Mi consejo para los futuros responsables de formular las políticas: Vean el éxito del público como su éxito

|

Disponible en:

Students line up to wash their hands before eating at Kanda Estate Primary School in Accra, Ghana. © Dominic Chavez/World Bank

El concepto más importante en el término “políticas públicas” es “el público”, es decir las personas afectadas por las decisiones de los encargados de formular las políticas.

Pero, ¿quiénes son estas personas? ¿Y cuáles son los temas que más les importan? Las políticas evolucionan a medida que las preocupaciones de las generaciones cambian en el tiempo. Independientemente de si usted forma parte de la generación X, Y o Z, las personas desean las mismas cosas: prosperidad y dignidad, igualdad de oportunidades, justicia y seguridad.

Hoy en día, todos nosotros tenemos acceso a información de manera instantánea a través de los teléfonos inteligentes. Sin embargo, es irónico que el mayor acceso a la información no ha redundado en que las personas tengan una mentalidad más abierta. Al contrario, ha llegado a ser mucho más fácil confirmar las suposiciones y estereotipos que uno tiene, filtrando a los que están del otro lado. Se necesita un mayor esfuerzo para cruzar las líneas que dividen a las personas y entender a aquellos con los que no estamos de acuerdo.

Esto juega a favor de los populistas, quienes alzan la voz, quienes ven todos los problemas en blanco y negro, quienes explotan los miedos y ofrecen soluciones mágicas a problemas complejos. Esto hace que el trabajo de los responsables de formular las políticas sea mucho más difícil.

Ello significa que su ‘público’ es más impaciente y que las personas se enojan con mayor facilidad, porque sus expectativas son altas y quieren que se obtengan resultados con la misma rapidez que se envía y se recibe un mensaje instantáneo.

Entonces, ¿qué necesita saber usted para convertirse en una buena autoridad encargada de formular las políticas?

  1. Primero, tiene que comprender que no puede negociar la competencia técnica para tomar decisiones con conocimiento de causa. Esto, junto con el buen criterio, le puede ayudar a entender mejor las concesiones, las ventajas y las desventajas de sus decisiones. Pero, sobre todo, le permite identificar a quiénes ganan y a quiénes pierden y saber cómo abordar sus problemas.
  2. Esté preparado para hacer concesiones. Tiene que entender que incluso si cree que sus políticas son buenas, no todos se beneficiarán con ellas de manera inmediata. Esto es válido para todos los países, sin importar si se trata de un país rico, de ingreso mediano o de ingreso bajo, y afecta las vidas de las personas de maneras muy concretas. El que sus políticas tengan sentido y los números aumenten no significa que funcionen. De hecho, usted observará que en raras ocasiones en la vida puede elegir entre la primera y la segunda mejor opción. A veces, incluso la tercera mejor alternativa está fuera de su alcance.
  3. En algún momento, la opción menos mala puede ser todo lo que tenga. Cuando era ministra de Finanzas, Indonesia, (i) como muchos otros países, fue afectada por la crisis financiera mundial. Los precios de los productos básicos cayeron, y el país en su calidad de productor de petróleo y siendo una economía abierta estuvo a punto de sufrir un colapso económico. Funcionarios corruptos y grupos de interés poderosos se beneficiaron de la situación y trataron de socavar todos los esfuerzos encaminados a realizar reformas en nuestro país y restablecer la confianza. Es claro que no todos los problemas tienen esta misma magnitud, pero la realidad a menudo es muy distinta de lo que encontramos en los libros de estudio. La realidad está repleta de personas con emociones, expectativas, actitudes e intereses en pugna; y no todas ellas respaldan una reforma sustancial.
De modo que abordar el tema de hacer concesiones tal vez sea la parte más difícil de su carrera, quizás de su vida. Es posible que haya personas que salgan perdiendo, incluso con la aplicación de buenas reformas, al menos temporalmente porque usted no podía permitirse el lujo de un resultado perfecto. ¿Cómo les explicará esto a ellos? ¿Cómo los compensará? ¿Y ellos escucharán y comprenderán en un mundo complejo donde la información interminable compite por la atención de ellos?
  1. Sea inclusivo y transparente. Para responder a estas preguntas, usted y su equipo requieren tener acceso a los mejores conocimientos especializados. Las personas necesitan sentarse a la mesa. Ellas merecen respeto y dignidad, y sus voces tienen que ser oídas. Recuerde que sin ellas, usted no podrá obtener resultados legítimos. En el campo de las políticas públicas, y más aún en una posición de liderazgo, su éxito se define únicamente por cómo les va a las personas que son afectadas por su trabajo. El éxito de ellas es el éxito de usted.
  2. Muestre capacidad de liderazgo. Necesita mostrar empatía y realmente entender lo que las personas sienten y piensan. Necesita ser capaz de convencerlas que las reformas son necesarias y que es posible que den buenos resultados. Necesita actuar con valentía y convicción, con dedicación, y animado por un fuerte sentido de la integridad.
Mostrar liderazgo significa también tener la capacidad de distinguir los hechos y la evidencia por un lado, y los prejuicios y la subjetividad por el otro. Significa gestionar cada proceso de una manera inclusiva y tomar decisiones con sabiduría y responsabilidad, sin importar cuán difíciles puedan parecer. Si bien el costo del cambio es a menudo inmediato, los buenos resultados se pueden retrasar y las personas podrían no recordar lo que usted aportó cuando dichos resultados sean evidentes.
  1. Finalmente, siempre elija lo que sea mejor para el interés público. Esto, en última instancia, lo convertirá en un mejor ser humano también. A veces, no todos valorarán sus decisiones. Algunos quizás malinterpretarán las medidas que usted adopte. Y otros incluso las podrían tergiversar.

