El poder de la identidad digital

|

Disponible en:

La COVID-19 puso a prueba la capacidad de los gobiernos para brindar ayuda financiera y otros tipos de asistencia a las personas vulnerables.  Aunque 200 países y territorios han planeado o implementado (PDF en inglés) medidas de protección social en respuesta a la pandemia, muchos gobiernos tuvieron dificultades para identificar a los trabajadores informales que no estaban cubiertos por los programas de asistencia o seguridad social disponibles para los empleados del sector formal. Las normas de distanciamiento social y las cuarentenas complicaron aún más la tarea de ayudar a quienes lo necesitan.

Pero en algunos países los sistemas de identidad digital permitieron que las autoridades identificaran en forma confiable y remota a las poblaciones, e hicieran transferencias en efectivo de emergencia a los grupos vulnerables  como mujeres y niñas, personas pobres, trabajadores informales e inmigrantes, habitantes de áreas remotas y refugiados.

Por ejemplo, un sistema de identidad digital permitió a Chile preinscribir rápidamente a millones de nuevos beneficiarios a los programas de asistencia social y que la gente pudiera verificar en línea su situación y, en caso necesario, solicitar cambios. En Tailandia, donde más de 28 millones de personas solicitaron un nuevo beneficio para los trabajadores informales afectados por la pandemia, el gobierno pudo detectar y separar a quienes recibirían la asistencia a través de otros planes. Y recientemente las autoridades indias lograron efectuar pagos rápidamente a más de 200 millones de mujeres a través de un programa de inclusión financiera, gracias a mejoras en los procesos que incluyeron la vinculación de las cuentas de cada persona con su identificación digital.

Pero los sistemas de identidad digital por sí solos no son la panacea para llegar a los grupo vulnerables, sobre todo, esos esquemas requieren el acceso asequible a la infraestructura digital. Cuando eso existe, la identidad digital brinda los cimientos sobre los cuales construir otras aplicaciones y sistemas importantes.  Como los sistemas de identidad digital permiten que las personas efectúen transacciones de manera remota, también pueden facilitar los pagos digitales (a través de transacciones sin efectivo) y una mejor gobernanza de datos (permitiendo transacciones sin papel y protegiendo simultáneamente la privacidad).

Las identificaciones digitales, los pagos digitales y la gobernanza de datos tienen importancia en sí mismos; juntos constituyen un poderoso bien público.

Esta combinación es tan fundamental para las economías actuales como lo fueron los caminos y ferrocarriles para las economías del siglo XX. Por ejemplo, países como Estonia y Singapur cuentan con ecosistemas digitales avanzados que permiten a la gente acceder a servicios gubernamentales y empresariales completamente en línea, mitigando así en parte las perturbaciones económicas causadas por la COVID-19.

“Mientras los países se centran en «reconstruir mejor» después de la pandemia, tienen una oportunidad fundamental para dar el salto a una economía más digital... y hacerlo de manera responsable. Sea cual fuere el modelo que elijan, los gobierno pueden transformar las vidas de la gente en todo el mundo creando sistemas de identidad digital diseñados para maximizar la privacidad, la inclusión y la confianza”

A medida que la digitalización avanza, las actitudes relacionadas con la protección de los datos están experimentando un profundo cambio. Las violaciones de alto perfil a la seguridad de los datos y el mal uso de la información han llevado a que la gente, con razón, sea más consciente de las amenazas a su privacidad.  Las nuevas normas y regulaciones otorgan a los ciudadanos mayor agencia (PDF en inglés) en cuanto a sus datos personales y los nuevos modelos en línea descentralizados procuran desplazar el poder de las terceras partes hacia los usuarios. Los sistemas de identidad digital mal planificados pueden crear riesgos para los datos personales o exacerbarlos ; pero con un diseño cuidadoso estos sistemas pueden fomentar el uso responsable de los datos y su reutilización, permitiendo que sea la gente quien los controle.

Los sistemas de identidad digital también deben estar diseñados considerando la inclusión y la confianza.  La inclusión no solo implica garantizar que todos puedan inscribirse, sino también que todos puedan usar sus identificaciones digitales para recibir asistencia y empoderarse económicamente, incluso quienes están poco alfabetizados y tienen un acceso limitado a la tecnología. Además, es fundamental que las personas tengan confianza en la integridad del sistema, incluida su capacidad para resguardar la privacidad y los derechos individuales. Esto requiere mecanismos de transparencia y responsabilización eficaces.

