La inclusión es importante para las ciudades asediadas por el clima

|

Disponible en:

Tengo a Odisha en mi mente. El ciclón Fani devastó uno de mis estados favoritos de la India. Pero antes de Fani ocurrieron los ciclones Idai y Kenneth. Y los pobladores de Beira en Mozambique están conmocionados. Todo esto en un lapso de unas pocas semanas. Tales desastres han causado la inundación de ciudades, pueblos, aldeas y caseríos. Ellos parecen estar bajo el asedio del clima.

Pero hay diferencias importantes entre las inundaciones de las aldeas y las de las ciudades, por eso la atención se centra en las inundaciones urbanas. De hecho, la primera vez que comprendí realmente lo que significaban las inundaciones urbanas para los habitantes de las ciudades fue cuando trabajaba para el Gobierno de Maharashtra, y las zonas bajas de Mumbai se inundaban con cada monzón. Desde entonces, he sido testigo de innumerables ciudades inundadas con aguas sucias. Estas son inundaciones crónicas, que con frecuencia se producen debido a desagües obstruidos, la mala gestión de los desechos sólidos y obras de infraestructura obsoletas, entre otras cosas.

En Ginebra, se realizará próximamente la Cuarta Conferencia Mundial sobre Reconstrucción (WRC4, por sus siglas en inglés), (i) y el tema del evento acerca de la inclusión para una recuperación centrada en la resiliencia me motiva mucho. Pues algunos individuos y grupos se ven más afectados por las inundaciones urbanas que otros . Las personas de ingreso bajo corren un mayor riesgo, por supuesto, pero la exclusión se basa en algo más que eso.

En todo el mundo, los grupos excluidos en las ciudades incluyen, entre otros, a trabajadores migrantes, residentes de asentamientos informales, personas mayores, personas con discapacidad y aquellos que trabajan en oficios y trabajos que son particularmente susceptibles de sufrir interrupciones durante los desastres naturales, como los vendedores ambulantes o los recolectores de residuos. Además, las inundaciones, como otros impactos, afectan a hombres y mujeres de manera diferente . Por otra parte, la respuesta a las inundaciones puede exacerbar las formas de exclusión social existentes; por ejemplo, las personas de una etnia, raza, casta o lugar de origen específicos pueden quedar fuera del proceso de evacuación o asistencia .

Acabamos de publicar una breve nota de políticas (i) acerca de lo que significa la inclusión social para los residentes urbanos, poniendo especial atención en las inundaciones urbanas. Estas son nuestras conclusiones:

En primer lugar, la gestión y la capacidad municipal son condiciones previas necesarias para la resiliencia urbana. Las causas de las inundaciones urbanas deben abordarse de manera ascendente. En otras palabras, en algunos casos, la mitigación es incluso más importante que la adaptación. Por ejemplo, las ciudades deben garantizar que la gestión de los residuos sólidos esté bien organizada, que existan mandatos claros para la prestación de servicios, y que existan buenas regulaciones aplicadas de manera eficaz y transparente. Además, deben enfrentar las distorsiones en los mercados de tierras y vivienda.

Haga clic aquí para descargar la nota de políticas. (i)

En segundo lugar, como algo inherente a la gestión municipal en general, la resiliencia urbana duradera se originará en los Gobiernos municipales, los proveedores de servicios y el sector privado que son responsables ante los residentes de las ciudades. Esta observación se basa en el Informe sobre el desarrollo mundial de 2004, (i) en que se destacó la importancia de adoptar al menos tres acciones: escuchar la voz de los residentes a través de mecanismos estructurados, tener circuitos de retroalimentación entre proveedores y residentes y garantizar flujos de información sistemáticos entre actores estatales y no estatales. Como corolario, los Gobiernos de las ciudades deben considerar la adaptación a diario de la comunidad como parte integral de los esfuerzos de mitigación y adaptación urbana, en lugar de verla como respuestas pequeñas, locales, paralelas y separadas.

En tercer lugar, es responsabilidad permanente de los Gobiernos municipales saber quién quizás quedará al margen de los esfuerzos en materia de resiliencia, en qué canales y de qué manera. La premisa del marco de inclusión social (i) del Banco Mundial es formular las preguntas correctas para realizar las mejores intervenciones posibles. El Instrumento de Evaluación de la Inclusión Social (SiAT, por sus siglas en inglés) (PDF, en inglés) proporciona cuatro preguntas orientadoras sencillas para el análisis previo, respecto de la respuesta a eventos catastróficos (como parte de la evaluación de necesidades posteriores a un desastre), y más importante aún, durante los tiempos de estabilidad para ayudar a la planificación contra inundaciones tanto crónicas como severas.

Por último, lea este blog de mis colegas de la región de Asia meridional del Banco Mundial, donde mencionan una iniciativa piloto sobre planes de acción específicos de cada proyecto en que la inclusión social se integra en la gestión del riesgo de desastres.

Autores

Únase a la conversación