El futuro depende de las decisiones que tomemos ahora

|

Disponible en:

© Alexander Supertramp/Shutterstock.
© Alexander Supertramp/Shutterstock.

Imagina esto. Eres un estudiante en el año 2030. La escuela es completamente diferente a lo que tus padres recuerdan. Solo asistes a la escuela cuatro días a la semana, y la mayor parte del tiempo permaneces en espacios de aprendizaje al aire libre. Con la ayuda del aprendizaje electrónico semipresencial, puedes estudiar por tu cuenta, concentrándote en temas estratégicos a través de un plan de estudios elaborado especialmente para ti. Tu asistente educacional que utiliza inteligencia artificial te califica y te proporciona comentarios sobre tus tareas, guiándote paso a paso en los problemas difíciles, volviéndote a enseñar conceptos desde cero si es necesario.
 
En la clase de geografía, te pones gafas de realidad virtual. De manera repentina, eres transportado a los Andes en América del Sur. Fascinado con las enormes montañas que ves por todas partes, tomas apuntes sobre los materiales que forman el vibrante espectro de estratos de roca. Los debates de historia cobran vida cuando tú y tus compañeros se imaginan estando sentados en el Palacio de Versalles durante la Conferencia de Paz de París.

Las posibilidades son realmente infinitas.
 
Con la evolución de la educación en maneras que no se habían imaginado antes, es muy emocionante conceptualizar las posibles innovaciones que surgirán en el futuro. El cambio nos rodea. El 55 % de la población mundial está conectado a internet, y sitios web como la Academia Khan y Coursera ofrecen materiales docentes increíbles a los estudiantes de manera gratuita, incluso en las zonas más rurales del mundo.
 
El dominio de una habilidad y el aprendizaje basado en proyectos conformarán los pilares de un sistema educativo futurista. El aprendizaje para el dominio es una filosofía educativa que mantiene que los estudiantes deben lograr un nivel de perfeccionamiento en conocimientos previos antes de continuar aprendiendo la información subsiguiente. Asegura un aprendizaje exhaustivo libre de vacíos conceptuales.

Un plan de estudios exclusivo para cada estudiante puede ayudar a focalizar los esfuerzos en áreas más débiles y desarrollar las más fuertes. Al usar este enfoque —combinado con proyectos de trabajo en equipo destinados a resolver problemas de la vida real, pasantías y pensamiento de diseño— se pueden generar informes de los estudiantes equitativos, evaluando un sinnúmero de habilidades relevantes para los entornos reales.
 
El diseño de las aulas sería también en gran medida redefinido. Las salas de clase, dotadas de tecnología, paredes móviles, asientos flexibles, escritorios de pie, pantallas OLED por todas partes y realidad aumentada, se convertirán en centros de aprendizaje interactivos, asegurando que cada uno de los estudiantes se involucre activamente con los materiales didácticos.
 


Ishita Gupta es una estudiante de enseñanza secundaria de la Inventure Academy de Bangalore en India. Es una de las dos ganadoras del concurso de redacción de blogs organizado por el Grupo Banco Mundial y el Financial Times sobre ideas de cómo será la educación en el próximo siglo.
 

Autores

Ishita Gupta

High School student at the Inventure Academy, Bangalore, India.

Únase a la conversación