tasa más alta de mortalidad de menores de 5 años en el mundo, seguida de Asia meridional. En África al sur del Sahara, 1 de cada 13 niños muere antes de cumplir 5 años y en Asia meridional, 1 de cada 24 niños.

Según el informe del Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad en la Niñez (UN IGME), (i) en 2018, 121 países ya habían alcanzado una tasa de mortalidad de menores de 5 años inferior a la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de 25 o menos muertes por cada 1000 nacidos vivos. De los 74 países restantes, 20 están en vías de lograr el ODS si se mantienen las tendencias actuales. Los avances se deben acelerar en 54 países para alcanzar dicha meta antes de 2030.

Somalia, Nigeria, Chad, República Centroafricana, Sierra Leona y Guinea se encuentran entre los países con la mayor mortalidad de menores de 5 años con más de 100 muertes por cada 1000 nacidos vivos. Esta tasa es 20 veces superior a la tasa de muertes de menores de 5 años en los países de ingreso alto (5 muertes por cada 1000 nacidos vivos).

El periodo neonatal (el primer mes de vida) es una etapa crítica para la supervivencia infantil. Entre el nacimiento y los 15 años, el riesgo de morir es mayor en el periodo neonatal. Alrededor del 40 % de las muertes de menores de 15 años ocurre en el primer mes de vida. Se estima que en el mundo 2,5 millones de recién nacidos murieron en el primer mes de vida en 2018, lo que equivale aproximadamente a 7000 recién nacidos por día. Los avances en la reducción de la mortalidad neonatal son más lentos que en las edades más avanzadas. Como resultado, se ha registrado un aumento de la proporción de muertes neonatales en relación con todas las muertes de menores de 5 años.

El periodo en torno al nacimiento de un niño también es crítico para las madres.

La tasa de mortalidad materna mundial se redujo en 38 %, bajando de 342 muertes por cada 100 000 nacidos vivos en 2000 a 211 en 2017. Dicho esto, se estima que 295 000 mujeres murieron debido a complicaciones durante el embarazo y el parto en 2017.

En 2017, África al sur del Sahara registró la tasa de mortalidad materna más alta entre siete regiones, con 534 muertes por cada 100 000 nacidos vivos. Asia meridional ocupó el segundo lugar con 163 muertes por cada 100 000 nacidos vivos y experimentó el mayor descenso entre 2000 y 2017. La mencionada tasa bajó un 59 %, de 395 a 163 muertes por cada 100 000 nacidos vivos.

Como ocurre con las muertes infantiles, más del 80 % de la carga mundial de muertes maternas se registra en África al sur del Sahara (68 %) y Asia meridional (19 %). La región de Asia oriental y el Pacífico representa el 7 % de las muertes maternas en el mundo, y las regiones que faltan el 5 % restante.

A nivel mundial, el riesgo de mortalidad materna a lo largo de la vida se redujo casi a la mitad entre 2000 y 2017: de 1 muerte por cada 100 mujeres a 1 por cada 190 mujeres. El riesgo es mayor en África al sur del Sahara debido a la incidencia del alto riesgo por nacimiento y la elevada fertilidad; 1 de cada 38 mujeres falleció debido al embarazo o al parto en 2017.

Países con mayor y menor riesgo de mortalidad materna a lo largo de la vida en 2017

 País

 Riesgo de mortalidad materna a lo largo de la vida (1 muerte por cada)

 Chad

                           15

 Sudán del Sur

                           18

 Sierra Leona

                           20

 Somalia

                           20

 Nigeria

                           21

 

 

 Belarús

                     23,800

 Noruega

                     25,700

 Grecia

                     26,900

 Polonia

                     30,300

 Italia

                     51,300

 

En 2017, los países más peligrosos del mundo para dar a luz eran Chad (1 muerte por cada 15 mujeres) y Sudán del Sur (1 muerte por cada 18 mujeres), aunque esto mejoró ligeramente en comparación con 1 muerte por cada 10 mujeres en 2000. En los países de ingreso alto, el riesgo es mucho menor. Por ejemplo, en Italia, el riesgo es de 1 muerte por cada 51 300 mujeres.

Dado el ritmo de los avances entre 2000 y 2017, es poco probable que se logre la meta establecida en los ODS para la tasa de mortalidad materna, es decir menos de 70 muertes por cada 100 000 nacidos vivos en 2030. Se necesita que los avances se produzcan de manera más rápida.

Los informes exigen una mayor cobertura de atención de calidad para la madre y el bebé

Tanto el informe del UN IGME (i) como el informe del UN MMEIG (i) instan a tomar medidas para acelerar los avances en la prevención de muertes maternas e infantiles, ya que demasiadas mujeres y niños siguen muriendo por causas que se pueden prevenir y tratar fácilmente. Dado que casi la mitad de las muertes de menores de 5 años ocurre poco después del nacimiento, muchas muertes infantiles y maternas se pueden prevenir con una mayor cobertura de atención prenatal de calidad, cuidados especializados en el parto y atención posnatal para la madre y el bebé.

 

Estas estimaciones de la mortalidad fueron elaboradas por el UN IGME y el UN MMEIG. El UN IGME está formado por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Grupo Banco Mundial, y la División de Población de las Naciones Unidas. Por su parte, el UN MMEIG incluye los cuatro organismos mencionados y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Estos grupos se crearon para intercambiar datos sobre la mortalidad, armonizar las estimaciones dentro del sistema de las Naciones Unidas, mejorar los métodos para estimar la mortalidad infantil y la mortalidad materna, e informar sobre los avances hacia los ODS. Ambos grupos continúan generando estimaciones de la mortalidad confiables y transparentes para monitorear los avances de los países en las metas de los ODS 3.1 y 3.2. Todos los datos, estimaciones e información detallada de los métodos se encuentran disponibles en el sitio Estimaciones de la mortalidad infantil (CME INFO) (i) y en el sitio de la OMS. (i) Las nuevas estimaciones están disponibles también en las bases de datos Indicadores del Desarrollo Mundial (i) y HealthStats (i) del Banco Mundial.


Glosario:

Tasa de mortalidad de menores de 5 años: Probabilidad de morir durante el periodo comprendido entre el nacimiento y los 5 años, expresada por cada 1000 nacidos vivos.

Tasa de mortalidad infantil: Probabilidad de morir durante el periodo comprendido entre el nacimiento y 1 año, expresada por cada 1000 nacidos vivos.

Tasa de mortalidad neonatal: Probabilidad de morir durante los primeros 28 días de vida, expresada por cada 1000 nacidos vivos.

Probabilidad de morir entre los niños de 5 a 14 años: Probabilidad de morir entre los niños de 5 a 14 años, expresada por cada 1000 niños de 5 años.

Tasa de mortalidad materna: Número de muertes maternas en un periodo determinado por cada 100 000 nacidos vivos durante el mismo periodo.

Muertes maternas: Muerte de una mujer durante el embarazo o dentro de los 42 días posteriores al término del embarazo, independientemente de la duración y el lugar del embarazo, por cualquier causa relacionada o agravada por el embarazo o el control del embarazo, pero no por causas accidentales o incidentales.

Riesgo de mortalidad materna a lo largo de la vida: Probabilidad de que una mujer de 15 años muera eventualmente por una causa materna.

Autores

Emi Suzuki

Demógrafo, Grupo de gestión de datos sobre el desarrollo

Únase a la conversación