Los buenos sistemas de identidad digital no solo aumentan la capacidad de los gobiernos y las empresas para funcionar, sino que además benefician y protegen al público.  Están surgiendo diversos modelos que reflejan los contextos locales. Aunque algunos países deben comenzar con un sistema de identidad fundacional para que todas las personas puedan demostrar su identidad oficial; otros, como Australia, Canadá y Francia, han comenzado a crear «ecosistemas» de identidad digital que otorgan a la gente la posibilidad de optar entre proveedores de identificaciones públicos y del sector privado.

Independientemente de la forma que adopten, esos sistemas se necesitan con urgencia. Mil millones de personas en el mundo todavía carecen de una identidad oficial, lo que les impide acceder a los sistemas financieros y los servicios sociales. La mitad de ellas están en África. Gracias a la iniciativa Identificación para el Desarrollo (ID4D) el Banco Mundial está invirtiendo 1200 millones de dólares en más de 30 países en vías de desarrollo para reducir la cantidad de personas sin identificación y construir mejores sistemas de registros civiles e identificaciones digitales que puedan apoyar el crecimiento económico inclusivo.

La pandemia de la COVID-19 puso de relieve la urgente necesidad de contar con sistemas de identidad digital que permitan a los gobiernos proporcionar asistencia social y apoyo financiero a los hogares y las empresas de manera más rápida  y con una mejor rendición de cuentas. Para avanzar en la búsqueda de soluciones innovadoras, ID4D lanzó recientemente su segundo Desafío de la Misión Mil Millones en una búsqueda mundial de alternativas que permitan a las personas más vulnerables del mundo registrarse para obtener y usar identificaciones digitales de manera segura.

Mientras los países se centran en «reconstruir mejor» después de la pandemia, tienen una oportunidad fundamental para dar el salto a una economía más digital... y hacerlo de manera responsable. Sea cual fuere el modelo que elijan, los gobierno pueden transformar las vidas de la gente en todo el mundo creando sistemas de identidad digital diseñados para maximizar la privacidad, la inclusión y la confianza.

Publicado originalmente en Project Syndicate. 

Contenido relacionado

La respuesta del Grupo Banco Mundial a la COVID-19

Vicente Avalos Huamani
31 de Agosto de 2020

Excelente trabajo en el documento, podemos compartir experiencias y lecciones de aprendizaje en las Microfinanzas en especial rurales. Agradezco los artículos que comparten que nos ayuda mucho a comprender situaciones actuales. Gracias.

CLAUDIA
31 de Agosto de 2020

Excelente artículo!!

Liliana korniat
31 de Agosto de 2020

Interés en participar del curso

VIRGINIA QUISPE ROJAS
31 de Agosto de 2020

Creo oportuno dar un salto a los digital en esta emergencia sanitaria, en particular de la población vulnerable por su seguridad juríca en todo tipo de relaciones que genere.

Juan Llanos
31 de Agosto de 2020

Interesante la informacion

Juan Llanos
31 de Agosto de 2020

Interesante la informacion

Segundo Eduardo Cisneros Arteaga
31 de Agosto de 2020

Es uno de los hitos contemplados en estos tiempos con tecnología de punta y aplicaciones en la nueva era ya que muchos lo consideran como la 4ta. revolución industrial en estos tiempos del post pandemia.

Manuel Barrantes
31 de Agosto de 2020

Me parece que el Diagnóstico es preciso, que nos demuestra el grado de desarrollo tecnológico y digital en que muchas sociedades se encuentran viviendo actualmente, en un Submundo con niveles de Interconexión Digital totalmente Nula, y esto es el parámetro de sus niveles de desarrollo en los diferentes sectores de la sociedad.
Por consiguiente,todo esto es concecuencia de la inactividad política, económica y social, tanto de Gobiernos Centrales como de Instituciones Privadas que no supieron proyectarse al futuro; pero ahora que tenemos identificada la problemática,podría significar el punto de quiebre para optar por el cambio y tener una sociedad más integrada, más moderna y más empoderada ; para poder estar preparados para cualquier acontecimiento en el futuro,

YOVANNYS ALBERTO MONTERO
31 de Agosto de 2020

Actualmente existen limitaciones aun para ciertos procesos q se pueden realizar por las paginas web.
Facilitar y educar a la población analfabeta de la nuevas tecnologías

Ruben Hidalgo
31 de Agosto de 2020

Me interesa sus publicaciones. Son muy críticas y productivas.

