Syndicate content

América Latina pone su atención en la seguridad hídrica

Victor Vazquez Alvarez's picture

Labores de limpieza en el río Matanza-Riachuelo, en la provincia de Buenos Aires, uno de los más contaminados de América Latina/Banco Mundial

Co-autor: Héctor Alexander Serrano, especialista en gestión de recursos hídricos del Banco Mundial

Cuando hablamos de inundaciones, sequías, escasez de agua, cambio climático, falta de acceso a agua potable, o saneamiento escuchamos cada vez más el término “seguridad hídrica”. Pero ¿qué significa realmente? ¿Cómo se evalúa en la vida real? ¿Y qué impactos genera en la sociedad, en el medio ambiente y en la economía?

Foro de París sobre la Paz: la prevención de los conflictos en 2018, 100 años después del armisticio

Franck Bousquet's picture
Paris Peace Forum. © Ibrahim Ajaja/World Bank
Foro de París sobre la Paz © Ibrahim Ajaja/Banco Mundial

Esta semana se cumplen 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial. Ha pasado un siglo desde que un armisticio alentó a los bandos en batalla a dejar las armas y anunciar la paz. Muchos de nosotros, los afortunados, todavía disfrutamos de una época de paz. Vamos al trabajo, la escuela, los parques infantiles, las tiendas y los restaurantes, y lo hacemos con una sensación de seguridad. Pero ese no es el caso de muchas personas en todo el mundo. Las guerras continúan en Siria, Yemen e Iraq, y los conflictos violentos afectan a comunidades de todas las regiones del mundo.
 
Esta semana, además, líderes mundiales se reúnen en Francia, sede de la firma del Armisticio de 1918, para asistir al Foro de París sobre la Paz. (i) Aprovechan la ocasión para analizar las tensiones internacionales que causan disturbios en nuestros días y las iniciativas orientadas a evitarlas, tales como la cooperación para abordar el cambio climático, la escasez de recursos, la globalización y las perturbaciones tecnológicas; las instituciones para encauzar las rivalidades por el poder y administrar los bienes públicos mundiales; los sistemas de justicia para aplacar agravios y frustraciones y las regulaciones para enfrentar las desigualdades y los abusos de poder, y los esfuerzos de consolidación de la paz y en materia de seguridad.

Enfoque de la vivienda resiliente aprovecha la revolución del aprendizaje automático

Sarah Elizabeth Antos's picture



Los algoritmos de aprendizaje automático son excelentes para preguntas que se pueden responder con un simple “sí” o “no”. Por ejemplo, con ellos se pueden explorar enormes conjuntos de datos y obtener respuestas a interrogantes como “¿esta transacción con tarjeta de crédito parece fraudulenta?” o “¿hay un gato en esta foto?”.

Sin embargo, no solo sirven para preguntas simples; se pueden usar también para abordar consultas variadas y complejas.

Hoy en día, los algoritmos de aprendizaje automático pueden detectar más de 100 tipos (i) de tumores cancerosos con mayor fiabilidad que un ojo humano que ha sido entrenado. (i) Dada esta increíble precisión, nos empezamos a preguntar: ¿qué nos podría decir el aprendizaje automático acerca de donde vive la gente? En ciudades que están creciendo a tasas impresionantes y que se encuentran en riesgo de sufrir desastres naturales, ¿podría alertarnos si la muralla de una casa se derrumbará durante un terremoto o un techo será arrastrado por el viento durante un huracán?

Abordar la desigualdad de género mediante inversiones en equidad en el sector de salud

Kristalina Georgieva's picture
© Dominic Chavez/Global Financing Facility

Hasta el día de hoy, en casi todas las sociedades del mundo las mujeres están económicamente desfavorecidas en comparación con los hombres. Todavía reciben salarios más bajos, y tienen menos representación en las empresas, la política y los procesos de toma de decisiones. Sus oportunidades de vida continúan siendo mucho menos prometedoras que las de los hombres; la diferencia es apabullante.

Esta desigualdad nos perjudica a todos. Las condiciones económicas mundiales mejorarían un 20 % si las mujeres recibieran la misma remuneración que los hombres. Además, si se pudieran retrasar los matrimonios prematuros en el mundo en desarrollo tan solo unos pocos años, para 2030 se añadirían más de USD 500 000 millones a la producción económica anual del mundo.

Pero estamos ante un problema que va más allá de los ingresos que se dejan de percibir. Para muchas mujeres y niñas de países pobres, la vida se termina antes de florecer.

Hoy morirán 830 mujeres debido a complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. Este mes morirán 450 000 niños menores de 5 años. El presente año, las oportunidades de educación y de empleo de 151 millones de niños se verán limitadas debido al retraso en el crecimiento. De continuar las tendencias actuales, otros 150 millones de niñas estarán casadas de aquí a 2030.

Claramente, debemos acelerar los avances para que ninguna mujer o niña quede relegada.

Manteniendo lo público y lo privado en las APPs

George Castellanos's picture


Tomas Castelazo | Wikimedia Commons

La revista colombiana Dinero, una de las publicaciones económicas más reconocidas de América Latina, recientemente publicó un estudio del Banco Mundial en el que clasificaba a Colombia como el segundo país más competitivo del mundo—detrás de un empate entre Gran Bretaña y Australia—para financiar obras de infraestructura bajo el modelo de Alianzas Público-Privadas (conocidas como APP). De igual manera, este puntaje (de 83 puntos sobre 100) fue también compartido por las naciones de Paraguay y Filipinas.

