La lluvia ya no es sinónimo de aislamiento en el interior de Bahía, Brasil

|

Disponible en:

Imagen
Carretera recuperada por el Programa PREMAR 2 en Bahía
La segunda fase del Programa de Conservación y Rehabilitación de Carreteras (PREMAR 2), en Bahía, apoyó la recuperación de más de 3000 km de carreteras

Durante décadas, los habitantes de las ciudades cercanas al río Pinamirim, en el interior de Bahía, temían la época de lluvias. Los escasos puentes que habían eran muy precarios, y muchas personas perdieron la vida intentando cruzarlos. Eso ya ha cambiado. Incluso cuando llueve, los habitantes pueden ir a otras ciudades para consultas médicas y regresar en el mismo día; pueden comprar los productos básicos que necesitan y los niños pueden ir a la escuela.

En el norte del estado, donde viven las comunidades indígenas Tumbalalás, ya quedó atrás el tiempo en que pasaban un día entero viajando entre las ciudades de Juazeiro y Paulo Afonso. La carretera BA-210 estaba en tan mal estado que casi no quedaban restos del asfalto original, impidiendo el acceso de las comunidades ribereñas y de los pueblos indígenas a estas grandes ciudades y mercados. Esto resultaba en, al menos, dos días para ir de compras o hacer gestiones.

Después de la recuperación de la carretera, están surgiendo nuevas cooperativas de cultivo de mangos en la región. También el turismo que une a Petrolina con el Cañón del río São Francisco se ha recuperado y utiliza la renovada carretera.

Las historias anteriores reflejan la importancia de los más de 3000 km de carreteras rehabilitadas y las más de 1300 intervenciones en carreteras rurales llevadas a cabo durante la segunda fase del Programa de Mantenimiento y Rehabilitación de Carreteras (PREMAR 2) del Banco Mundial y el gobierno de Bahía, fortalecido con lecciones aprendidas de un programa anterior.

Distribuidas en 64 municipios, las intervenciones que mejoran la accesibilidad permiten a la población rural tener más oportunidades y mejores servicios, además de incorporar intervenciones en carreteras locales elegidas por los residentes a través de consultas públicas.

Recuperação de estradas na Bahia

De mejorar la infraestructura a salvar vidas

Además de las mejoras en las carreteras locales, el programa buscaba salvar vidas con programas de seguridad vial. Otro objetivo era mejorar las carreteras estatales de Bahía, de las cuales depende el estado para conectarse con el resto de Brasil. Las malas condiciones de las carreteras resultaban en altos costos logísticos.

Este ambicioso programa de inversión en la rehabilitación y mantenimiento de carreteras ha traído consigo una mejora en la gestión integrada. A través del PREMAR 2, se han establecido contratos a largo plazo para la construcción y rehabilitación de carreteras mediante contratos de medio plazo y mediante contratos de asociaciones público-privadas (APP), transfiriendo los riesgos al sector privado. El modelo prevé que parte de los ingresos provenga de peajes y el resto sea pagado por el estado.

Como resultado, el PREMAR 2 ha superado con creces las metas iniciales de alcanzar 2.300 km (o el 25 % de la red vial pavimentada de Bahía) con contratos de mantenimiento. La modalidad de contratos facilitada por el programa ha permitido cubrir 4.328 km de carreteras – de los cuales 3000 fueron financiados por el préstamo con el Banco Mundial – lo que representa el 34 % de la red pavimentada total del estado, que es de 12.800 km.

Un ejemplo muy celebrado fue una APP que apoyó la construcción de un puente sobre el río São Francisco. Con este puente, quedaron atrás los días en que la población pasaba horas y horas en fila esperando un transbordador, así como el miedo a cruzar el río en caso de que ocurriera algo durante la travesía, especialmente, en días de viento y lluvia.

Recuperação de estradas na Bahia

La importancia del transporte terrestre en Brasil

Dado el papel fundamental que desempeña el transporte por carretera en la economía brasileña, es crucial seguir buscando enfoques eficientes e innovadores para mantener las carreteras en buenas condiciones.

El proyecto ha sido considerado de alta relevancia, eficiencia y efectividad ya que ha traído beneficios tanto en términos de acceso a empleos, salud, educación, como a mercados. El éxito ha sido tal, que un nuevo proyecto ya está en puerta.

La nueva iniciativa, el Programa de Gestión Vial Proactiva, Segura y Resiliente en Bahía tiene como objetivos reforzar la conectividad y el acceso en las regiones de bajos ingresos de Bahía, pero de una manera segura y resiliente frente a eventos climáticos extremos. Además, el Banco Mundial seguirá contribuyendo a la sostenibilidad ambiental y fiscal en la gestión de la infraestructura logística, incluidas las carreteras, del Estado.

 

 

Para recibir un artículo semanal,

Suscríbete

Artículos relacionados:

 

Temas
Countries

Autores

Carlos Bellas Lamas

Carlos Bellas Lamas, especialista sénior en transporte

Únase a la conversación