Muchas casas en los países de ingreso bajo y mediano bajo carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos

|

Disponible en:

Dado que se prevé que la actual temporada de gripe será especialmente grave (i), al igual que el reciente brote de coronavirus (i), las personas tienen razón de estar preocupadas por su salud. Muchas toman medidas adicionales para protegerse de dichos virus, poniéndose vacunas contra la gripe o usando mascarillas faciales. Pero también hay una manera simple y eficaz de prevenir la propagación de las enfermedades infecciosas (i): el lavado de manos. Lavarse las manos con agua y jabón es una forma eficiente y económica de ayudar a evitar la transmisión de enfermedades como las infecciones diarreicas y respiratorias. Según UNICEF, los niños podrían reducir su riesgo de contraer diarrea en más de un 40 % lavándose las manos con jabón. Como medida de higiene estándar para prevenir infecciones, incluido el nuevo coronavirus, la OMS aconseja al público en general practicar el lavado de manos con agua y jabón, y publicó una directriz sobre técnicas adecuadas para el lavado de manos (i).

El lavado de manos se reconoce ahora como una prioridad máxima en materia de higiene y se monitorea en el marco del indicador 6.2 del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 (i). El Programa Conjunto de Monitoreo del Abastecimiento del Agua, el Saneamiento y la Higiene (JMP) de la OMS y UNICEF (i) hizo estimaciones de la población con instalaciones básicas para el lavado de manos[1], definida como los hogares que tienen áreas para este fin y que incluyen agua y jabón. Algunas personas pueden dar esto por sentado, pero todavía hay muchos que no tienen instalaciones básicas para lavarse las manos en sus hogares, especialmente en los países de ingreso bajo y mediano bajo. Exploremos mediante un par de gráficos los desafíos para mantener una buena higiene en este sentido:

Los datos más recientes (2017) sobre la disponibilidad de instalaciones para lavarse las manos en el hogar corresponden a 77 países y se basan principalmente en estudios de hogares, como encuestas de indicadores múltiples por conglomerados (i) y encuestas demográficas y de salud (i). En estas investigaciones, el encuestador visita las instalaciones para el lavado de manos y observa si hay agua y jabón. En 42 países (el 54 % de los países con datos disponibles), menos de la mitad de la población tiene instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón en sus casas. Los países con bajo acceso se concentran en África al sur del Sahara. Por ejemplo, Liberia, Lesotho, República Democrática del Congo y Rwanda tienen un nivel de acceso especialmente bajo (menos del 5 %). Fuera de África al sur del Sahara, en Haití, Vanuatu, Bolivia y Timor-Leste, menos del 30 % de las personas cuenta con instalaciones básicas para lavarse las manos en el lugar donde viven. En los países con bajo acceso, no solo sería necesario promover la construcción de instalaciones para lavarse las manos con agua corriente, sino también el cambio de comportamiento. UNICEF señala que en los países de ingreso bajo rara vez se usa jabón para el lavado de manos, aunque este artículo se encuentra disponible (i).

 

Para obtener más información sobre el estado de la práctica del lavado de manos en todo el mundo, consulte nuestro artículo sobre los Indicadores del Desarrollo Mundial (i). 


Notas sobre los datos:

Monitorear y medir la práctica del lavado de manos puede ser difícil. La existencia de una instalación para el lavado de manos con agua y jabón no asegura que los miembros del hogar se laven las manos sistemáticamente en momentos clave, pero el programa JMP afirma que la observación de los materiales para el lavado de manos por parte de los encuestadores representa un indicador más confiable de la práctica del lavado de manos que preguntar a las personas si lo hacen o no. Además, no se dispone de datos en la mayoría de los países de ingreso alto, ya que se supone que las instalaciones básicas para el lavado de manos son casi universales.

Definición del indicador:

[1] Personas con instalaciones básicas para lavarse las manos, que incluyen agua y jabón (% de la población): El porcentaje de personas que viven en hogares que tienen instalaciones para el lavado de manos, que incluyen agua y jabón en las instalaciones. Estas instalaciones pueden ser fijas o móviles y tienen un lavabo con agua de la llave, cubetas con grifos, lavamanos tippy-tap (latas o botellas que liberan una pequeña cantidad de agua, suficiente para lavarse las manos) y jarras o cubetas destinadas al lavado de manos. El jabón incluye jabón en barra, jabón líquido, detergente en polvo y agua jabonosa, pero no incluye ceniza, tierra, arena u otras sustancias para el lavado de manos.

Autores

Haruna Kashiwase

Consultora del Grupo de Gestión de Datos sobre el Desarrollo del Banco Mundial

Únase a la conversación