La economía mundial se ve afectada por la recesión más profunda en 80 años pese a las numerosas medidas de estímulo

|

Disponible en:

La pandemia de COVID-19 (coronavirus) ha colapsado la actividad económica en el mundo. Pese a las medidas de estímulo económico sin precedentes que han adoptado los Gobiernos en los países avanzados y en muchas economías en desarrollo, se prevé que la recesión internacional impulsada por la pandemia en 2020 será la mayor desde la Segunda Guerra Mundial. 

Según nuestras últimas previsiones económicas, incluidas en el informe Perspectivas económicas mundiales que fue publicado hoy, la economía mundial sufrirá una contracción de 5,2 % este año.

A raíz de las graves distorsiones a la oferta y la demanda internas, el comercio y las finanzas, se prevé que la actividad económica de las economías avanzadas se contraerá un 7 % este año.  Se espera que el crecimiento de los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED) disminuya un 2,5 % en 2020, su primera contracción como grupo en al menos 60 años. Como resultado, la disminución prevista en los ingresos per cápita de un 3,6 % empujará a millones de personas a la pobreza extrema este año.

La recesión internacional impulsada por la pandemia en 2020 será la mayor desde la Segunda Guerra Mundial. 

Si la pandemia se controla lo suficiente a mediados de año en las economías avanzadas y un poco más tarde en los MEED, anticipamos que la economía mundial repuntará un 4,2 % en 2021, a saber, un 3,9 % para las economías avanzadas y un 4,6 % para los MEED.

Sin embargo, las perspectivas continúan siendo sumamente inciertas y predominan los riesgos de que la situación empeore, por ejemplo, la posibilidad de que la pandemia se prolongue por más tiempo, de que ocurran agitaciones financieras o de que se produzca un repliegue del comercio internacional y las relaciones de suministro.

A medida que enfrentan una grave crisis de salud pública, muchos MEED se encuentran menos preparados para resistir una desaceleración global que lo que estaban durante la crisis financiera mundial. Los MEED particularmente vulnerables son aquellos que tienen sistemas de salud deficientes, que dependen de las exportaciones de productos básicos y que registran elevados niveles de deuda soberana e institucional.

A corto plazo, los MEED necesitan con urgencia políticas económicas y sanitarias para amortiguar el impacto de la pandemia, proteger a las poblaciones vulnerables y aumentar la capacidad de los países para prevenir y hace frente a eventos similares en el futuro. En vista de su particular vulnerabilidad, es fundamental que los MEED fortalezcan sus sistemas públicos de salud, que enfrenten los desafíos que entrañan la informalidad y las carencias en las redes de protección social, y que impulsen reformas que promuevan un crecimiento firme y sostenible tras la crisis.

Los encargados de formular políticas pueden alentar las inversiones en tecnologías destinadas a la mejora de la productividad, facilitando un clima para los negocios más eficiente, el fortalecimiento de la gobernanza y las regulaciones simplificadas y eficazmente aplicadas.

Pero las medidas normativas a corto plazo deben complementarse con acciones a largo plazo. Aumentar la productividad laboral y el producto potencial son las bases principales de avances duraderos en materia de prosperidad y reducción de la pobreza.  Los encargados de formular políticas pueden alentar las inversiones en tecnologías destinadas a la mejora de la productividad, facilitando un clima para los negocios más eficiente, el fortalecimiento de la gobernanza y las regulaciones simplificadas y eficazmente aplicadas. Y, por supuesto, aumentar el capital humano con una mejor educación que se centre en los resultados de aprendizaje.

Escenario desfavorable

En caso de que los brotes de COVID-19 se prolonguen más de lo previsto, quizás se deberán mantener o reintroducir las restricciones a la circulación y a las interacciones de las personas. En una situación en que se necesiten tres meses adicionales de medidas de confinamiento estricto, el producto mundial se contraería en casi 8 % en 2020.  Pese al apoyo adicional en materia de políticas fiscales, las empresas vulnerables desaparecerían de los mercados, los hogares vulnerables reducirían considerablemente el consumo y el turismo seguiría estando afectado por una profunda depresión. Estas perturbaciones también aumentarían el alcance de los efectos transfronterizos y conducirían a interrupciones generalizadas en la producción. Las graves y persistentes turbulencias de los mercados financieros causarían un importante aumento de las quiebras en todo el mundo y desencadenarían serios episodios de estrés financiero en muchos MEED.

Escenario favorable

Pese a los mayores riesgos de deterioro de las previsiones del crecimiento mundial, y de la cada vez más evidente gravedad de la actual contracción global, sigue siendo posible lograr resultados más sólidos. La eliminación previsible de las medidas de control de la pandemia, junto con la diligente y sin precedentes respuesta normativa en el mundo, puede provocar una rápida recuperación en la confianza y en el empleo, liberando la demanda reprimida. Sin embargo, incluso con estos hechos positivos, la contracción del producto mundial de 3,7 % en 2020 sería cerca del doble de profunda que la experimentada en la recesión mundial de 2009, y el crecimiento de los MEED sería negativo.

 

ENLACES RELACIONADOS

El Grupo Banco Mundial y la COVID-19 (coronavirus)

Informe: Perspectivas económicas mundiales

La COVID-19 (coronavirus) dejará secuelas económicas duraderas en todo el mundo

Únase a la conversación

Zoilarosa Gallardo Perozo
18 de Junio de 2020

Estamos ante una situación alarmante. El solo hecho de pensar que habrán mínimo Sesentamillones de nuevos más pobres como consecuencia de la pandemia del Coronavirus y que la economía mundial sufrirá daños mayores a los ocurridos después de la Segunda Guerra Mundial , es sumamente preocupante máxime que no existe fecha cierta para que se erradique esta pandemia. Pienso que es momento de concienciar a la población para extremar las medidas de cuidado y a su vez las grandes economías de mundo dar apoyo en insumos médicos masivos , alimentos, programas de sobrevivencia de pequeñas y medianas empresa s para evitar un colapso Mayo. Es hora de unirnos a nivel mundial y que la alta gerencia médica administrativa ejecutiva e inteligente del mundo aplique n todos los programas propios para salvar la economía mundial y los más importante la población mundial Dra Zoilarosa Gallardo Perozo dé venezuela 🇻🇪