Danilo Amigo
31 de Agosto de 2020

Hola, interesante planteamiento de cómo podemos, dada la situación actual, rediseñar nuestras economías y modelos, integrando sin duda los recursos digitales, consideró sumamente importante por parte de los gobiernos el generar instancias de confianza para que las personas participen de ellas, por tanto debemos fortalecer junto con esa estructura digital los necesarios procesos y elementos de seguridad para evitar vulneraciones, con ello veo difícil que varios estemos equivocados en digitalizar al mundo. Gracias por la exposición directora!!

Sandra Angulo Mina
31 de Agosto de 2020

Vivo en Colombia en el Distrito de Buenaventura donde no se visibiliza el trabajo de mujeres de escasos recursos y como sabemos es la población más golpeada en la economía ya que son madres cabeza del hogar y donde su labor no son reconocidas y no tiene apoyo de organizaciones que quieran aportar para que ellas salgan adelante con sus hijos. Ahora bien tenemos una idea de negocio que queremos explotar ya que no se encuentra en el.mercado. Con quién podemos buscar alianza para hacer una asociación con nuestro producto.

Francisco Javier GonzalezMonreal
31 de Agosto de 2020

Tengo interés en unirme, aprender, aportar y colaborar

Willmer José Baldárrrago Salas
31 de Agosto de 2020

Excelente, nos tenemos que adaptar a los grandes cambios.

CARLOS JOSE RIZZO UBEDA
31 de Agosto de 2020

BUENAS TARDES.
POR ESTE MEDIO ESTOY SOLICITANDO AYUDA A TRAVÉS DE LOS PROGRAMAS QUE EJECUTAN EN DIFERENTES PAÍSES.
SOY AGRONOMO Y TÉCNICO VETERINARIO, VIVO EN HONDURAS Y EN ESTE MOMENTO ESTOY PASANDO UNA SITUACIÓN ECONÓMICA BIEN PRECARIA POR EFECTOS DE LA PANDEMIA, ESTOY SIN TRABAJO Y SE ME DIFICULTA CONSEGUIRLO PORQUE YA SOY DE LA TERCERA EDAD. TENGO MUCHA EXPERIENCIA CON GRUPOS CAMPESINOS, ASOCIACIONES, PRODUCTORES PRIVADOS DANDO ASESORÍAS TÉCNICAS Y VENTAS DE PRODUCTOS AGROPECUARIOS. LES RUEGO ME AYUDEN A ENCONTRAR UNA OPORTUNIDAD EN ESA PRESTIGIOSA INSTITUCIÓN. GRACIAS, DIOS LES BENDIGA.

Marilyn Morales
31 de Agosto de 2020

Me gustaria participar del taller y poder comentar al respecto. gracias

Deicy Domínguez
31 de Agosto de 2020

Estoy interesado en la información

luis baique de Perú
13 de Enero de 2021

Interesante estudio que nos sirve de base para algunos países que aún no han profundizado el tema de la digitalización. No solo sirve como la forma de ahorrar tiempo sino identificar y poder clasificar cada problema en su lugar, para poder resolver de acuerdo a cada necesidad.

marco aurelio serna
13 de Enero de 2021

muy buena información. gracias

iris salcedo
13 de Enero de 2021

participante del curso

Mónica Indaburo Parrales
13 de Enero de 2021

Efectivamente, la pandemia del COVID 29 nos ha llevado a repensar en la importancia de contar con bases de datos que permitan favorecer a nivel gubernamental, a las poblaciones vulnerables, con proyectos e iniciativas que buscan apoyarlos.
La identificación digital tal como plantea el artículo se convierte en una herramienta de gran utilidad.

adelanes
13 de Enero de 2021

Muy buen articulo, gracias

VICTOR ANDRES RODRIGUEZ AGUIRRE
13 de Enero de 2021

Buenas Noches tengo interés en participar del curso

Francys
13 de Enero de 2021

BUENAS TARDE! VENEZUELA SÁBADO 8SEP,/30, MUY CIERTO QUÉ LA IDENTIDAD DIGITAL TRANSFIERE INCLUSIÓN SOCIAL CUANDO LOS ORGANISMOS LO UTILIZAN PARA GENERAR CONFIANZA, SUPERACIÓN, PRIVACIDAD YCON FINES SOCIALES.

Sindy karina donaire oropeza
13 de Enero de 2021

Me intera el curso

Modesta Irizarry
13 de Enero de 2021

Gracias por discutir un tema tan importante que ciudadanos de muchas comunidades inalcanzables puedan saber sobre el mismo. Se debe ser más accesible a la gente del entorno de las ciudades desarrolladas.

Daniel
13 de Enero de 2021

Unión entre los países desarrollados y en vías de desarrollo será la solución definitiva