Pero si actúa con total integridad y sin poner en riesgo la imparcialidad, y si actúa con honestidad, humildad y muestra respeto por la dignidad de las personas, usted siempre saldrá ganando.

Independientemente de que se desempeñe en un organismo público, una empresa privada, una ONG o una organización de la sociedad civil —y sin importar que sea un profesional que está recién empezando, un profesional de nivel medio o un ejecutivo— no existe nada capaz de vencer a la integridad y el valor de su dignidad.
 
Este blog se basa en el discurso de Sri Mulyani Indrawati, (i) pronunciado el 21 de mayo de 2016 durante la ceremonia de graduación de la Escuela Batten de Políticas Públicas y Liderazgo de la Universidad de Virginia.

Autores

Únase a la conversación

Claudia Maria
11 de Julio de 2016

Cuando hice practica, la Gobernación pasaba por un momento complicado y no se esperaba mucho de esa administración (Carlos Arturo Lopez Angel); pero una vez el equipo de trabajo se puso en marcha, se demostró que es, desde hace mas de 20 años, la mejor administración, según observo. Dos Premios Nacionales así lo confirman. La corrupción hace mella, daña, estropea lo que se espera. La Banca internacional debe hacer seguimiento a los proyectos para los cuales, se solicita el préstamo, debe estar en la ejecución y entrega de dichos proyectos; porque no es que sea muy complicado trabajar, lo que pasa es que hay muchos interese creados, El CVY (como voy yo ahí.), y es obvio que el pueblo no desee pagar la deuda, porque no ve resultados, no se ven las inversiones. No se trata de políticas, se trata de CORRUPCIÓN.

Claudia Maria
11 de Julio de 2016

Mientras haya intereses creados y haya corrupción será complicado que se avance en la inversión. Por ello reitero que una de las políticas de la Banca Internacional es meterse mas allá del préstamo como tal, e ir de la mano con los Gobernantes en cuanto a la formulación de los proyectos, ejecución, monitoreo, evaluación y entrega del proyecto ya realizado; para así lograr mejores resultados, inversiones hechas, y pago de la deuda sin que el pueblo se enfade por dicho pago, porque obviamente nadie quiere hacerse cargo de la deuda, si no se ve la inversión.

Claudia Lorena
23 de Mayo de 2019

Totalmente de acuerdo

luis eduardo forero medina
11 de Julio de 2016

Cómo a faltado su aplicación en casi todos los gobernantes del mundo, sólo han pensado en primero yo,segundo yo y tercero yo. Tanta exclusión que existe no permite a todos disfrutar, siendo cada vez menos seres humanos. Importante aporte de Sri Mulyani I.