A primera vista, este es un virtuoso reconocimiento—por lo menos en papel. En la práctica diaria en la región latinoamericana, así como en la mayoría de las economías emergentes, la complejidad administrativa de los órganos gubernamentales aún representa uno de los más altos retos que demanda de atención inmediata para que las APPs puedan alcanzar su potencial máximo. Hacer esto correctamente integraría realmente el modelo de PPP en el motor de desarrollo económico y social requerido para competir en una economía globalizada.

Mejorar el acceso a la educación superior de las mujeres afganas

Muzhgan Aslami's picture
También disponible en: English | Français| پښتو| دری
Estudiantes en una clase en la Universidad de Medicina de Kabul.
Foto: Rumi Consultancy/Banco Mundial

Como defensora de los derechos de las mujeres que ha dedicado los últimos seis años de su vida a empoderar a las mujeres, algo crucial para mí es garantizar que ellas puedan acceder a la educación.

Esto es lo que me motiva en mi trabajo con el Programa de Desarrollo de la Educación Superior (HEDP, por sus siglas en inglés) (i) en el Ministerio de Educación Superior, (página en árabe) el principal organismo responsable de proporcionar y regular la educación superior en Afganistán.

Cuando me uní al ministerio como especialista en cuestiones de género en 2016, me centré en asegurar que las estudiantes no enfrentaran los mismos desafíos que experimenté como estudiante en la Universidad de Kabul.

Para desarrollar el capital humano, necesitamos más inversiones e inversiones más específicas en salud - El GFF proporciona una vía innovadora

Jim Yong Kim's picture
 
© Dominic Chavez/Global Financing Facility
© Dominic Chavez/Mecanismo Mundial de Financiamiento (GFF)

Cuando los países invierten en las personas —sobre todo en los jóvenes— están invirtiendo en el futuro y dando a la próxima generación una oportunidad para lograr sus sueños.

Sin embargo, cada año en países de todo el mundo, demasiados sueños se ven interrumpidos: más de 5 millones de madres y niños mueren debido a causas evitables. A nivel mundial, alrededor de una cuarta parte de los niños menores de 5 años sufre malnutrición y 260 millones no asisten a la escuela.

En una era de rápidos avances tecnológicos, en que existe una demanda cada vez mayor de habilidades cognitivas como la solución de problemas complejos, esta crisis debería ser una llamada de atención.

Dado que la mitad de la población mundial no tiene aún acceso a servicios sanitarios básicos, necesitamos de manera urgente más y mejor financiamiento para la salud, particularmente en los países en desarrollo donde las necesidades sanitarias y nutricionales son mayores.

Cinco ejes estratégicos para ciudades intermedias en Bolivia

Sophie Chanson's picture


Cuando piensas en Bolivia ¿cuál es la primera ciudad que te viene a la mente? ¿La Paz? ¿Santa Cruz? o, tal vez, ¿Cochabamba? Pero ¿qué hay de Trinidad, Tarija, Cobija o Riberalta? Estas son ciudades relativamente pequeñas, en comparación con las urbes antes mencionadas, pero con un crecimiento acelerado en términos de población.
 

¿La pobreza monetaria capta todos los aspectos de la pobreza?

Daniel Mahler's picture
También disponible en: English | Français  | 中文 

La pobreza es un concepto complejo. Una visión generalizada argumenta que aspectos importantes de la pobreza no se pueden medir en términos monetarios; de hecho, para abordar la pobreza con éxito, debemos medir todas sus dimensiones. La edición 2018 del informe La pobreza y la prosperidad compartida (i) publicada recientemente, contiene el primer intento del Banco Mundial de medir la pobreza multidimensional a nivel mundial. Existe una valiosa historia de las mediciones mundiales de la pobreza multidimensional, y un ejemplo destacado es el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) global (i) elaborado anualmente de manera conjunta por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Iniciativa sobre Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford. (i)

La medición del Banco Mundial de la pobreza multidimensional se inspira y usa como guía otras mediciones semejantes, pero se diferencia de muchas de ellas en un aspecto fundamental: la pobreza monetaria (un consumo diario de menos de USD 1,90 expresados en PPA de 2011) se incluye como una de las dimensiones de la pobreza. Si bien la pobreza monetaria, sin duda, no incluye todas las formas de carencia, capta la capacidad de un hogar de satisfacer necesidades básicas esenciales como alimentos, vivienda, ropa y otras que se obtienen comúnmente comprándolas en el mercado (o mediante autoabastecimiento).

Con ActiVaR, Ecuador se estrena en el aprendizaje inmersivo

Diego Angel-Urdinola's picture


La tecnología de hoy está ayudando a sobrepasar esas barreras. En particular, los nuevos modelos de enseñanza inmersiva, que utilizan tecnologías de realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR), han demostrado que es posible desarrollar la habilidades técnicas y prácticas de los estudiantes, sin necesidad de hacer grandes inversiones de capital.

Pages