Un nuevo foro permite escuchar a los inversores

|

Disponible en:

De izquierda a derecha: Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial; Justin Trudeau, primer ministro de Canadá; Neeti Bhalla, vicepresidenta ejecutiva y oficial principal de Inversiones de Liberty Mutual Insurance Group; Brian Moynihan, director ejecutivo de Bank of America, y Hiromichi Mizuno, director ejecutivo del Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF).
De izquierda a derecha: Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial; Justin Trudeau, primer ministro de Canadá; Neeti Bhalla, vicepresidenta ejecutiva y oficial principal de Inversiones de Liberty Mutual Insurance Group; Brian Moynihan, director ejecutivo de Bank of America, y Hiromichi Mizuno, director ejecutivo del Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF). Foto: © Banco Mundial

Los inversores institucionales ejercen una influencia cada vez mayor a nivel mundial y el porcentaje de ahorro privado registra un crecimiento. ¿Qué se necesitará para que las instituciones de financiamiento asignen una mayor proporción de ese capital en consonancia con los objetivos de desarrollo, destinándolo a las inversiones a largo plazo, sobre todo en infraestructura, para ayudar a sacar a más personas de la pobreza e impulsar la prosperidad compartida?
 
Para responder a esta pregunta, el Grupo Banco Mundial y el Gobierno de Argentina organizaron el primer Foro de Inversores en vísperas de la Cumbre del Grupo de los Veinte (G-20) realizada en Buenos Aires. El Foro de Inversores reunió a inversionistas con activos de más de USD 20 billones, especialistas financieros, representantes del Gobierno y asociados en la tarea del desarrollo para mantener una conversación sincera y práctica.

La oportunidad
 
La buena noticia es que muchos inversores están interesados en invertir más en infraestructura, en particular en los mercados emergentes. Como parte de la preparación para el Foro, el Grupo Banco Mundial entrevistó a directivos superiores de 34 inversionistas institucionales del mundo (para más información, puede consultarse el informe completo sobre el panorama de la inversión institucional en 2018 [i]). Dichos directivos nos dijeron que la inversión en infraestructura resulta atractiva por muchas razones.
 
En el entorno adecuado, los activos de infraestructura pueden brindar protección contra la inflación, generar flujos de efectivo estables y ayudar a amortiguar las fluctuaciones de ingresos en las crisis financieras.  Los inversores también constatan la necesidad más general de invertir en infraestructura sostenible a fin de mitigar, en las próximas décadas, las presiones para ajustarse a las megatendencias mundiales como el envejecimiento, la migración, el calentamiento global, la desigualdad y la urbanización. Muchos encuestados manifestaron que estarían dispuestos a aumentar la inversión en infraestructura, pero que les resulta difícil encontrar formas de hacerlo.
 
Las limitaciones
 

¿Cuáles son los obstáculos que impiden a los inversores destinar un mayor volumen de capital a infraestructura sostenible?
Según surge de las entrevistas, hay tres limitaciones principales. En primer lugar, pese a la escala de las necesidades de inversión, la cartera de proyectos rentables en tramitación es limitada, lo que se ve agravado por la percepción de que en algunos casos la inversión pública excluye al sector privado. En segundo lugar, invertir en infraestructura en entornos de inversión nuevos y no explorados supone costos de transacción elevados y puede generar un nivel de riesgos e incertidumbre que resulta difícil de manejar para los inversores. En tercer lugar, las normas financieras y prudenciales desincentivan la inversión a largo plazo al imponer requisitos de capital elevados, independientemente de los riesgos de inversión subyacentes.
 
Invertir en los mercados emergentes es particularmente complejo: los riesgos corporativos, políticos y cambiarios son más elevados, la información acerca de las oportunidades existentes resulta insuficiente, y las contrapartes contractuales del sector privado a menudo no cuentan con la capacidad institucional necesaria. Reconociendo que esta complejidad será una realidad en el futuro previsible, muchos inversores subrayaron la importancia de encontrar, en los mercados emergentes, asociados locales que sepan cómo abordar y manejar el entorno político local.
 
Un llamado a la acción
 
El diálogo que tuvo lugar en Buenos Aires se centró en medidas concretas que se necesitan para ayudar a superar esas limitaciones y que se condensan en un sucinto documento de llamado a la acción redactado en Buenos Aires, (i) que incluye pasos concretos que ayudarán a impulsar la acción colectiva. En el ámbito de la infraestructura, este llamado está dirigido en gran parte al Grupo Banco Mundial y otras instituciones financieras de desarrollo con el fin de instarlos a realizar mayores esfuerzos para atraer la inversión privada en los países donde trabajamos. De acuerdo con los inversores, se necesita lo siguiente:

  • crear más oportunidades de inversión en infraestructura sostenible ampliando nuestro respaldo a los Gobiernos para generar programas de inversión en infraestructura y carteras de proyectos rentables, reconociendo que ello implica centrarse no solo en definir y elaborar proyectos que están preparados para la inversión, sino también en promover reformas institucionales y de políticas que mejoren el entorno de inversión;
  • reducir los costos de transacción que supone encontrar y evaluar esas oportunidades compartiendo conocimientos y datos sobre el desempeño de los activos de infraestructura y destinar mayores esfuerzos a elaborar instrumentos financieros y ampliar las plataformas de inversión que permitan a los inversores aunar fuerzas para invertir en entornos menos conocidos;
  • centrar nuestra influencia financiera en la mitigación de riesgos ampliando el uso de garantías y otras mejoras crediticias, sobre todo en el caso de los riesgos normativos y de políticas que suponen una mayor dificultad para los inversores privados. 
El Foro de Inversores de Buenos Aires constituye un llamado oportuno a redoblar los esfuerzos dirigidos a maximizar el financiamiento para el desarrollo (i) y movilizar todas las fuentes de financiamiento, los conocimientos especializados y las soluciones dentro y fuera del Grupo Banco Mundial para respaldar el crecimiento sostenible. Envía el mensaje contundente de que los principales inversores del mundo están preparados para trabajar con nosotros en pos de ese objetivo, lo que incluye elaborar normas y herramientas, constituir alianzas de inversión y, en última instancia, invertir su dinero en la infraestructura necesaria para cumplir los objetivos de desarrollo.
 
El Foro de Inversores 2018 congregó a los principales inversores institucionales del mundo; jefes de Estados y ministros de Finanzas del G-20, y entes reguladores e instituciones financieras de desarrollo para analizar esferas de colaboración que muestran potencial para incrementar considerablemente el capital destinado a inversiones sostenibles a largo plazo en los mercados del G-20 y en todo el mundo. En el Foro se abordaron dos temas generales: i) cómo repensar los mercados y la asignación de capital con miras a la inversión sostenible a largo plazo, y ii) cómo ampliar las inversiones en infraestructura. En este blog solo se aborda el segundo tema relativo a infraestructura. Para obtener un panorama completo de las decisiones adoptadas, consulte el documento de llamado a la acción redactado en Buenos Aires. (i)

Autores

Helen Martin

Senior PPP Specialist with the World Bank’s Infrastructure Finance, PPPs, and Guarantees Group

Morten Lykke Lauridsen

Principal Economist, Thought Leadership Unit, IFC

Únase a la conversación