Transformación del transporte urbano: Lecciones aprendidas del proyecto de la Línea 1 del Metro de Quito

|

Disponible en:

Imagen
Hombres, mujeres y niños a punto de abordar la Línea 1 del Metro de Quito.
Estación de San Francisco, en la línea 1 del Metro de Quito. Foto: Fabricio Terán Vélez

El transporte urbano de Quito (Ecuador) se ha transformado gracias al nuevo sistema de metro, denominado Línea 1. Este sistema es seguro, rápido, confiable y limpio, y proporciona condiciones dignas a la población, especialmente a las mujeres, que dependen del transporte público en la capital ecuatoriana. La iniciativa, respaldada por el Banco Mundial, muestra lo que se puede lograr cuando convergen la innovación, la sostenibilidad y la inclusión en una visión singular.

Quito es una ciudad con alta densidad demográfica y orientada al transporte público. Sus 81 kilómetros de corredores para el tránsito rápido de autobuses (BRT, por sus siglas en inglés) estaban al límite y no se podía construir más en el centro de la ciudad, una zona histórica protegida por la Unesco. La solución fue el sistema de tránsito jerárquicamente integrado o STJI (i), un sistema integral de movilidad urbana de primera clase que ofrece varias opciones a los usuarios, entre ellas el transporte público (metro, BRT, servicios regulares de autobuses) y la movilidad activa (caminar y andar en bicicleta). La nueva Línea 1 es una parte clave del STJI.

El camino para hacer realidad la Línea 1 proporciona información importante para los proyectos de metro en todo el mundo y una hoja de ruta para lograr un éxito similar en otros lugares.  Estas son nuestras cinco conclusiones principales:

1. Un enfoque en la inclusión puede ayudar a superar las divisiones urbanas.

Al garantizar que los beneficios del desarrollo urbano sean accesibles para todos, el Metro de Quito demuestra cómo el transporte público puede promover la equidad social.  Una gran parte de la población de bajos ingresos de Quito vive en las afueras de la ciudad, y ahora estas personas pueden dirigirse al metro caminando, en bicicleta, o a través de BRT que está integrado físicamente con seis estaciones del metro. Esta red de transporte integrada ayuda a cerrar las brechas socioeconómicas y acerca partes desconectadas de la ciudad, lo que permite a los usuarios llegar de manera más rápida y conveniente a más de 780 000 empleos.

Además, el diseño de la Línea 1 del Metro de Quito incorpora consideraciones relacionadas con el género y la discapacidad. El sistema mejora la comodidad y la seguridad de las mujeres, por ejemplo, al garantizar la presencia policial, la vigilancia con videocámaras y la instalación de botones de pánico que se conectan con la seguridad del metro. Los ascensores, la señalización en braille y los pavimentos táctiles son elementos que permiten a las personas con discapacidad desplazarse con mayor facilidad. Como resultado, muchos más habitantes que estaban excluidos en el pasado ahora tienen acceso al empleo, la educación, la salud y los servicios públicos.

2. Los sistemas de metro pueden reducir drásticamente las emisiones nocivas.

El Metro de Quito, una maravilla de la ingeniería, muestra que el transporte urbano puede ser sostenible desde el punto de vista ambiental. El sistema de 22,5 kilómetros de longitud es totalmente eléctrico, en un país donde el 80 % de la energía producida proviene de recursos hidroeléctricos. Está conformado por 15 estaciones y tiene capacidad para transportar más de 600 000 pasajeros diarios. Los 18 trenes del sistema conectan el norte y el sur de la ciudad en aproximadamente media hora, un viaje que antes duraba el triple. Según estimaciones, el Metro de Quito permite ahorrar 67 000 toneladas de emisiones de CO2 al año. 

3. Este sistema debe complementar otros sistemas de transporte urbano.

Una de las características sobresalientes del Metro de Quito es su integración con la infraestructura de movilidad existente en la ciudad, especialmente aquella destinada a los transeúntes. Aunque aún hay trabajo por hacer, al vincularse con los sistemas de BRT y las vías peatonales, la Línea 1 del Metro de Quito constituye el eje central del sistema de transporte de la capital de Ecuador. La enseñanza es clara: las soluciones de transporte deben tener en cuenta el ecosistema de transporte más amplio, garantizando que las nuevas iniciativas mejoren y complementen la infraestructura existente .

4. Las alianzas sólidas pueden conducir a buenos resultados.

El desarrollo del Metro de Quito conllevó desafíos, entre ellos manejar las complejidades de la construcción urbana y gestionar las demandas fiscales del proyecto. Sin embargo, los esfuerzos de colaboración de múltiples partes interesadas, como el financiamiento multilateral del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco de Desarrollo de América Latina y el Banco Europeo de Inversiones, junto con la sólida gestión del proyecto, garantizaron su finalización exitosa. El Mecanismo Mundial de Financiamiento de la Infraestructura (i) proporcionó asistencia técnica y realizó estudios de factibilidad. El sector privado también desempeño un rol importante en la construcción, específicamente en las áreas de ingeniería civil, señalización y electrificación. Las operaciones son administradas por EOMMT, una asociación temporal entre las empresas Transdev y Metro de Medellín de Colombia, en virtud de un contrato de seis años. El proyecto muestra cómo la planificación estratégica, la cooperación internacional y la gestión adaptativa pueden superar obstáculos, y allana el camino para reproducir este éxito en otros contextos urbanos.

5. Un buen desarrollo de la infraestructura se sustenta en datos sólidos.

Los datos fueron fundamentales a lo largo de todo el proyecto del Metro de Quito. En cada etapa se llevaron a cabo rigurosos análisis de datos y métricas de rendimiento. Todas las decisiones se basaron en pruebas bien fundamentadas, lo que minimizó las sorpresas. El diseño de ingeniería detallado y las especificaciones de los equipos facilitaron el proceso de licitación y disminuyeron el riesgo de aumento de los costos. Este enfoque puede servir como un modelo para la preparación de proyectos futuros.

El proyecto del Metro de Quito es una fuente de inspiración y una guía práctica para ciudades de todo el mundo.  Ha transformado, realmente, la movilidad urbana: los tiempos de viaje se han reducido, los costos operativos de los servicios de transporte urbano han bajado, la seguridad y comodidad de los pasajeros ha aumentado, las poblaciones desatendidas ahora tienen acceso a nuevas oportunidades, y las emisiones nocivas han disminuido.

Las enseñanzas extraídas del Metro de Quito apuntan a un futuro en el que la movilidad urbana no sea solo un medio para alcanzar un fin, sino también el pilar de una vida urbana sostenible, equitativa y vibrante.

 

Enlaces relacionados:

Manual para el Desarrollo de Ferrocarriles Urbanos (en inglés y en español)

Recorrido virtual del Metro de Quito

Metro de Quito: Un megaproyecto para transformar la movilidad

¿Cómo la construcción de un metro subterráneo en Quito impulsa la seguridad vial?

Cinco razones para entusiasmarse con el tránsito rápido de autobuses en Dakar, Senegal (i)

 

Únase a la conversación