La atención de salud primaria se debe adaptar al mundo posterior a la COVID-19: ¿cómo lo logramos?

|

Disponible en:

Imagen
Un trabajador de la salud le toma la presión a una paciente.
Un trabajador de la salud le toma la presión a una paciente.

Como médico, conozco de primera mano el importante papel que desempeña la atención primaria en la salud de las personas, las familias y las comunidades. Cuando funciona bien, es la base de una buena vida y de un próspero sistema sanitario nacional. Cuando es deficiente, la gente sufre.

Lo hemos visto, con trágicas consecuencias, durante la pandemia de COVID-19. La atención de salud primaria ha sido el eslabón más débil de la respuesta a la pandemia pese a su importancia para “aplanar la curva”  a través de medidas como la vigilancia, las pruebas y el rastreo de contactos, y para evitar que los hospitales se vean desbordados por pacientes en estado crítico.

Aunque la pandemia ha arrojado luz sobre las debilidades de los sistemas sanitarios de los países, también ha puesto de manifiesto la importante función que puede desempeñar la atención médica primaria durante las emergencias sanitarias. En un nuevo informe del Banco Mundial —“Walking the Talk: Reimagining Primary Health Care After COVID-19” (i) (Cumplir con lo prometido: repensar la atención de salud primaria después de la COVID-19 - Descargue el resumen en español)— se plantea cómo los países pueden revitalizar sus sistemas sanitarios para mejorar los resultados de salud y estar mejor preparados para la próxima pandemia mundial.

En el informe, se describen cuatro cambios estructurales que se exigirán a los países en el diseño, el financiamiento y la prestación de los servicios de salud primaria .

• Pasar de servicios de baja calidad a servicios de alta calidad prestados por equipos multidisciplinarios para fortalecer la gama y la calidad de la atención.
• Pasar de la atención fragmentada a la integración centrada en la persona, en la que equipos de atención primaria cohesionados y locales coordinan los servicios en torno a las necesidades de los pacientes.
• Pasar de la inequidad a la equidad y la rendición de cuentas, en la que la prestación equitativa y eficiente de la atención de salud primaria fomenta la rendición de cuentas y recompensa los resultados sanitarios.
• Pasar de la fragilidad a la resiliencia, en la que los equipos de atención de salud primaria llevan a cabo la vigilancia de la salud pública y programas de difusión, y la planificación y la asignación de recursos del sector de la salud incluyen la capacidad de aumento de los recursos financieros y humanos.

Estos cambios no solo son importantes para combatir la pandemia de COVID-19 y prevenir una próxima calamidad en el ámbito de la salud pública, sino que también son fundamentales para proporcionar seguridad sanitaria, estabilidad y prosperidad.

Una salud primaria adecuada ofrece atención integrada, receptiva, continua y orientada a la comunidad proporcionada por un personal sanitario competente. Para lograrlo, los Gobiernos deberían reformar la educación médica  y ayudar a los proveedores a actualizar sus habilidades para una atención basada en equipos multidisciplinarios.

Se tiene que cambiar la forma de compensar a los proveedores para incentivarlos a trabajar como médicos generales en lugar de como especialistas y en las comunidades rurales en vez de las ciudades. También será necesario modificar los requisitos de autorización para los profesionales de la salud y reforzar las tecnologías de la información.

Lo más importante es modernizar la forma de financiar la atención de salud primaria.

El financiamiento para la salud primaria debe aumentar de manera significativa en los países en desarrollo a través de inversiones que deben realizar los propios países y del apoyo financiero de los donantes. Para los Gobiernos será clave desarrollar una estrategia de políticas que permita llevar a cabo reformas financieras y costear la atención médica con sus propios ingresos en lugar de hacerlo a través de las tarifas cobradas a los usuarios,  que los pobres no pueden pagar, y en su lugar recaudar impuestos sobre el tabaco, el alcohol y el azúcar para financiar las reformas.

El Banco Mundial está dispuesto a prestar asistencia a los países en estas reformas vitales, ya sea mediante el aumento del acceso al financiamiento, la prestación de asistencia técnica, el intercambio de conocimientos o la formulación de políticas a través del diálogo con los líderes nacionales.

Hemos visto la notable rapidez con la que los científicos de varios países desarrollaron vacunas seguras, confiables y altamente eficaces para proteger a las personas de la COVID-19. Tuvieron éxito porque los Gobiernos invirtieron en investigación y porque había una enorme voluntad y determinación de obtener resultados.

Imagine si los Gobiernos aplicasen las mismas inversiones y la misma voluntad para revitalizar sus sistemas de atención de salud primaria. Piense en las enfermedades que se podrían prevenir, en el mejoramiento de la calidad de la salud que se podría lograr y en la prosperidad a la que podrían acceder los países.

¿Qué estamos esperando?

Autores

Muhammad Ali Pate

Director mundial del Departamento de Prácticas Mundiales de Salud, Nutrición y Población | Director del Mecanismo Mundial de Financiamiento para respaldar la iniciativa Todas las mujeres, todos los niños (GFF)

Únase a la conversación

Fredy Jordan Medina
06 de Agosto de 2021

Es vital reforzar las inversiones en el primer nivel de atencion para afrontar en forma exitosa a la pandemia. Atte. Fredy Jordan Ex Jefe Nacional de Pronis- Minsa- Peru.

RUBEN T. PARRA NATTEROS
06 de Agosto de 2021

Muy interesante.
En el Perú,estamos en plena gestión y ejecucion del Proyecto "Fe, Paz y Obras" que considera la participación plena de la juventud en brigadas en áreas de salud y desarrollo de actividades productivas y de servicios.

Eulile Vargas Villalobos
06 de Agosto de 2021

Muy interesante enfoque y propuesta. Considerando que el mantenimiento de la salud le compete no solo a las instituciones de salud, sino también a la sociedad en su conjunto, agregaría que la atención primaria de la salud, más allá de equipos interdisciplinarios y de mejor formación de médicos generales, debe incorporar a miembros de las comunidades y a organizaciones comunitarias y municipales que trabajen en conjunto para lograr esa meta.

Oswaldo
06 de Agosto de 2021

Es importante su visión sobre el tema de salud que debe ser integral en nuestros países, pero la internacionalización de los gobiernos no se preocupan por sus gobernados ya que hay juegos políticos en los cuales no tienen en cuenta a la población más vulnerable y otro factor que influye es las migraciones de otros territorios a los países, la política no se realiza sino la politiquería es decir , votos por un dinero que es escaso para satisfacer las necesidades. Que tienen la mayoría de la poblaciónes, territorios, además un bajo nivel nutrición al debido al desempleo, y los indicadores de educación los más bajos de las Regiones, debido a la falta de políticas públicas en el sector y que se cumplan.

Cristina Gaitán Flores
06 de Agosto de 2021

La propuesta del Banco mundial me parece excelente! En los últimos años en Nicaragua se ha venido incrrmentando esa práctica con buenos resultados. ÉxitosBM.